Estoicismo store

Tienda estoica > Blog estoicismo

La fe estoica – La filosofía de la virtud y la moral

Contenido

«La filosofía no promete asegurar nada externo al hombre, pues de lo contrario admitiría algo más allá de su propio objeto. Pues así como el material del carpintero es la madera y el del escultor el bronce, así el objeto del arte de vivir es la propia vida del hombre.»

  • Epicteto

El estoicismo es una escuela filosófica helenística con un conjunto claro de creencias y valores. Es una de las pocas escuelas de filosofía antigua que ha sobrevivido a la prueba del tiempo y que siguen practicando hombres y mujeres en la actualidad. La razón por la que el estoicismo ha sobrevivido a la prueba del tiempo es que es muy práctico y eficaz, y ayuda a personas de todos los ámbitos de la vida a encontrar estabilidad, paz mental y serenidad.

La antigua escuela del estoicismo fue fundada por un hombre llamado Zenón de Citio. Zenón y sus seguidores discutían, teorizaban y debatían en las terrazas de la ciudad antigua. Estas terrazas se llaman arcadas, y así nació el estoicismo.

La filosofía de los estoicos era una firme creencia en la moralidad personal, la virtud y la armonía con la naturaleza. Creían que un equilibrio entre estas cosas conducía a una vida buena y feliz.

Los estoicos creían que el camino hacia la felicidad (que llamaban eudaimonia) lo descubren las personas:

  • Aceptar el mundo tal como es (en lugar de esperar que sea algo que no es).
  • Resistir a las atracciones de la lujuria, la adicción, el placer, el miedo o el dolor.
  • Comprender nuestra naturaleza y actuar en consecuencia
  • Vivir según las virtudes (las virtudes estoicas eran la templanza, el valor, la sabiduría y la justicia).

CREENCIA ESTOICA EN LA VIRTUD:

Uno de los principios más importantes de la filosofía estoica es vivir según la virtud. Los estoicos creían que la virtud es el único bien para el hombre. Los elementos externos como el dinero, la fama, el prestigio, los bienes materiales, etc., no son ni buenos ni malos, simplemente son indiferentes.

Las virtudes de la filosofía estoica son

  • Sabiduría: ver las cosas como son, no como nos gustaría que fueran.
  • Coraje: actuar correctamente a pesar del miedo o los prejuicios.
  • Rectitud: actuar correctamente a pesar de la presión para no hacerlo.
  • Templanza – actuar con disciplina y autocontrol, a pesar de la atracción de la pasión y la codicia.

Los filósofos estoicos creían que algunas de nuestras emociones negativas se deben simplemente a ideas erróneas, como por ejemplo

  • Expectativas poco realistas del mundo, de otras personas o de nosotros mismos.
  • Intentar controlar cosas que no podemos controlar.
  • No asumir la responsabilidad de las cosas que podemos controlar (nuestras creencias, acciones, valores, perspectivas, etc.).
  • No comprendemos la naturaleza del mundo ni de nosotros mismos.

Para combatir estas emociones negativas, la filosofía estoica nos pide que nos comportemos de acuerdo con la naturaleza. Tanto la naturaleza del ser humano como la naturaleza del mundo.

Todo esto viene a decir que los estoicos creían que una buena persona se caracteriza por cómo actúa, no por lo que dice.

Destacados estoicos como Séneca y Epicteto defendieron la idea de que la virtud es el camino hacia la felicidad. El sabio estoico era la encarnación de su filosofía.

Una persona sabia es aquella que acepta el mundo tal como es. Ven que la naturaleza se comporta como lo hace, no esperan que se comporte como ellos desean. Por lo tanto, no hay resistencia que cause dolor.

La persona sabia dirige sus pensamientos y acciones basándose en la aceptación y el conocimiento de la virtud. La persona sabia es emocionalmente resistente a cualquier desgracia que experimente.

Por ejemplo, si se les quema la casa, aceptarán que el suceso estaba fuera de su control. También aceptarían que la naturaleza del fuego es quemar y la naturaleza de la fuente de la estufa es crear fuego.

Entonces, ¿cómo puede el sabio resistir el fuego que quema? Lo hace, ésa es su naturaleza. De este modo, el sabio estoico resiste las dificultades, acepta las turbulencias y soporta el dolor.

CREENCIAS BÁSICAS:

Los estoicos también creían que la moralidad es la preocupación más importante de la mente humana. A través de la ética podemos encontrar comprensión y felicidad, y a través de la ética podemos aprender a trabajar por el bien de nosotros mismos y de la comunidad.

