Estoicismo store

Tienda estoica > Blog estoicismo

Memento Mori: El estoicismo y la disolución de nuestro miedo a la muerte.

Contenido

«Que todo lo que hagas, digas o pretendas hacer sea como con un moribundo».

  • Marco Aurelio

Memento Mori – La muerte. No suele ser algo de lo que se hable tomando una cerveza. En todo caso, es un ámbito de la vida que tú y yo probablemente preferiríamos evitar.

Creo que todos estamos de acuerdo en que ninguno de nosotros quiere morir, ¿verdad?

Es un instinto humano muy arraigado.

¿Es eso un león? Probablemente no debería entrar ahí.

¿Está caliente? Probablemente no debería tocarlo.

Parece alto: no debería mirar por encima del borde.

Mira, ahí está Dwayne «La Roca» Johnson; probablemente no debería ir a pegarle.

Cuando estamos expuestos, estamos programados instintivamente para sobrevivir y reproducirnos. Siendo esto cierto, la muerte no es deseable. Tanto que ni siquiera nos gusta pensar en ello, considerarlo o aceptarlo.

Negar la muerte puede hacernos sentir cálidos y confusos, pero también puede impedirnos disfrutar de los beneficios estoicos que pueden derivarse de contemplar la muerte.

Al fin y al cabo, todos vamos a morir. Todos somos impermanentes, nuestro tiempo es limitado y nuestra experiencia del viaje salvaje que es la vida terminará.

El estoicismo nos dice que recordar esta realidad puede mejorar enormemente nuestra vida cotidiana. Los estoicos enseñaban que recordando constantemente la muerte podemos aprender a vivir. En cambio, pensar en la muerte puede ayudarnos a vivir una vida mejor, más feliz y más presente. He aquí cómo:

Memento Mori es una expresión que ha impregnado el tiempo y la cultura. Se ha utilizado en la meditación y la filosofía, desde los estoicos hasta los budistas, todo ello con el fin de obtener más gratitud por la vida y una perspectiva que haga más vibrante nuestra existencia.

En pocas palabras, memento mori traducido del latín significa «recuerda que debes morir».

Memento Mori es un recordatorio de que tu muerte es inevitable y tu tiempo limitado. Llegará un día en que ni tú ni yo nos despertaremos para disfrutar del hermoso caos de la vida.

Es una de las garantías de la vida. No importa dónde hayas nacido, lo rico que seas o lo que hagas durante tu vida, morirás. La muerte es sólo cambio, y el cambio es vida.

Muchos de nosotros evitamos pensar en la desagradable inevitabilidad de la muerte. El lento acercamiento al final. Pero para quienes pueden soportarlo, la realidad de la muerte ayuda a apreciar más la vida.

Imagina por un momento que sólo te queda una semana de vida. Imagina que tienes una lista de cosas que quieres hacer, personas con las que quieres pasar tiempo y lugares que quieres visitar.

Memento Mori utiliza el mismo principio, pero en lugar de una semana, tenemos unos 80 años. Mirar honestamente nuestra mortalidad nos ayuda a averiguar qué es importante.

ESTOICISMO

La antigua filosofía estoica está llena de ejemplos en los que se pide a sus alumnos que mediten sobre la muerte. Reflexionar sobre nuestra mortalidad.

En sus cartas, Séneca habla de los beneficios de meditar sobre la muerte:

«Preparemos nuestras mentes como si hubiéramos llegado al final de nuestras vidas. No pospongamos nada. Hagamos el balance de la vida cada día…. El que da los últimos toques a su vida cada día nunca se queda sin tiempo».

El filósofo estoico Epicteto recomienda que cada vez que pases tiempo con tus seres queridos, cada vez que abraces a tu familia o a tu pareja, recuerdes que son mortales. Un día desaparecerán. Este recuerdo constante de la muerte nos ayuda a apreciar lo que tenemos. La impermanencia hace que las cosas sean más valiosas.

