Estoicismo > Meditación estoica

5 tipos de meditación

Tabla de contenidos

La meditación es una práctica antigua. Se ha utilizado durante miles de años para ayudar a las personas a desarrollar una sensación de calma, estabilidad y atención plena en su vida cotidiana.

Aunque la meditación ha sido y es utilizada en muchas filosofías y religiones diferentes, el practicante no tiene por qué seguir ninguna doctrina en particular. Es simplemente una herramienta para desarrollar más conciencia y reducir el estrés.

En nuestro mundo moderno estamos rodeados de distracciones: TV, teléfonos, anuncios, ordenadores y radio. Todas estas cosas compiten por nuestra atención e intentan decirnos qué comprar, qué pensar, qué temer y cómo vivir.

Puede llegar a ser abrumador.

La meditación es una práctica que calma esta superficie caótica y nos permite ver con claridad en un mundo que confunde la vida con tanta facilidad.

He aquí cinco tipos de meditación que pueden ayudarte a encontrar la calma en el caos y la claridad en la confusión.

1. MEDITACIÓN DEL AMOR

Esto también se llama meditación metta. El objetivo de esta meditación es desarrollar una mayor afinidad por el amor, la bondad, la gratitud y la compasión. Esta actitud se extenderá a ti mismo, a los extraños e incluso a los enemigos.

La práctica se centra en la respiración profunda. Durante la meditación te centras en un objetivo, que puede ser un amigo, un familiar, tú mismo, el mundo o un enemigo, y envías mensajes de amor y bondad.

Los mensajes se repiten una y otra vez hasta que sientes más compasión y amor por tu objetivo.

Estos mensajes pueden incluir deseos de felicidad, salud, éxito y tranquilidad. También pueden incluir la idea de extraer su dolor y absorberlo tú mismo para aliviar su dolor.

Los beneficios de este tipo de meditación son los siguientes.

  • Ira contra el mundo, contra uno mismo y contra los demás
  • Egoísmo
  • Conflictos entre tú y los demás
  • Celos y resentimiento
  • Amargura

2. ESTRÉS CORPORAL

Esta meditación se denomina a veces relajación progresiva. El objetivo de este tipo de meditación es escanear el cuerpo de la cabeza a los pies para encontrar zonas de tensión, estrés y malestar, y liberar estas emociones para lograr la relajación.

La meditación comienza con la respiración. Cuando estés relajado, empieza por la parte superior de la cabeza e imagina que escaneas lentamente hacia abajo (como un escáner de códigos de barras). Con cada nueva parte del cuerpo, observa cómo se siente y si hay alguna tensión. Si encuentras alguna, déjala pasar y relájate antes de pasar a la siguiente parte del cuerpo.

Esta meditación favorece la liberación de tensiones y la sensación de relajación. A menudo retenemos el estrés en los músculos y se queda ahí hasta que lo soltamos conscientemente. La relajación lenta de esta meditación también te ayuda a conciliar el sueño.

3. MEDITACIÓN DE ATENCIÓN PLENA:

Ésta es quizá la práctica de meditación más extendida y se centra en la conciencia del momento presente, el entorno y el estado mental.

El objetivo de la meditación de atención plena es centrar tu conciencia en lo que puedes observar ahora, en el momento presente.

Estar presente significa que durante la meditación de atención plena no nos detenemos en el pasado ni tememos el futuro, sino que simplemente nos fijamos en nuestro entorno, ya sean los sonidos que nos rodean, la sensación del cuerpo o la respiración.

Es importante señalar que durante esta toma de conciencia debemos esforzarnos por no juzgar lo que observamos, sino por ser conscientes. Esto significa que podemos oír un sonido o un pensamiento molesto, pero eso es lo que es, lo que lo hace molesto es nuestro juicio.

Una ventaja de este tipo de meditación es que podemos practicarla en cualquier lugar. Tanto si estamos en el trabajo, de camino al trabajo, en casa o en una cola, siempre podemos centrar nuestra atención en los sonidos, sentimientos y sensaciones de nuestro entorno.

La meditación de atención plena es la forma de práctica más utilizada, por lo que ha sido la más investigada. He aquí algunas de sus ventajas:

  • Memoria mejorada
  • Mejora de la concentración
  • Memoria mejorada
  • Menos estrés
  • Dormir mejor
  • Estado de ánimo más estable
  • Baja la tensión arterial
  • Disminuye el cortisol

4. MEDITACIÓN RESPIRATORIA

La meditación de la respiración es una rama de la meditación de atención plena. Anima al practicante a centrarse en la experiencia de la respiración, a menudo concentrándose en la inhalación y la exhalación.

La ventaja de esta meditación es que siempre podemos centrarnos en nuestra respiración, por lo que podemos practicarla donde queramos. Al centrarnos en la respiración, nos apartamos del parloteo mental y de los pensamientos que normalmente recorren nuestra mente, haciéndonos distraernos, confundirnos, caer en el caos o estresarnos.

5. MEDITACIÓN TRASCENDENTAL

Este tipo de meditación es similar a la meditación de la respiración. El practicante se sienta y se centra en la respiración, pero va más allá e intenta elevar la conciencia más allá de su estado normal.

En este tipo de meditación, el practicante puede simplemente centrarse en la respiración o repetir una serie de palabras o mantras.

Durante la meditación, el practicante experimenta un nivel elevado de atención y conciencia, alcanzando finalmente un estado mental en el que los pensamientos y las distracciones no pueden penetrar.

EL OBJETIVO DE LA MEDITACIÓN:

En última instancia, el objetivo de tu meditación depende de ti. Todos tenemos diferentes causas de ansiedad, diferentes vidas, pensamientos, horarios y responsabilidades. La meditación es una práctica que puedes hacer tuya. No hay una forma correcta o incorrecta de practicarlo.

Sea cual sea el método que elijas, la práctica es simplemente una forma de vivir una vida mejor, menos estresada y más consciente.

¡Disfrútalo!

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos relacionados