Estoicismo store

Tienda estoica > Blog estoicismo

Estoicismo y cristianismo: más de 17 similitudes y diferencias

Contenido

Según tu impresión del estoicismo y del cristianismo, podrías suponer que no tienen mucho en común. En este artículo exploraremos en qué se parecen… y en qué se diferencian.

Tanto la religión del cristianismo como la filosofía del estoicismo son ricas, polifacéticas y merecen un estudio profundo y minucioso. Como todas las cosas que merece la pena conocer en la vida, no se reduce fácilmente a una serie de puntos.

Sin embargo, el solapamiento entre las obras de los grandes estoicos y las enseñanzas de Jesús parece ser bastante grande en algunos casos. Un aspecto fascinante de toda esta situación es que Jesús y Séneca el Joven vivieron vidas similares en la misma época: se cree que nacieron el mismo año, a pesar de estar separados por 5.600 kilómetros.

Echemos un vistazo a los puntos de convergencia y divergencia de estos dos ricos e influyentes sistemas de creencias.

¿Qué es el estoicismo?

El estoicismo comenzó a principios del siglo III a.C. en Atenas. Fundada por Zenón de Cetus, la filosofía afirma que la virtud es lo único bueno y que vivir en armonía con la naturaleza es el camino hacia una vida apacible y pacífica.

Si quieres profundizar en el mundo de la filosofía estoica, consulta nuestra guía sobre el estoicismo.

¿Qué es el cristianismo?

El cristianismo es la mayor religión del mundo, con unos 2.800 millones de creyentes (un tercio de la población mundial, si contamos). El cristianismo es una religión monoteísta abrahámica y se basa en la vida y las enseñanzas de Jesús de Nazaret.

La gente ha dedicado toda su vida al cristianismo, tanto intelectual como espiritualmente, y es francamente un tema enorme e increíblemente complejo. Describirlo en unos breves párrafos nunca le haría justicia. Al fin y al cabo, el término «cristianismo» abarca no sólo las enseñanzas originales de Jesús, sino también los miles de años de historia que le siguieron.

A continuación se exponen algunas de las creencias más comunes de los cristianos de todo el mundo:

Sólo hay un Dios que creó los cielos y la tierra.

Jesús es el Hijo de Dios y el Mesías.

Jesús fue ungido por Dios para ser el salvador de la humanidad.

La venida de Jesús fue el cumplimiento de las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento.

La reconciliación con Dios, la salvación y la vida eterna son posibles mediante la fe y la aceptación de la muerte y resurrección de Jesús.

La Divinidad consta de tres partes: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Jesús nació por concepción inmaculada, realizó milagros, fue crucificado en la cruz y resucitó tres días después antes de ascender al cielo.

Jesús volverá de nuevo a la tierra

La forma en que debemos vivir nuestra vida se encuentra en la vida y las enseñanzas de Jesús.

Las similitudes entre el estoicismo y el cristianismo

Tanto el estoicismo como el cristianismo surgieron en épocas caóticas y ofrecieron a la gente una forma de encontrar la felicidad a pesar de los defectos de la vida. Aunque existen grandes diferencias entre la filosofía del estoicismo y la religión del cristianismo, las enseñanzas de ambas religiones se solapan en un grado notable.

Contenido

Tanto en el estoicismo como en el cristianismo se enseña que nuestro nivel de satisfacción tiene que ver con nuestro propio estado de ánimo y no con los acontecimientos externos.

«He aprendido a contentarme independientemente de las circunstancias. Sé lo que es tener carencia y sé lo que es tener abundancia. He aprendido el secreto de estar contento en todas las situaciones, estés lleno o hambriento, tengas abundancia o necesidad». – San Pablo

En este pasaje de Pablo, descubrimos que en realidad propone una mentalidad muy estoica. En los textos estoicos, los antiguos filósofos discuten repetidamente el hecho de que no es nuestra riqueza, estatus o fortuna lo que determina si somos felices, sino nuestra capacidad para controlar nuestra mente y sacar fuerzas de nuestros recursos internos.

