Estoicismo > Blog de estoicismo

Estoicismo y relaciones

Tabla de contenidos

«Cuando te levantes por la mañana, dite a ti mismo: las personas con las que tengo que tratar hoy son prepotentes, desagradecidas, arrogantes, deshonestas, envidiosas y malhumoradas. Son así porque no saben lo que está bien y lo que está mal. Pero he visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y me he dado cuenta de que el malvado está emparentado conmigo, no de la misma sangre ni del mismo nacimiento, pero sí del mismo espíritu, y tiene parte en lo divino. Así que ninguno de ellos puede hacerme daño. Nadie puede involucrarme en la fealdad. No puedo enfadarme con mis padres, ni puedo odiarlos. Nacimos para trabajar juntos, como las piernas, las manos y los ojos, como dos juegos de dientes, el superior y el inferior. Interponerse en el camino del otro es antinatural. Enfadarse con alguien, darle la espalda: todo eso es antinatural».

  • Marco Aurelio

El mundo en que vivimos nunca ha estado tan interconectado. Nuestras ciudades albergan a millones de personas, tenemos teléfonos que nos conectan con nuestros seres queridos con sólo pulsar un botón, y en las redes sociales estamos a sólo unos clics de las opiniones no filtradas y a veces cuestionables de miles de millones de desconocidos.

Esta conexión que todos compartimos ahora forma parte de la vida, y como parte de la vida significa que inevitablemente conoceremos a personas con las que no nos llevemos bien, con las que no estemos de acuerdo o incluso que no nos gusten. Y no pasa nada, forma parte de la vida y de la naturaleza de nuestra sociedad.

Esa conexión se vuelve menos buena cuando permitimos que perturbe nuestra tranquilidad.

Hoy exploraremos cómo la filosofía estoica puede ayudarnos a tratar con personas difíciles. Aprenderemos algunas herramientas que podemos utilizar no sólo para reducir la influencia de los demás en nuestra tranquilidad, sino también para cambiar nuestra percepción de las personas, de modo que su comportamiento y sus acciones ya no nos hagan reaccionar impulsiva y mayoritariamente de forma negativa.

Para este tema, dividiré nuestro enfoque en 4 áreas principales:

  • Control del concepto
  • Misericordia
  • La elección y nuestra capacidad para decidir nuestra respuesta
  • Reflexión

Nos basaremos en la sabiduría de los estoicos como Epicteto, Marco Aurelio y Séneca para ayudarnos a explorar este tema.

CONTROL ESTOICO:

Epicteto enseñó en la antigua Grecia que:

«Sólo hay un camino hacia la felicidad, y es dejar de preocuparse por cosas que están más allá de nuestra fuerza de voluntad. «

  • Epicteto

El comportamiento de los demás está más allá de nuestra fuerza de voluntad, escapa a nuestro control. La posibilidad de conocer a gente que no te gusta escapa a tu control; lo que puedes controlar es cómo reaccionas ante la gente cuando la conoces.

Este concepto es la base de nuestras interacciones con otras personas. Estemos o no de acuerdo con ello, todo el mundo tiene una naturaleza, y sus valores, juicios, prejuicios y creencias reflejan esa naturaleza.

Ningún enfado o frustración por tu parte hará que una persona actúe según su naturaleza. Esperar que la gente deje de lado sus propios valores y siga los tuyos es una forma muy ingenua de enfrentarse al mundo, porque por mucho que quieras que los demás cambien, tú también quieres que cambien.

Así pues, Epicteto nos dice, con razón, que no podemos controlar el comportamiento de los demás; pero también nos dice que intentar controlarlo nos conduce al sufrimiento. Afirma:

«Más allá de nuestro poder están nuestros atributos físicos, la posición en la que hemos nacido, nuestra reputación a los ojos de los demás y los honores y títulos que se nos puedan conceder.

Cuando trabajamos dentro de nuestra esfera de control, somos intrínsecamente libres, independientes y poderosos. Más allá de esa esfera, somos débiles, limitados y dependientes. Si pones tus esperanzas en cosas que no puedes controlar y te apropias de cosas que pertenecen legítimamente a otros, es probable que tropieces, caigas, sufras y culpes a los dioses y a los hombres. Pero si centras tu atención sólo en lo que realmente te concierne, y dejas a los demás lo que concierne a los demás, tomarás el control de tu vida interior.»

Evita el sufrimiento innecesario; si no podemos controlarlo, debemos aprender a aceptarlo. Aquí aceptación no significa tumbarse y dejar que la gente haga lo que quiera, estés o no de acuerdo con ello. Significa simplemente ver a los demás tal como son y aceptar que se comporten según su naturaleza. A partir de ahí podemos decidir cómo responder.

COMPASIÓN Y COMPRENSIÓN:

Para seguir adelante, necesitamos compasión y comprensión. Cuando nos encontramos con alguien que nos enfada o hace algo con lo que no estamos de acuerdo, es muy fácil seguir nuestra reacción instintiva y enfadarnos o incluso enfadarnos y condenar a la persona.

