Estoicismo store

Tienda estoica > Blog estoicismo

17 preguntas importantes que debes hacerte

Contenido

Comprometerte con una filosofía práctica como el estoicismo puede ayudarte a examinar tu vida y el mundo en que vives. Para mantenerte en el camino hacia una vida virtuosa y feliz, hay algunas preguntas importantes que debes hacerte.

Esta lista no es en absoluto exhaustiva; me recuerda la frase atribuida a menudo a Aristóteles: «Cuanto más sabes, más te das cuenta de que no sabes nada». Sin embargo, estas diecisiete preguntas son un excelente punto de partida para examinar tu propia vida y asegurarte de que pones en práctica a diario los principios del estoicismo.

1. ¿cuál es mi objetivo?

Es una pregunta importante para empezar, pero está al principio de nuestra lista por una razón.

Si preguntarte cuál es tu propósito te deja sin palabras, aturdido, asustado, confuso o una combinación de estas respuestas, no te preocupes.

Guiado por la sabiduría de los antiguos estoicos, no tienes por qué abordar esta cuestión como un lienzo completamente en blanco. He aquí algunas de las cosas que podemos aprender de Aurelio y de otros cuando se trata de comprender nuestro propósito en la vida:

  • Tu propósito está en el presente, no en el pasado ni en el futuro.
  • Tu objetivo es añadir valor.
  • Tu propósito es vivir de acuerdo con tu naturaleza.
  • Tu propósito es más importante que lo que los demás piensen de ti

Vivimos en un mundo de distracciones constantes. Pero, afortunadamente para nosotros, podemos controlar dónde centramos nuestra atención. Para vivir una vida estoica de virtud, debemos ser autodisciplinados y tener presente nuestro objetivo superior.

«Distraerse con cosas sin importancia es lo más fácil del mundo…. Concéntrate en tu tarea principal».

  • Epicteto

¿Cuál es tu finalidad? ¿Por qué estás vivo? ¿Qué quieres conseguir en tu vida? ¿Qué valor tienes para las personas que te rodean? Estas preguntas no son fáciles de responder, pero planteártelas puede ayudarte a encontrar tu dirección.

2. ¿Con quién paso el tiempo?

Probablemente conozcas la famosa cita de Jim Rohn según la cual somos la media de las cinco personas con las que pasamos más tiempo. Si has pasado tiempo en diferentes grupos sociales a lo largo de tu vida, probablemente puedas mirar atrás y ver lo cierto que es eso.

Imagen y cita de Séneca sobre las preguntas que debes hacerte a ti mismo

«Asóciate con quienes te harán mejor persona».

  • Séneca el Joven

Entonces, ¿con quién pasas el tiempo? ¿Es la gente del desarrollo como tú la que te apoya? ¿O estás rodeado de personas que tienen un interés personal en mantenerte abajo para que no tengas que experimentar la incómoda sensación del cambio?

Epicteto tiene este consejo cuando se trata de la influencia negativa que otras personas pueden tener sobre ti y tu capacidad para centrarte en tu objetivo:

«Ten cuidado con lo siguiente: Nunca te involucres tanto con tus antiguos conocidos y amigos como para rebajarte a su nivel. De lo contrario, serás destruido… Tienes que decidir si te dejarás querer por esos amigos y seguirás siendo la misma persona o te convertirás en una persona mejor a costa de esos amigos…. Si intentas tener tu pastel y comértelo también, no progresarás ni conservarás lo que tenías antes».

  • Epicteto

Esto no significa necesariamente cortar el contacto con tus padres, no responder a las llamadas de tus amigos de la infancia y dejar a tu mujer y a tus hijos en mitad de la noche para empezar una nueva vida en otro país. Recuerda que Marco Aurelio también aconseja en las Meditaciones: «Ama a aquellos con quienes el destino te ponga en contacto, pero hazlo de todo corazón».

¿Qué significa eso? Sinceramente, sólo tú puedes decidirlo.