Una rama de la ética estoica fomenta el desarrollo de un sano autocontrol. Así nos resulta más fácil resistir a las tentaciones de la codicia, la lujuria, la gula, el poder, la riqueza y el estatus.

Estas cosas tiran de nuestros deseos básicos y pueden llevarnos a un comportamiento poco virtuoso. Si no se consiguen, pueden impedir pensar con claridad, generar expectativas poco realistas y sentimientos negativos.

Aunque estas cosas no son ni buenas ni malas en sí mismas, pueden conducir a un mal comportamiento (sobre todo si carecemos de autocontrol) y sentar las bases de una vida infeliz.

La capacidad de ver el mundo tal como es requiere disciplina y autocontrol para evitar la tentación de nublar nuestro juicio. La objetividad también puede evitar que las emociones negativas nos distraigan de la verdad. Las emociones destructivas pueden hacernos ver cosas que no son reales, volvernos paranoicos, ver amenazas que no son reales y distraernos de la realidad de una situación.

Los estoicos creían que las personas incapaces de actuar virtuosamente se dejan llevar ciegamente por los deseos que sienten ese día. Los celos, la codicia, la ira, la lujuria y la adicción dirigen sus acciones, no sus elecciones.

Cleanthes dijo una vez que estas personas son :

«como un perro atado a un carro y obligado a ir a cualquier parte».

A diferencia de quienes se dejan enganchar al carro, los estoicos recomiendan desarrollar la capacidad de ver la situación, examinarla y tomar una decisión consciente sobre la mejor forma de responder.

Esto nos permite encontrar la felicidad en la dificultad, la satisfacción en la adversidad y la aceptación en la pérdida. Desarrollar la virtud ayuda a cortar las cuerdas que mueven nuestras emociones cuando experimentamos algo difícil.

¿QUÉ CREEN LOS ESTOICOS SOBRE LOS SENTIMIENTOS?

Por desgracia, el uso moderno de la palabra «estoico» tiene un significado muy distinto del de su antiguo predecesor. Hoy en día, la palabra «estoico» es sinónimo de insensibilidad, frialdad e insensibilidad.

Esto no es cierto. Los estoicos no querían eliminar las emociones ni escapar de ellas, sino reducir la influencia de estas cosas en nuestra tranquilidad. Lo consiguieron mediante la razón, el juicio y el autocontrol. Mediante el uso de la lógica, la disciplina, la meditación y la objetividad, los estoicos eran capaces de mantener la compostura en tiempos difíciles y juzgar el mejor camino a seguir con la mente clara.

CONVICCIONES COMUNES CON LOS CÍNICOS:

El fundador de la filosofía estoica, Zenón de Citio, estudió primero con los cínicos y recibió clases del filósofo cínico Cracio de Tebas. Creta fue mostrada a Zenón por un contable después de que Zenón llegara a la orilla tras un naufragio y viajara a Atenas.

La influencia del cinismo en Zenón significa que ambas filosofías tienen puntos en común. Ambas escuelas creen que la buena vida se define por el estado del alma y no por los lujos del entorno. Esto significa que valoraban la disciplina y la claridad de juicio.

Trabajando sobre el alma, el filósofo, como el sabio estoico, puede esforzarse por liberarse del sufrimiento. Debemos esforzarnos por encontrar la paz de espíritu a través de la razón. Una tranquilidad que nos permite protegernos de las cosas que normalmente sufren los humanos. Los estoicos llamaban a esta paz mental apatheia (es decir, «sin pasión»).

Para los estoicos, el término «razón» abarcaba muchos aspectos diferentes de la mente. Se trataba de utilizar la lógica para comprender nuestras respuestas y si eran razonables. La lógica también nos ayuda a determinar si nuestras expectativas, creencias, valores y juicios son razonables o si son destructivos y nos causan un dolor innecesario.

La lógica también implica comprender la naturaleza. Las leyes que rigen todo lo que nos rodea.

Una vez que comprendemos tanto la razón como la naturaleza, podemos empezar a vivir según la virtud. Para los estoicos, éste es el camino para vivir en armonía con el universo y vivir bien.

CREENCIA ESTOICA EN EL MAL:

Los filósofos estoicos creían que el camino hacia una vida buena pasaba por la razón y la virtud. En cambio, creían que el sufrimiento y el mal eran el resultado de la ignorancia humana.