Pero cada acción que hacemos, cada palabra que decimos, cada creencia que mantenemos y cada prejuicio que tenemos tiene una razón de ser. Construimos todas estas cosas en nuestras vidas a través de nuestras experiencias, nuestras interacciones con otras personas, nuestras victorias y derrotas, nuestras dificultades y sufrimientos. Por desgracia, a menudo son las personas más destructivas las que han vivido las vidas más difíciles. Proyectan su dolor en el mundo que les rodea y tratan a los demás como les han tratado a ellos. Y cuando no tenemos las herramientas para afrontar lo que estamos experimentando o hemos experimentado, se desborda en nuestras vidas y en las vidas de los que nos rodean.

Tratar a las personas con compasión significa comprender por qué hacen lo que hacen y buscar conscientemente la causa de su comportamiento, en lugar de limitarse a enfadarse o a tratarlas mal, lo que puede contribuir a perpetuar algunas de las creencias causantes del comportamiento.

Si estuvieras en su lugar, quizá habrías tomado el mismo camino, tendrías la misma visión del mundo y habrías hecho las mismas cosas.

En la cita al principio de este hilo Marco Aurelio dijo:

Cuando te levantas por la mañana, te dices a ti mismo: las personas con las que tengo que tratar hoy serán prepotentes, desagradecidas, arrogantes, deshonestas, celosas y malhumoradas. Son así porque no saben lo que está bien y lo que está mal. Pero he visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y me he dado cuenta de que el villano tiene una naturaleza similar a la mía.

Date cuenta de que a lo largo de nuestra vida experimentaremos el comportamiento de personas con las que no estamos de acuerdo, y que este comportamiento se debe a su incapacidad para distinguir el bien del mal.

Mark también señaló que la naturaleza del delincuente es similar a la suya, que todos somos humanos y que todos tenemos una naturaleza común.

NO DEJES QUE LOS DEMÁS DETERMINEN TU COMPORTAMIENTO POR TI:

Nuestro siguiente pensamiento es no dejar que los comportamientos de los demás te determinen.

Tú y yo tenemos nuestros propios valores, opiniones sobre lo que está bien y lo que está mal, e ideas sobre quiénes queremos ser y cómo debemos comportarnos.

Por desgracia, estas cosas suelen dejarse de lado cuando una persona entra en contacto con alguien con quien no está de acuerdo, tiene conflictos, le desagrada o incluso odia. El comportamiento de otra persona se utiliza a menudo para justificar nuestro propio comportamiento de mierda. Y en lugar de mantenernos fieles a nuestros valores, nos volvemos infantiles y utilizamos frases como «Ellos hicieron eso, así que yo hice eso» o «Ellos empezaron» cuando nos preguntan por qué hacemos lo que hacemos. Lo único que esto nos demuestra es que hemos permitido que las acciones de otra persona dicten nuestro propio comportamiento …. hemos permitido que nos controlen.

Marco Aurelio dijo:

«La mejor venganza es no ser como la persona que te hizo daño».

Toma el camino correcto, mantente fiel a tus valores y en ningún caso permitas que las acciones de otra persona dicten tu comportamiento. Deja que tu reacción sea una elección consciente. No te dejes arrastrar por el barro, es muy fácil conocer a otras personas allí y es difícil decir que no.

«Vive una buena vida: Tenemos potencial. Si aprendemos a mirar más allá de lo que no es importante».

Marco Aurelio

REFLEXIÓN FINAL

«Si alguien te dice que cierta persona habla mal de ti, no te disculpes por lo que dice de ti, sino responde: «No conocía mis otros defectos, o no habría mencionado sólo éstos»». – Epicteto

Por último, tenemos la reflexión. Aunque no es buena idea responder a todo lo que dicen de nosotros, a menudo es útil buscar patrones en la forma en que la gente responde e interactúa con nosotros.

A menudo creemos saber cómo nos presentamos, pero es posible que tengamos puntos ciegos y comportamientos de los que no somos conscientes. A veces, estos comportamientos pueden tener un efecto perjudicial en nuestras relaciones e interacciones con los demás. Por eso, cuando recibimos una respuesta negativa de alguien, no es descabellado pensar que puede tratarse de un incidente aislado, que la persona ha tenido un mal día o que simplemente no es una buena persona. Sin embargo, si recibimos una respuesta similar de varias personas en distintos ámbitos de nuestra vida, es probable que te estés presentando de una forma que podría ser perjudicial para tu forma de relacionarte con los demás.

Esto no es necesariamente un indicio de aleatoriedad, sino sólo algo en lo que pensar, un indicio de que quizá necesitemos reflexionar sobre nuestras acciones, de que tenemos un punto ciego o algo en lo que podemos trabajar para que nos ayude en nuestras relaciones con la gente en el futuro.

Aunque hayamos recibido críticas abiertas, debemos analizarlas objetivamente. Aunque no es útil aceptar todas las críticas y creer que son ciertas, tampoco es necesariamente útil rechazar todas las críticas y seguir como estamos. Tiene que haber un equilibrio entre ambos, en el que miremos objetivamente lo que se dice e intentemos comprender si es cierto o no.

«DONDE HAY UN SER HUMANO, HAY UNA OPORTUNIDAD PARA EL BIEN». – SENECA

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.