La clave es saber que otras personas influyen en quién eres y reconocer que es algo sobre lo que puedes ejercer poder. Para vivir una vida virtuosa y consciente, es importante comprender que, en parte, eres un producto de las personas con las que entras en contacto. Pero, en última instancia, puedes servir mejor a las personas que amas siendo una persona fuerte que vive una vida con propósito e intención.

3 ¿En qué estoy pensando ahora mismo?

Puede parecer una pregunta extraña, pero es una de las más útiles que puedes hacerte a menudo a lo largo del día, todos los días.

Uno de los principios del estoicismo es que tenemos poder sobre nuestra mente. Muchas personas -quizás incluso la mayoría- no controlan sus pensamientos y, en cambio, dejan que sus pensamientos les controlen a ellos. El primer paso para llegar a ser dueño de tus pensamientos es tomar conciencia de lo que piensas constantemente.

«Las cosas en las que piensas determinan la calidad de tu mente. Tu alma toma el color de tus pensamientos».

  • Marco Aurelio

Si no eres consciente de lo que piensas, no tienes el control. Nuestra mente tiene el poder de convertirse en nuestro mayor activo o en nuestro mayor enemigo, dependiendo de si tenemos la voluntad y la capacidad de controlarla.

«Conviértete en aquello a lo que prestas atención. Si tú no eliges los pensamientos e imágenes a los que te expones, otro lo hará».

  • Epicteto

Quién eres y qué haces viene determinado por cuánto tiempo dedicas a pensar en las cosas y cómo piensas en ellas. Si pasas horas cada día con un ex con el que no has hablado en una década, es probable que seas mucho menos feliz y tengas menos éxito que si pudieras reconocer y superar ese patrón de pensamiento.

4. ¿Puedo controlarlo?

Cuando te enfrentes a un problema u obstáculo, tienes que hacerte esta pregunta. Sabrás que te enfrentas a una dificultad porque surgirán emociones en ti.

Pongamos un ejemplo sencillo: estás atrapado en un atasco. Llegas tarde a una cita y estás muy frustrado por la situación. Estás enfadado con el coche que te precede, aunque sería difícil culpar a ese coche del atasco.

Pregúntate: «¿Puedo controlar esta situación?

«Debemos centrarnos totalmente en las cosas que están bajo nuestro control y confiar al universo las cosas que no están bajo nuestro control».

  • Musonio Rufo

No. No tienes ningún control sobre el tráfico general de tu ciudad. No tienes ningún control sobre el hecho de que un accidente de tráfico haya ralentizado la circulación o que el tráfico en hora punta sea peor de lo habitual esta noche.

Entonces, ¿te sirve de algo enfadarte por el tráfico? ¿O sería mejor aceptar el hecho de que vas a llegar tarde a tu cita, poner algo de música, un audiolibro o un podcast, y disfrutar de unos minutos simplemente observando tu entorno en la autopista?

Los estoicos argumentarían lo segundo.

Epicteto incluso dice explícitamente que debemos plantearnos siempre esta pregunta.

«Debemos preguntarnos siempre: ¿esto es algo que puedo controlar o no?».

  • Epicteto.

Esta pregunta no sólo sirve para situaciones sin sentido, como cuando estás atrapado en un atasco. Puedes pedirlo cuando te diagnostiquen un problema médico grave, cuando tengas problemas de pareja o cuando surjan frustraciones debido a circunstancias sociales, económicas o políticas generales.

La respuesta no siempre es un «sí» o un «no» definitivo. Por ejemplo, supongamos que tu pareja y tú lleváis unos días discutiendo sin parar. En esta situación te darás cuenta de que hay cosas que puedes controlar (tu forma de pensar, lo que dices, las acciones que realizas) y cosas que no (la forma de pensar de tu pareja, lo que dice, las acciones que realiza).

