Tienda estoica > Blog estoicismo

¿Qué entienden los estoicos por naturaleza?

Contenido

«Debes tener siempre presente cuál es la naturaleza del todo y cuál es mi naturaleza».

  • Marco Aurelio, Meditaciones

¿QUÉ SIGNIFICA VIVIR EN ARMONÍA CON LA NATURALEZA?

«Vivir según la naturaleza» es un principio básico común a todas las antiguas enseñanzas estoicas. Pero, ¿qué entienden los estoicos por «naturaleza»?

A juzgar por el número de preguntas que se plantean en Internet, en artículos y en las redes sociales, el término «naturaleza» parece ser un tema confuso en la comunidad estoica. ¿Es la madre naturaleza? ¿Naturaleza humana? ¿El orden natural de las cosas? Sin una definición clara, el término puede ser muy subjetivo dependiendo de quién lo lea.

Puesto que tantas citas y enseñanzas estoicas recomiendan centrarse en la naturaleza, nos beneficiaremos más de estas lecciones si sabemos qué significa realmente «naturaleza».

El fundador del estoicismo, Zenón de Citio, escribió una obra titulada «Sobre la vida en armonía con la naturaleza». Pero, como la mayoría de las obras de los estoicos antiguos, esta obra se ha perdido con el tiempo, por lo que tenemos que buscar nuestras respuestas en otra parte.

LA DEFINICIÓN ESTOICA DE LA NATURALEZA:

Afortunadamente, se conservan obras de los antiguos estoicos que explican lo que entendían por «naturaleza».

En pocas palabras, para los estoicos, la «naturaleza» consiste en dos cosas:

  • La naturaleza del universo.
  • La naturaleza del hombre

En el libro Vidas de los grandes filósofos, Diógenes Laercio escribe:

«La naturaleza por la que hay que vivir es, para Crisipo, tanto la naturaleza general como la naturaleza humana en particular». Cleanthes, sin embargo, sostiene que sólo debemos seguir la naturaleza general y no la particular».

Cleanthes sugirió que sólo debíamos ocuparnos de la naturaleza del universo. Debemos ver el mundo tal como es, aceptar cómo funciona y actuar en consecuencia en lugar de oponernos a él. Por ejemplo, podemos enfadarnos por envejecer, odiar el invierno, resistirnos al mal tiempo o enfadarnos porque la comida sabrosa sea mala para la salud. Pero son ejemplos de cómo funciona el mundo, no podemos cambiarlos, así que tenemos que tomar ejemplo de ellos y actuar en consecuencia.

Crisipo estuvo de acuerdo, pero fue más allá. Creía que debíamos guiarnos por la naturaleza del universo, pero también por la naturaleza humana.

Crisipo acabó ganando este debate. La «naturaleza» estoica se refiere tanto a la naturaleza universal como a la naturaleza de la condición humana.

¿Qué significa esto para los que practicamos el estoicismo?

¿CÓMO ACTUAMOS EN ARMONÍA CON LA NATURALEZA?

NATURALEZA HUMANA:

Los seres humanos tienen una naturaleza similar a la de los animales y las plantas. La naturaleza de las plantas es extraer nutrientes del suelo, hacer la fotosíntesis, crecer hacia la luz y dar frutos a su debido tiempo.

La naturaleza de los animales es seguir sus impulsos e instintos de supervivencia, comer, buscar refugio, encontrar consuelo y reproducirse. Un animal ataca cuando se siente amenazado, come cuando tiene hambre y huye cuando tiene miedo. Ésa es la naturaleza del animal.

Al igual que estas criaturas, los humanos tenemos instinto de conservación y nos defenderemos enérgicamente cuando nuestra existencia se vea amenazada, igual que un animal se vuelve agresivo cuando se ve amenazado. Tenemos necesidad de comer, descansar, aparearnos y socializar, igual que los chimpancés y los lobos.