«Lo que hay que valorar es la actitud [no la circunstancia]: Debemos intentar averiguar si el rico puede estar contento si cae en la pobreza, y si el pobre puede estar contento si cae en la riqueza.» – Séneca

Aquí Séneca expresa exactamente el mismo pensamiento que San Pablo más arriba. Es nuestra actitud la que nos hace sentir ricos o pobres, no el contenido de nuestra cuenta bancaria o la extravagancia (o falta de ella) de nuestra casa. De hecho, es sorprendentemente fácil que una persona rica se sienta tan ansiosa e infeliz como alguien sumido en la pobreza.

La Regla de Oro

Todos lo hemos oído un millón de veces de niños: trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti. Pero esta idea no viene del parvulario, sino de miles de años de historia filosófica occidental.

«Ama a tu prójimo como a ti mismo». – Jesús

En los Diez Mandamientos se nos dice que nunca debemos dar «falso testimonio contra» nuestro prójimo. Jesús va un paso más allá y dice a sus discípulos que debemos amar literalmente a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Es una noble proposición que podrías pasarte el resto de tu vida estudiando.

«Dondequiera que haya un hombre, hay una oportunidad para el bien» – Séneca.

Aunque el estoicismo tiene fama de ser impasible y frío, los grandes filósofos estoicos llaman repetidamente a la compasión. Aquí Séneca muestra que la oportunidad de tratar bien a los demás está a nuestro alrededor y que siempre podemos elegir cómo tratamos a los demás.

Del mismo modo que podemos controlar cómo vemos las situaciones, también podemos controlar si tratamos a los demás con amabilidad o crueldad.

Los estoicos creían que todos estamos juntos: todos y todo está conectado. Tenemos el deber de vivir virtuosamente porque estamos vivos, y nuestras acciones están intrínsecamente entrelazadas con las de todas las demás personas.

Mortalidad

Un tema importante en las obras de los grandes estoicos es la muerte. A menudo discuten cómo el problema no es la muerte, sino el miedo a la muerte. Al fin y al cabo, todos moriremos y éste es un proceso natural del universo que debemos tratar de aceptar.

Por supuesto, la muerte también desempeña un papel importante en el cristianismo. El nacimiento de Jesús es una historia verdaderamente extraordinaria a los ojos de los cristianos, pero no eclipsa la historia de su muerte y resurrección. Mediante la fe en Cristo, se promete a los cristianos la vida eterna y la salvación.

«En todo lo que hagas, acuérdate de tus últimos días, y nunca pecarás». – Eclesiástico 7:36

El Libro del Eclesiástico es aceptado por los católicos y la mayoría de los cristianos ortodoxos orientales como parte del canon. Aquí encontramos un pensamiento muy estoico: la idea de que es mucho más probable que actúes con rectitud si recuerdas tu muerte.

«Podrías dejar esta vida ahora mismo. Deja que eso determine lo que haces, lo que dices y lo que piensas». – Marco Aurelio

Marco Aurelio habló largo y tendido sobre la muerte en las Meditaciones. El significado de la cita anterior es muy similar al de la cita del Libro del Eclesiástico: básicamente, recordar que estás a punto de morir puede tener un gran impacto en tus acciones y en tu vida. Cuando perdemos de vista que un día moriremos, es fácil perder el tiempo, abandonar la virtud y distraerse con los placeres terrenales.

Venganza

Cuando alguien te hace daño, cada fibra de tu ser puede levantarse y clamar venganza. Sin embargo, tanto en el Cristianismo como en el Estoicismo, existe un llamamiento a no rebajarse al nivel del ofensor.

«Si alguien te hiere en la mejilla derecha, vuélvele también la otra». – Jesús

¿Estás tomando el camino correcto al no dar a tu enemigo la satisfacción de enfadarte, o eres débil? En las enseñanzas de Jesús encontramos el famoso consejo de «poner la otra mejilla» cuando alguien te golpea.