Sólo hay un camino hacia la felicidad, y es dejar de preocuparse por cosas que escapan a nuestro poder o control.

  • Epicteto

Del mismo modo, si te rompes una pierna y te sientes incómodo. ¿Puedes controlarlo?

El hecho de que tengas la pierna rota está fuera de tu control. Lo que puedes controlar, sin embargo, es cómo piensas sobre lo que sientes y lo que haces. Podrías, por ejemplo, entretenerte unos meses hasta que la herida esté completamente curada, o utilizar ese tiempo para trabajar en ese libro que siempre has querido escribir. También podrías automedicarte y quedarte en la cama todo el día comiendo comida basura, o podrías ser autodisciplinado y hacer obedientemente los ejercicios de recuperación para acelerar la recuperación lo más rápidamente posible.

5. ¿cómo es mi día ideal?

Después de algunas preguntas bastante difíciles, he aquí una pregunta divertida que puedes utilizar para entrenar tu mente a imaginar el mejor día posible.

Para algunas personas, lo primero que se les ocurre puede ser algo así como «dormir, comer comida basura, jugar a videojuegos, ver programas de televisión repetidos», o quizá la versión ligeramente más romántica de «tumbarse en la playa y beber cócteles tropicales».

Aunque sólo sea tu intuición, es una información útil para ayudarte a entenderte a ti mismo. Lo más probable es que si tu deseo se hiciera realidad -sobre todo en el primer ejemplo- no sólo te sentirías disgustado, sino también deprimido y ansioso.

Esta es una oportunidad para pensar en las cosas que son realmente importantes para ti y que realmente te gustan. Si tuvieras total libertad para pasar un día como quisieras, ¿cómo sería?

Como dice Séneca: «La vida está hecha de días». Si no planificas conscientemente tu vida y eliges cómo quieres que sean tus días, simplemente estás a merced de los estados de ánimo de otras personas y de los acontecimientos externos.

Incluso los pequeños cambios que hagas cada día para mejorar tu vida y a ti mismo pueden tener un gran efecto con el tiempo. Una vez que tengas una imagen de tu día ideal, puedes empezar a trabajar para conseguirlo. Probablemente no ocurrirá de la noche a la mañana, pero te sorprenderá lo rápido que mejora tu vida cuando tomas el control de tu tiempo.

6. ¿cómo empleo mi tiempo?

Es fácil pensar que tenemos una cantidad infinita de tiempo en nuestras vidas, pero nada más lejos de la realidad. Podemos instalarnos en rutinas de ir al trabajo, desplomarnos en casa, dormirnos y repetir todo el proceso una y otra vez hasta que un día nos despertamos y descubrimos que han pasado años o décadas.

La vida es corta y los estoicos nos lo recuerdan a menudo.

«Este cuerpo no es una casa, sino una posada, y eso sólo por poco tiempo».

  • Séneca el Joven

Aunque la vida parece pasar rápidamente, Séneca el Joven nos dice que hay mucho tiempo en la vida si lo utilizas adecuadamente.

«La vida es suficientemente larga si sabes aprovecharla».

  • Séneca Jr.

¿Qué haces cuando tienes un momento libre? ¿Encuentras algo útil, productivo o significativo que hacer o te encuentras desplazándote por las redes sociales? 7. ¿Eres consciente de cómo empleas tu tiempo?

7. ¿Cuáles son mis tareas? ¿Los respeto?

En la cultura estadounidense existe un fuerte apego al concepto de individualismo. Aunque hay muchos beneficios potenciales para los individuos que se esfuerzan por ser autosuficientes, por desarrollar su propio sentido de sí mismos y por trabajar por su propia comprensión del mundo, el desarrollo de esta idea en la sociedad ha dejado a muchos de nosotros completamente desconectados de cualquier sentido del deber hacia los que nos rodean, nuestra nación o la ciudad mundial del mundo.

«El más alto deber y la más alta prueba de sabiduría: que los hechos y las palabras concuerden».

