Estoicismo > Blog de estoicismo

El estoicismo y el arte de ofenderse

Tabla de contenidos

«Cualquiera que sea capaz de fastidiarte se convierte en tu amo; sólo puede fastidiarte si dejas que te fastidie».

  • Epicteto

La era de la información nos ha proporcionado un acceso increíble a cualquier cosa que queramos encontrar. Los cursos universitarios están disponibles en Internet, los cursos de arte, música, filosofía, codificación y literatura están al otro lado de una rápida búsqueda en Google.

La semana pasada incluso aprendí a arreglar mi caldera en YouTube cuando nuestra calefacción dejó de funcionar y mi barba empezó a congelarse.

Cuando piensas en las oportunidades de aprendizaje que tenemos hoy en día en comparación con casi toda la historia de la humanidad, es increíble.

Incluso los pueblos más remotos tienen acceso a casi todos los libros jamás escritos, mientras que en el siglo XIV John Smith tenía que contentarse con labrar sus campos de trigo y recibir todas las noticias de la gente que pasaba por su granja.

LA PÁGINA INFERIOR:

El inconveniente de la disponibilidad de información y de la conectividad del mundo es que estamos mucho más expuestos a las opiniones de los demás. Opiniones con las que podemos no estar de acuerdo.

Los desacuerdos, las discusiones y los debates son perfectos para captar nuestra atención. Nos gustan las idas y venidas, el «nosotros contra ellos» y el tribalismo.

En cierto modo, es inherente a nuestra naturaleza primitiva. Tanto es así que algunos incluso rechazan las pruebas objetivas en favor de su «raza» o «bando».

Los medios de comunicación lo tienen difícil hoy en día porque gracias a YouTube, Instagram, Facebook, Netflix, etc., la gente está cada vez menos interesada en las noticias tradicionales. Esto ha llevado a que los medios de comunicación se centren en lo que llama la atención en lugar de en lo que aporta valor.

¿Y qué es lo que más llama la atención? Ira, tribalismo, disidencia, espectáculo.

Así es como yo veo el flujo:

  • En la era de la información, estamos expuestos a muchas más opiniones.
  • Con muchas opiniones, siempre tendremos desacuerdos.
  • Los desacuerdos pueden provocar fricciones.
  • Cuando esta fricción se utiliza como herramienta para los medios de comunicación y el marketing, se convierte en parte de la cultura (cuanto más dura y racista, mejor).
  • El resultado es una cultura del resentimiento.
  • La gente se siente ofendida y sufre por ello (Orión existe para reducir este tipo de sufrimiento).

EL ESTOICISMO Y EL ARTE DE OFENDERSE:

Hay otro camino, un camino más feliz.

Para mí, es un insulto cuando nos identificamos demasiado con la opinión de otra persona. Con ello quiero decir que nos lo tomamos demasiado a pecho, que lo vemos como un ataque.

No es el caso (a menos que sea una opinión específicamente sobre ti, pero entonces sigue siendo sólo una opinión).

Cuando alguien expresa una opinión, no es personal, es sólo una forma de manifestar lo que valora. Los valores diferentes no son un ataque personal.

Los valores se basan en la experiencia y el aprendizaje. Así que una diferencia de opinión es, en el mejor de los casos, la fuerza de otra vida.

Dos personas maduras pueden mantener una sana discusión sobre temas como la energía nuclear, el socialismo, la religión, el fútbol, la filosofía, etc. sin ofenderse.

Pueden hacerlo porque comprenden que no tiene nada que ver con ellos que alguien tenga una opinión diferente, sino que es simplemente una expresión de las creencias de la otra persona.

Domina estas tres cosas y dominarás el arte de ser ofendido:

  • Acepta el hecho de que conocerás a personas con opiniones, valores y creencias diferentes.
  • Comprende que la opinión de otra persona es sólo una representación de valores, no es personal.
  • Las opiniones de los demás son sólo opiniones. No son necesariamente la realidad o la verdad, son sólo una perspectiva basada en la experiencia.

Así que no se trata tanto del arte de ofenderse, sino del arte de evitar ofenderse.

Si nos sentimos ofendidos, es porque nos hemos dejado ofender. Como dijo Epicteto

«Quien es capaz de hacerte enfadar se convierte en tu amo; sólo puede hacerte enfadar si le dejas que te insulte».

LA OPINIÓN DE LOS DEMÁS:

Otro aspecto de la llamada cultura del resentimiento es la sed que parece existir de hacer cambiar de opinión a los demás cuando no están de acuerdo.

Estoy seguro de que todos hemos visto vídeos de activistas enfadados y de personas que se ruborizan de ira ante los movimientos sociales. Aunque a veces no estoy de acuerdo con los activistas modernos, creo que la mayoría de las veces la intención de estas personas es buena (la intención de hacer del mundo un lugar mejor), pero la ejecución es deficiente y a veces el movimiento es contraproducente. Gritar y vociferar no es una forma eficaz de hacer cambiar de opinión a la gente.

Pero creo que hay otro elemento en juego: una expectativa malsana.

Concretamente, la expectativa de que si alguien tiene una opinión diferente a la nuestra, debemos cambiar esa opinión o desaprobarla, rechazarla y atacar a su propietario.

Ese es el nivel de autoridad que tienes sobre las opiniones de los demás:

Un gran cero

Si quieres cambiar una opinión, presenta tus argumentos, no tu voz.

La indignación parece crear más indignación y contribuye a más sufrimiento.

CONCLUSIÓN

La próxima vez que alguien exprese una opinión con la que no estés de acuerdo, míralo como lo que es: esa persona está compartiendo sus valores y creencias. Esto no es un ataque a tus valores y creencias.

En lugar de defenderte o enfadarte, intenta comprender por qué tienen esa opinión. La raíz de la opinión suele estar en nuestros valores. Si puedes comprender los valores de los demás, es más fácil entender por qué tienen las opiniones que tienen.

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.