«Es un hombre malvado y miserable que muerde cuando le muerden». – Séneca

Séneca hace aquí una referencia similar, expresando que la venganza es en realidad el acto de una persona «mezquina y lamentable».

«La mejor venganza es no ser como el que hizo el daño». – Marco Aurelio

Marco Aurelio también expresa este punto: La mejor forma de ser y la forma virtuosa de seguir es no ser como tu enemigo.

Estrés

Ah, la ansiedad. Muy discutido estos días, casi el 20% de la población adulta de Estados Unidos padece algún tipo de trastorno de ansiedad. Al ser la enfermedad mental más común en la población actual, encontrar formas de superar la ansiedad es un problema importante para millones de estadounidenses.

Sin embargo, la ansiedad no es nada nuevo; es tan antigua como el tiempo. Tanto la literatura cristiana como los escritos estoicos hablan de la ansiedad y de cómo afrontarla.

«¿Y quién de vosotros, estando ansioso, puede añadir siquiera una hora a su vida?». – Jesús, Mateo 6:27

Jesús comienza esta afirmación pidiendo a sus oyentes que «consideren a las aves del cielo» y reconozcan que son alimentadas aunque no «siembren ni sieguen ni recojan en graneros». Como tantas veces en las enseñanzas de Jesús, éste utiliza metáforas agrícolas para ayudar a sus seguidores a comprender su mensaje.

Si lo piensas, es realmente sorprendente que estas ilustraciones sigan siendo tan poderosas miles de años después de que se pronunciaran por primera vez. Hay tanta verdad en esta cita: gastar tu energía enfadándote por algo no te llevará a ninguna parte y sólo desperdiciarás horas preciosas de tu vida terrenal.

«Es pernicioso para el alma preocuparse por el futuro y ser infeliz ante la miseria, sentirse abrumada por la preocupación de que las cosas que desea permanezcan con ella hasta el final. Porque un alma así nunca descansará: al anhelar las cosas futuras perderá la capacidad de disfrutar de las cosas presentes.» – Séneca

Los estoicos consideraban que la ansiedad era un estado emocional desagradable, como lo es para la mayoría de los estadounidenses modernos, se podría argumentar. Podemos pasarnos la vida sintiéndonos desgraciados porque nuestros pensamientos giran en torno a posibles temores ante el futuro. No tiene por qué ser así. Cuando aprendemos a aceptar lo que es real, dejamos de desear cosas que no tenemos y tomamos el control de lo que podemos tener, somos capaces de estar plenamente presentes en el momento y disfrutar de nuestras experiencias mientras vivamos.

Disciplina

Tanto el cristianismo como el estoicismo reconocen la importancia de la disciplina y el hecho de que, aunque no lo parezca en el momento, la disciplina produce en realidad el mayor bien y una sensación de paz duradera. Los placeres a corto plazo pueden parecer lo que deseas, pero en realidad conducen rápidamente a la desesperación.

«Ninguna disciplina parece agradable en este momento, sino dolorosa. Pero más tarde trae una cosecha de justicia y paz a los que se forman con ella.» – Hebreos 12:11

Puede ser increíblemente doloroso renunciar a algo que quieres ahora para alcanzar un objetivo o lograr algo mayor más adelante. Pero si estás dispuesto a caer en la tentación, descubrirás que tu vida mejorará significativamente y encontrarás mucha más felicidad y satisfacción en tu vida.

«Si consigues algo bueno mediante el trabajo duro, el trabajo pasa rápidamente, pero el bien perdura; si haces algo vergonzoso para obtener placer, el placer pasa rápidamente, pero la vergüenza perdura». – Musonio Rufo

Musonio Rufo tiene muchas cosas fascinantes que decir sobre el trabajo duro y el exilio. Podrías colgar esta cita en algún lugar de tu casa, porque trata de algo que todos deberíamos recordar de vez en cuando.