  • Séneca el Joven

Aquí Séneca sostiene que armonizar nuestros actos y palabras es «el más alto deber» y «la más alta prueba de sabiduría».

«No elegimos nuestros papeles en la vida, ni tenemos ninguna relación con ellos. Nuestro deber se limita a jugar bien».

  • Epicteto

Esta poderosa cita de Epicteto nos recuerda que no podemos elegir las cartas que se nos reparten en la vida, pero que tenemos el deber de sacar lo mejor de ellas.

«Todo -un caballo, un viñedo- está hecho para una tarea específica…. ¿Para qué proyecto, entonces, fuiste creado?»

  • Marco Aurelio

¿Cuáles son tus tareas en la vida? ¿Con qué fin fuiste creado? ¿Estás cumpliendo con tus obligaciones o ha llegado el momento de hacer algunos cambios?

8. ¿Qué pierdo cuando elijo tener miedo o ansiedad?

Mark Twain dijo una vez: «Algunas de las peores cosas de mi vida nunca ocurrieron. Inventamos mundos enteros en nuestra cabeza sobre los peores escenarios y lo que podría salir mal.

«Si dejamos que las cosas nos intimiden, no merece la pena vivir».

  • Séneca el Joven

Por supuesto, eso no significa que debas asumir siempre que todo irá bien, pase lo que pase.

Los estoicos practicaban lo que llamaban «visualización negativa» para anticiparse a los posibles obstáculos y gestionar las expectativas. Sin embargo, otra ventaja de esta práctica es que te ayuda a darte cuenta de que el «peor escenario posible» suele ser algo con lo que puedes lidiar cuando todo se desmorona.

«Nuestros miedos son siempre mayores que nuestros riesgos».

  • Séneca Jr.

El miedo y la ansiedad pueden impedirte vivir realmente tu vida. ¿Qué harías si no tuvieras miedo? ¿Qué harías si no tuvieras miedos?

¿Qué valoro? ¿Cuáles son las virtudes que me hacen vivir?

¿Qué es importante para ti? ¿Con qué virtudes y valores quieres vivir? ¿Qué vicios quieres evitar?

Hay cuatro virtudes estoicas que pueden guiarte cuando reflexiones sobre esta cuestión: la sabiduría, la justicia, la templanza y la valentía.

El bien o el mal de un hombre reside en su voluntad.

  • Epicteto

¿Qué significa para ti ser bueno? ¿Qué aspecto tiene para ti la forma correcta de pensar y actuar? ¿Cómo sería tu vida si vivieras mal, qué pensarías y harías si fueras una mala persona?

Describir tus valores y virtudes puede ayudarte a crear un mapa para tu vida. Aunque no te diga exactamente dónde quieres acabar, te da parámetros para pensar y decidir cómo quieres actuar y ser.

10. ¿Es esto lo que quiero ser? Si no, ¿quién quiero ser?

Caminar sonámbulo por la vida y permitir que otras personas y acontecimientos externos determinen quién eres es una receta para arrepentirte cuando llegues al final de tu vida. Reflexionar sobre quién eres puede ser una tarea difícil, y se hace más difícil cuanto más tiempo vives con el piloto automático. Puede resultar increíblemente incómodo examinarse a uno mismo después de años de flotar por la vida en abstracto, pero es una pregunta que merece la pena hacerse con regularidad y tomarse realmente en serio.

11. ¿Tengo miedo a la muerte?

Si eres como la mayoría de la gente, probablemente la respuesta sea un rotundo sí. Los estoicos tienen mucha sabiduría que ofrecer sobre la realidad de la muerte, de la que dicen que no es tan mala. Lo malo es el miedo que tenemos a la muerte.

«No puedo escapar de la muerte, pero al menos puedo escapar del miedo a ella».

  • Epicteto

Superar el miedo a la muerte puede liberarte para vivir de verdad. Pero si no te haces esta pregunta con sinceridad, probablemente seguirás yendo por la vida sin hacer nada y sin desarrollar todo tu potencial porque tienes miedo a la Parca.