En el texto estoico Meditaciones, Marco Aurelio escribió:

«Cuando te levantes por la mañana, dite a ti mismo: las personas con las que tengo que tratar hoy son viciosas, desagradecidas, arrogantes, deshonestas, envidiosas y malhumoradas. Son así porque no saben lo que está bien y lo que está mal.

No es que la gente sea mala, la mayoría de las veces simplemente no es consciente de lo que hace y de las consecuencias de sus actos.

Cuando alguien es destructivo, es porque actúa inconscientemente y simplemente bajo la influencia de las pasiones que tiran de él, en vez de bajo la influencia de la razón y la comprensión, como el perro que tira del carro.

La solución a este problema es desarrollar la razón: examinar nuestras acciones y comprender por qué hacemos lo que hacemos. ¿Nuestras acciones son intencionadas y conscientes o simplemente estamos en piloto automático, reaccionando a la ira, los celos, el odio, el miedo o la codicia?

CREENCIA ESTOICA EN EL CONTROL:

Una de las prácticas estoicas más prácticas que nos ayudan a cultivar una mente estable y resistente es el concepto de control.

El mundo actual es un lugar turbulento y confuso. Sentir que tenemos el control es tranquilizador y nos da una sensación de estabilidad, seguridad y protección.

Sin embargo, si sobrestimamos el alcance de nuestro control, podemos sufrir cuando nos enfrentamos a la realidad de que gran parte de lo que creemos controlar es una ilusión. Si tenemos expectativas poco realistas del mundo, es probable que suframos cuando esas expectativas no se cumplan. Lo mismo ocurre con el control.

El filósofo estoico Epicteto dijo lo siguiente:

Sobre algunas cosas tenemos control y sobre otras no. Las cosas que están bajo nuestro control son la opinión, la aspiración, el deseo, la aversión y, en una palabra, todo lo que es obra nuestra. Las cosas que no están bajo nuestro control son el cuerpo, la propiedad, la reputación, la administración y, en una palabra, todo lo que no es acción nuestra.

Las cosas que están bajo nuestro control son por naturaleza libres, ilimitadas y sin trabas; pero las cosas que no están bajo nuestro control son débiles, sumisas, limitadas y pertenecen a otros.

Recuerda, pues, que estás atado si supones que las cosas que son por naturaleza serviles también son libres, y que lo que pertenece a los demás te pertenece a ti. Te afligirás y te turbarás, y encontrarás faltas en los dioses y en los hombres.

Pero si recuerdas que sólo lo que te pertenece te pertenece y lo que pertenece a los demás es como realmente es, entonces nadie te retendrá ni te detendrá. Además, no culparás a nadie ni acusarás a nadie. No harás nada contra tu voluntad. Nadie te hará daño, no tendrás enemigos ni se cometerá injusticia contra ti».

FILOSOFÍA SOCIAL

Una de las características de la filosofía estoica era la promoción del cosmopolitismo.

Los estoicos creían que todos estamos destinados a vivir como hermanos y hermanas bajo la misma naturaleza universal que nos gobierna a cada uno. Estamos hechos para ayudarnos mutuamente y vivir en armonía. Este propósito sólo se viola cuando una persona es incapaz de razonar y de aplicar la lógica y no es consciente de su propia naturaleza.

Diógenes de Sínope dijo

«No soy ateniense ni corintio, sino ciudadano del mundo».

Marco Aurelio dijo:

Nacimos para trabajar juntos, como los pies, las manos y los ojos, como dos juegos de dientes, el superior y el inferior. No es natural entorpecerse mutuamente. Enfadarse con alguien, darle la espalda: Son cosas antinaturales.

Los estoicos creían que nuestra riqueza, posición, poder, posesiones y prestigio no son ni buenos ni malos y que son socialmente irrelevantes para nuestras relaciones con los demás. Somos iguales.

Sostenían que las diferencias externas, como el rango y la riqueza, son irrelevantes para las relaciones sociales. En cambio, defendían la fraternidad del hombre y la igualdad natural de todas las personas. El estoicismo se convirtió en la escuela más influyente del mundo grecorromano y produjo muchos escritores y personalidades notables, como Catón el Joven y Epicteto.

Séneca era famoso por la cortesía con que instaba a sus compatriotas a tratar a sus esclavos. Escribió:

«Recuerda que aquel a quien llamas tu esclavo tiene el mismo origen, que el mismo cielo le sonríe y que respira, vive y muere en el mismo plano que tú».

Amor Fati

Preguntas frecuentes