Es fácil evitar las cosas difíciles porque parecen demasiado duras, la experiencia parece desagradable y podríamos echarnos a dormir. Todos tenemos nuestros propios vicios que nos distraen de la disciplina, pero el placer que obtenemos de estas cosas no suele durar mucho y nos deja con ganas de más.

Pero si trabajas duro, aprenderás que la disciplina es el regalo que sigue dando.

Amor

Sería fácil escribir un libro entero sobre el tema del amor y cómo se trata en el cristianismo y en el estoicismo. Pero, en definitiva, uno de los puntos en común entre ambos es la llamada al amor sincero a los demás. Creo que es fácil pensar en el amor como un concepto emocional, pero si dejamos a un lado todas nuestras nociones culturales del mismo, el amor es algo que tiene una profundidad exponencial e infinita.

«Sobre todo, seguid amándoos sinceramente los unos a los otros». – Pedro 4:8

«Mi mandamiento es éste: Amaos los unos a los otros como yo os he amado». – Juan 15:9

No es fácil amar a las personas que nos rodean. Son egoístas, mienten, son desconsiderados y nos traicionan. Uno de los pensamientos más aterradores es preguntarse si somos nosotros mismos (pista: sí, lo somos).

En el cristianismo encontramos el mandato de amarnos unos a otros sinceramente, incluso cuando es difícil.

«Sé libre de pasión, pero llena de amor». – Marco Aurelio

Esta hermosa cita de Marco Aurelio ayuda a aclarar uno de los mayores conceptos erróneos sobre el estoicismo en los tiempos modernos. Mucha gente supone que hay que ser impasible y, bueno, estoico para aplicar esta filosofía.

Pero aquí Aurelio hace una distinción muy importante. Quiere que estés «libre de pasión», es decir, de la tormenta de locura que puede arrollarte cuando te dejas llevar por la lujuria, el miedo, la ira, etc., pero «lleno de amor». No desconectas tus emociones y tu compromiso con el mundo, pero sí intentas controlar las experiencias emocionales menos poderosas para aprovechar las que son más profundas y verdaderas y producen el mayor bien.

Ira

La ira puede surgir por muchas razones diferentes y cada persona tiene sus propios problemas que mantienen encendido el fuego de la ira en su interior.

Lo complicado de la ira es que es posible que sólo estés enfadado. Es posible que, según cualquier criterio razonable, tu ira esté perfectamente justificada.

Además, puede ser bueno para ti dejar ir tu ira. Cuando estás enfadado, fluye a través de ti una cantidad increíble de energía. Cuando sueltas tu ira, ésta abandona tu cuerpo y, en algunos casos, sientes una sensación de paz.

Sin embargo, el estoicismo y el cristianismo nos advierten contra la rapidez de la ira y nos recuerdan los peligros de dejar que la ira nos controle.

«No te irrites en tu espíritu, porque la ira habita en el seno de los necios». – Eclesiastés 7:9

Suena bastante estoico, ¿verdad?

«Nada es más sorprendente que la cólera, nada es más doblegable que su propio poder. Si tiene éxito, no hay hombre más arrogante; si se frustra, no hay hombre más necio» – Séneca

Aunque pueda parecer un alivio a corto plazo cuando descargamos nuestra ira contra los demás, no tenemos un control total sobre ella. Séneca nos recuerda las consecuencias negativas de la ira, tanto si nos da lo que queremos como si no.

El momento presente

Cuando pensamos en la atención plena, quizá lo primero que nos venga a la mente sea el budismo. Sin embargo, tanto el estoicismo como el cristianismo nos instan a dejar de escarbar en el fango del pasado y de preocuparnos por lo que ocurrirá mañana. Al fin y al cabo, la vida consiste en cada momento fugaz.