12. ¿Adónde me lleva el camino que sigo? ¿Lo he creado yo?

¿Qué haces con tu vida? ¿Quiénes son las personas que te rodean, qué haces con tu tiempo y dónde centras tu atención? ¿Cómo has llegado hasta donde estás ahora?

«Si no sabes en qué puerto navegas, ningún viento es favorable.

  • Séneca el Joven

Se dice que Sócrates dijo: «La vida no examinada no merece la pena ser vivida» cuando estaba siendo juzgado por depravación juvenil. ¿Has examinado tu vida? ¿Has creado el camino en el que estás o has seguido sin rumbo un camino que los acontecimientos externos te han impuesto?

Tal vez hayas creado el camino en el que te encuentras; si es así, ¡son buenas noticias! Si no es así, esta pregunta puede ayudarte a darte cuenta de que no has tomado el control de las cosas que están en tu mano. Puede despertarte y ayudarte a pensar en lo que realmente quieres de la vida.

13. ¿Qué bien puede salir de esta mala situación?

A todos nos ocurren cosas malas, o al menos acontecimientos externos que etiquetamos como «malos». Los estoicos nos enseñan que muchas cosas de la vida son en realidad indiferentes -herramientas o experiencias que pueden utilizarse para el bien o para el mal- y que es la adversidad la que nos hace más fuertes, más sabios y más capaces.

«El fuego es la prueba del oro, la desgracia de los hombres fuertes».

  • Séneca el Joven

Probablemente puedas mirar atrás en tu vida y darte cuenta de que algunos de los momentos más difíciles que has vivido han dado muchos frutos que no podías prever en aquel momento. En retrospectiva, es mucho más fácil ver los beneficios de los tiempos difíciles. Si puedes preguntarte en el momento en que se produce una mala situación qué puede salir bueno de ella, puede serte muy útil cuando intentes perseverar.

14 ¿Por qué estoy agradecido?

Es fácil centrarse en las cosas que van mal en tu vida y que echas de menos. Los estoicos conocían la importancia de apreciar lo que se tiene y de practicar la gratitud. A menudo hablan de que la clave de una vida feliz no es tener todo lo que quieres, sino querer menos y apreciar mucho lo que tienes.

«La riqueza no consiste en tener grandes posesiones, sino en tener pocos deseos».

  • Epicteto

Descubrirás que cuando empieces a preguntarte a diario por qué estás agradecido, tu actitud y tu vida mejorarán inmediatamente. Este es un gran complemento para tu diario: escribe tres cosas por las que estés agradecido cada día.

No tienen por qué ser cosas importantes: Puedes estar agradecido por el bolígrafo con el que escribes o por la taza de café caliente que tomas. Por supuesto, también es bueno mirar el panorama general y estar agradecido por los aspectos más importantes de tu experiencia. Los estoicos sostienen que, estés donde estés en la vida, hay cosas por las que estar agradecido.

15 ¿Cómo te sentirás cuando mueras?

Puede parecer una pregunta difícil, pero merece la pena planteársela.

Seas quien seas o estés donde estés en el mundo, sea cual sea tu estatus, riqueza, fama o poder, llegará un momento en que estarás en la Tierra por última vez.

La razón por la que esta pregunta es tan poderosa es que puede ayudarte a poner tu vida en perspectiva. ¿En qué pensarás cuando sólo te queden unos pocos pensamientos? ¿Qué verás cuando mires atrás en tu vida?

16. ¿Estoy presente en este momento?

Esta es una buena pregunta que cualquiera puede hacerse a lo largo del día, pero puede ser especialmente útil si sufres a menudo estrés y ansiedad.

«No pienses en todo lo malo que podría ocurrir. Céntrate en la situación actual.