Pero los humanos somos diferentes de los demás animales. Seguimos teniendo el deseo de sobrevivir y reproducirnos, pero también tenemos otro nivel, que es la capacidad única de pensar.

Nuestra capacidad de pensar nos permite elegir una acción en lugar de otra. Por tanto, la naturaleza humana no consiste sólo en satisfacer nuestros instintos de supervivencia y reproducción, sino también en equilibrar nuestra naturaleza animal básica con nuestra capacidad humana de razonar. Es este equilibrio el que conducirá a una vida feliz y virtuosa.

Por ejemplo, nuestra naturaleza animal es comer cuando tenemos hambre. Pero si comemos cuando nos apetece, pronto nos volvemos obesos y poco saludables. Esta naturaleza animal debe atemperarse con nuestra naturaleza humana.

Nuestra naturaleza animal quiere arremeter cuando nos faltan al respeto o nos maltratan, pero si permitimos que la ira determine nuestras acciones, pronto lamentaremos nuestro comportamiento. Este instinto animal también debe ser atemperado por nuestra naturaleza humana.

Según los estoicos, pues, nuestra naturaleza humana tiene dos caras:

  • Acepta que tenemos los mismos impulsos básicos que los demás seres vivos. Sin embargo, como humanos, no nos limitamos a someternos a ellas, sino que utilizamos nuestra razón para satisfacerlas y atemperarlas, de modo que podamos vivir una buena vida.
  • Desempeñar un papel constructivo y participar activamente en nuestro pequeño rincón del universo. Para influir en ella de un modo muy humano, con virtud.

Cicerón escribe:

«Como sostienen los estoicos, todo lo que la tierra produce fue creado en beneficio del hombre; y puesto que los hombres nacen en beneficio de los hombres, para que se ayuden mutuamente, debemos dejarnos guiar en esta dirección por la naturaleza, contribuyendo al bien general mediante el intercambio de actos de bondad, de dar y recibir, y así, con nuestras capacidades, nuestra diligencia y nuestros talentos, mantener más unida a la sociedad humana, de hombre a hombre.»

NATURALEZA UNIVERSAL:

«¿Tienes miedo al cambio? Pero, ¿qué puede haber sin ella?

¿Qué está más cerca del corazón de la naturaleza? Puedes darte un baño caliente y dejar la leña

¿Dejar la leña como estaba? ¿Puedes comer alimentos sin transformarlos?

¿Sin transformarlo? ¿Puede tener lugar un proceso vital sin cambiar nada?

¿transformado?

¿No lo entiendes? Es exactamente igual que tú, e igual de vital para la naturaleza».

  • Marco Aurelio

La cita anterior de Marco Aurelio nos ayuda a comprender lo que los estoicos entienden por naturaleza universal. Aurelio nos dice que la naturaleza del universo es el cambio. Podemos aceptarla y trabajar con ella o resistirnos y sufrirla inevitablemente a nuestro alrededor.

Cuando consideramos la naturaleza universal en general, se trata de aceptar el mundo que nos rodea tal como es, sin resistirnos a él porque no es como creemos que debería ser.

El mundo es lo que es y se comportará según su naturaleza. Los árboles darán fruto cuando llegue su momento, las mareas subirán y bajarán, el tiempo pasará como siempre, lloverá, los animales envejecerán y todo cambiará. Vivir en armonía con la naturaleza universal es aceptar y vivir en armonía con las condiciones del mundo.

Los estoicos abordaban la naturaleza universal a través de los conceptos de muerte, cambio, tiempo y destino, por nombrar algunos.

Séneca escribe:

«Si consideras tu último día no como un castigo, sino como una ley de la naturaleza en cuyo seno has desterrado el miedo a la muerte, ningún temor se atreverá a entrar en él».

Vivir en armonía con la naturaleza significa aceptar los límites del mundo natural. No podemos controlar el funcionamiento del universo y no podemos cambiar la naturaleza humana. Sin embargo, podemos decidir cómo comportarnos dentro de sus normas.

Amor Fati.