«Así que no te preocupes por el mañana, porque el mañana se cuidará de sí mismo. Cada día tiene suficientes problemas». – Mateo 6:34

Es tan fácil pasarse la vida pensando en todo menos en el presente. Aunque planificar el futuro es ciertamente beneficioso, no lo es centrarse tanto en el futuro que te olvides de vivir el presente.

Este consejo lo tiene todo: cada día tiene sus propios problemas. ¿Y si centráramos nuestra atención en el presente en lugar de preocuparnos por todo menos por el presente? Puede que descubramos que las cosas van mejor y que es más probable que consigamos, en palabras de Zenón de Ceto, una vida fluida.

«No pienses en todo lo malo que podría ocurrir. Concéntrate en la situación actual». – Marco Aurelio

¿Te despiertas por la noche pensando en todos los horrores del mañana, de la semana que viene o del año que viene? Como dijo Mark Twain, «algunas de las peores cosas de mi vida nunca ocurrieron». Puedes pasarte toda la vida gastando tu energía en cosas que nunca ocurrirán, lo que indica unos costes de oportunidad enormes y (algunos dirían) insoportables.

Tus enemigos

Amar a nuestros enemigos es probablemente una de las cosas más difíciles que podemos hacer. Recordar que la persona que nos ha agraviado, que ha atentado contra nuestro trabajo o que ha roto nuestro matrimonio es un ser humano y, a los ojos de los cristianos, un hijo de Dios, puede ser una de las hazañas más difíciles.

«Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer. Si tiene sed, dale de beber. Porque así amontonarás brasas de fuego sobre su cabeza. – Romanos 12:20

Este pasaje de Romanos deja claro que la mejor forma de venganza es cuando tratas a tu enemigo con misericordia. Es mucho más difícil odiar a tus enemigos cuando te tratan con respeto y amabilidad.

«La bondad es invencible, pero sólo si es sincera, sin hipocresía ni fingimiento. Porque, ¿qué puede hacer el hombre más malicioso si sigues siendo amable y, cuando tienes la oportunidad, le muestras amablemente en qué se equivoca, en el mismo momento en que intenta hacerte daño?» – Marco Aurelio

Aquí Aurelio sugiere que es correcto ser siempre amable frente al mal. Pero la bondad puede convertirse fácilmente en falsa o hipócrita, y la verdadera bondad es difícil de encontrar.

Las diferencias entre estoicismo y cristianismo

Por supuesto, también hay muchas diferencias entre el estoicismo y el cristianismo que los diferencian.

En muchos sentidos, el estoicismo es más sencillo que el cristianismo, ya que es una filosofía práctica y no una gran religión mundial. Mientras que el estoicismo ha tenido un impacto significativo en el pensamiento y la historia de Occidente (por no hablar del cristianismo), el impacto del cristianismo en la cultura occidental y en el mundo en general casi no tiene precedentes.

Jesucristo

Quizá el mayor elefante en la habitación al comparar estoicismo y cristianismo sea el propio Jesús. El cristianismo se centra en la vida, las enseñanzas, la muerte y la resurrección de Jesús. El estoicismo, por supuesto, no tiene nada que ver con esta historia.

De hecho, el estoicismo no se centra en ninguna figura en absoluto. Cuando Zenón de Citio comenzó a enseñar en la Logia Poikili, la nueva filosofía se denominó Zenonismo durante un breve periodo de tiempo. Sin embargo, temiendo que se convirtiera en un culto a la personalidad, cambiaron el nombre por el de Estoicismo.

También es interesante observar que el concepto griego de logos desempeña un papel importante tanto en el estoicismo como en el cristianismo, mientras que Jesús, según Juan, es considerado el Verbo hecho carne.

Naturaleza humana

Un concepto importante en el cristianismo es la idea del pecado original. Todos nacemos con este pecado original y sólo podemos mejorarnos y salvarnos por la gracia de Dios, aunque seamos capaces de mejorarnos a nosotros mismos mediante la razón.