  • Marco Aurelio

Cuanto más practiques mantener tu atención y concentración en el presente, mejor equipado estarás para vivir una vida con sentido.

La idea de estar presente en el momento es algo que los filósofos y pensadores espirituales llevan debatiendo miles de años. Si no estás en el momento presente, puede ser fácil ir con el piloto automático y despertarte un día y descubrir que tus hijos han crecido, tu cuerpo ha envejecido y te has desviado del camino que creías seguir.

Los investigadores han descubierto que la sensación de que la vida «pasa» aumenta con la edad. Nuestra percepción del tiempo se acelera a medida que pasan los años y disminuye la novedad de la vida.

Esto no significa que estés condenado. Significa que tienes que practicar conscientemente estar presente en el momento, tengas la edad que tengas o lleves mucho tiempo en tu vida.

Cuando centras tu atención en el momento presente, tu percepción del tiempo y tu experiencia de la vida se amplían, aunque no aumente el número de días que vives.

Siempre hay algo que admirar o por lo que interesarse si estás atento. La edad no es una excusa para desconectar y abandonar el presente.

«La vida de todo hombre transcurre en el presente, pues el pasado ya pasó y terminó y el futuro es incierto».

  • Marco Aurelio

En el momento presente es cuando puedes actuar. Es el momento en que puedes ordenar tu habitación, poner en marcha tu negocio o llamar a un viejo amigo. No tienes poder para actuar en el pasado o en el futuro, sólo en el presente. Entonces, ¿estás aquí ahora? ¿O tus pensamientos están completamente en otra parte que en este momento?

17. ¿Es necesario?

¿Te has encontrado alguna vez pensando durante horas en algo que no es realmente importante? ¿Has dudado alguna vez sobre una decisión que no debería ser tan importante?

Si no puedes quitarte algo de la cabeza, pregúntate si es realmente importante. También puedes hacerte esta pregunta cuando participes en una acción: ¿Es una acción importante que merece la pena?

Esta pregunta procede directamente de las meditaciones de Marco Aurelio. Dijo:

«La mayor parte de lo que decimos y hacemos no es necesario. Si puedes eliminarlos, tendrás más tiempo y más paz. Pregúntate en cada momento: «¿Esto es necesario?

  • Marco Aurelio

Puedes aplicar esta pregunta a todo en tu vida. Puedes preguntarte: «¿Es esto necesario?». Cuando piensas en una compra, cuando haces tu agenda de la semana, cuando piensas en tus objetivos.

Puedes hacerte esta pregunta cuando estés en medio de una conversación con alguien, cuando estés pensando en tu matrimonio o en tus relaciones y mucho más.

Gran parte de nuestra vida la pasamos haciendo cosas que no son necesarias ni tienen sentido. Discutimos sobre tonterías que en realidad no importan, y empleamos nuestro tiempo de formas que no nos enriquecen ni nos ayudan a servir a nuestro propósito.

A lo largo del día, pregúntate si lo que estás haciendo, pensando o diciendo es necesario. Si no lo es, sigue adelante y dedícate a algo que tenga sentido.

Sé curioso cuando te hagas estas preguntas

Algunas de estas preguntas es mejor planteárselas a diario (por ejemplo, «¿Es esto necesario?» y «¿De qué estoy agradecido?»), mientras que otras es mejor planteárselas periódicamente para hacer balance de tu plan de vida y asegurarte de que vas por buen camino.

Puede que muchas de estas preguntas te incomoden, sobre todo al principio. No importa. Si sientes que surgen sentimientos negativos en respuesta a estas preguntas, aprovecha para ver cómo funciona tu mente. En estos sentimientos se oculta una miríada de información sobre miedos, preocupaciones, creencias (o falta de ellas), valores (o falta de ellos), etc.

Si estás decidido a vivir una vida estoica, encontrarás mucha más información sobre la aplicación práctica del estoicismo en tu vida, así como citas perspicaces de personas brillantes, en el blog.

Preguntas frecuentes