Los estoicos, en cambio, creían que la capacidad de razonar está innatamente dada a los seres humanos. Según ellos, podemos utilizar la razón para vivir virtuosamente y bien.

La cosmovisión cristiana afirma esencialmente que la naturaleza humana está caída. En la filosofía griega, en cambio, la naturaleza humana es perfectible, aunque es extremadamente difícil y raro llegar a ser verdaderamente sabio.

Emociones

Ciertamente, hay tradiciones cristianas que prestan más atención a las emociones que otras, pero en general el cristianismo es una cosmovisión mucho más emocional que el estoicismo. En la oración puede haber un elemento de súplica o incluso de petición a Dios para que nos libre de nuestro sufrimiento, emoción que en realidad está ausente del pensamiento estoico.

Grace

Epicteto escribió una vez: «Zeus dijo: «Si quieres el bien, llévatelo a ti mismo». Aquí puedes ver la confianza en ti mismo que hay en el pensamiento estoico. En el cristianismo, se hace hincapié en la ayuda externa de Dios y en la fe en la gracia y su poder para transformar a las personas que han tocado fondo. Esto no quiere decir que el cristianismo esté en contra de la autonomía, pero los cristianos creen en última instancia que existe un poder superior a ellos mismos en la forma de Dios.

Satanás y el mal

En el estoicismo, el único mal es la maldad y el único bien es la virtud. Todo lo demás que normalmente consideramos bueno o malo es en realidad indiferente, aunque separe a los indiferentes preferibles de los menos deseables.

Aunque es difícil pintar todo el cristianismo con una brocha gorda, merece la pena mencionar la creencia en el diablo o Satanás que existe en esta religión.

La vida después de la muerte

La vida después de la muerte se considera tanto en el cristianismo como en el estoicismo, pero la idea de lo que ocurre después de la muerte es mucho más cierta en el cristianismo que en el estoicismo.

La mayoría de los cristianos, aunque no todos, creen que existe un juicio divino al final de la vida y que una persona recibe la vida eterna o la condenación eterna. Sin embargo, todo el ámbito de la escatología cristiana es un mundo aparte, demasiado complejo para discutirlo aquí.

Además de lo que les ocurre a las personas personalmente cuando mueren, los cristianos también creen ampliamente que la Segunda Venida de Cristo tendrá lugar al final del mundo y que el Juicio Final tendrá lugar antes del establecimiento del Reino de Dios en la Tierra.

Los estoicos, en cambio, parecen tener opiniones diferentes sobre lo que ocurre después de la muerte. Ciertamente, el estoicismo no era una cosmovisión atea, pero distintos filósofos tienen opiniones diferentes sobre las cuestiones de la vida después de la muerte. En general, el estoicismo se centra mucho más en aprovechar al máximo el tiempo que tenemos ahora que en lo que ocurre después de morir.

Rituales, mitos, simbolismo y mucho más.

Mientras que el estoicismo es una filosofía que apela principalmente a nuestro intelecto, el cristianismo también tiene muchos aspectos que apelan a nuestras emociones, a nuestro cuerpo y a nuestra realidad espiritual. Hay muchas ramas y sectas diferentes del cristianismo, por lo que es difícil hablar aquí con amplitud de detalles. Sin embargo, creo que es justo decir que el cristianismo en general utiliza el ritual, el mito, el simbolismo, la música, la danza y las historias de un modo en que el estoicismo no lo hace.

¿Buscas más recursos estoicos?

Incluso en un post tan largo, en realidad sólo podemos arañar la superficie en lo que se refiere a las semejanzas y diferencias entre el estoicismo y el cristianismo. Cada uno de estos sistemas de creencias tiene historias, textos y contextos tan ricos que resultan infinitamente fascinantes.

Pero si el mundo del estoicismo te fascina, has venido al lugar adecuado. No olvides visitar nuestro blog para leer más citas y artículos sobre el estoicismo.

Preguntas frecuentes