Incluso el emperador romano Marco Aurelio aplicó el memento mori, pensando en su mortalidad para guiar sus acciones:

«Podrías abandonar esta vida en este momento. Deja que eso determine lo que haces, lo que dices y lo que piensas».

Los filósofos estoicos no veían la muerte como algo morboso que hubiera que evitar. Era un aspecto de la vida que había que aceptar y utilizar para apreciar cada nuevo día, para agradecer el tiempo que tenemos, para priorizar y no perder el tiempo.

PLATÓN:

En el Fedón, Platón relata la muerte de Sócrates, quizá el filósofo más famoso de Atenas.

Sócrates era conocido por afrontar la muerte con ecuanimidad; se dice que sus últimas palabras fueron dirigidas a un amigo íntimo cuando se trataba de pagar una deuda de gallinas.

Platón afirma que el estudio de la filosofía «no concierne más que a la muerte». Por tanto, en la vida, un filósofo debe tener siempre presente la muerte.

EL ZEN JAPONÉS Y LOS SAMURÁIS:

Todos hemos oído hablar de los samuráis. De niños, probablemente todos queríamos serlo. Pero, ¿con qué frecuencia te has topado con su filosofía?

Los samurai utilizaban la muerte como ejercicio espiritual para disfrutar de la vida, superar el miedo y convertirse en mejores guerreros.

«El camino del samurai consiste en contemplar la muerte a primera hora de la mañana, preguntarse si será aquí o allí, imaginar la forma más pomposa de morir y centrarse por completo en la muerte. Puede ser muy difícil, pero si lo deseas, puedes hacerlo. No hay nada que uno deba asumir como imposible de hacer.

La vida humana puede compararse a las flores del cerezo japonés.

En Japón, los cerezos en flor se han convertido en parte de la cultura. Las flores rosas y blancas se pueden ver por todo el país a medida que se desplazan hacia el norte con el cambio de temperatura. Gran parte de lo que hace que las flores sean tan hermosas es que sólo duran una semana.

Del mismo modo, la alegría de vivir se hace más profunda porque es efímera.

MEMENTO MORI Y BUDISMO:

Los budistas tibetanos tienen una práctica llamada Lojong, en la que existen los Cuatro Pensamientos que hacen girar la mente. Uno de estos pensamientos es la contemplación de la muerte y de nuestra impermanencia.

Consta de los siguientes elementos:

  • Todas las cosas que están hechas de otras cosas son impermanentes.
  • El cuerpo humano es una cosa hecha de otras cosas.
  • Por tanto, la muerte del cuerpo es segura.
  • El momento de la muerte es incierto y escapa a nuestro control.

Esta idea se desarrolló para la contemplación diaria, a fin de evitar la tendencia humana natural a actuar como si tuviéramos todo el tiempo del mundo.

Este principio central de la práctica budista se denomina Maranasati o «conciencia de la muerte» y se considera un elemento esencial para una vida mejor.

Tú y yo tenemos mucho que ganar si aplicamos algo de esta sabiduría budista. Nos ayuda a tomar conciencia de la brevedad de nuestro tiempo y, al hacerlo, a preguntarnos si estamos aprovechando al máximo el tiempo de que disponemos.

CONCLUSIÓN

Para mí, Memento Mori tiene algo de orden y de caos.

Nuestra naturaleza humana básica es el caos, y esto nos afectará con el tiempo para actuar como si viviéramos desde siempre. Normalizará nuestras vidas y nos permitirá darlo por sentado.

Este caos se equilibra con el orden que creamos mediante el pensamiento consciente, la conciencia y la gratitud. Este orden nos ayuda a apreciar lo que tenemos y evita que nuestra naturaleza más primitiva lo dé todo por sentado.

Pero el orden es como un baño. Puedes suponer que lo haces una vez y te mantienes limpio. Hay que mantenerla constantemente, de lo contrario corremos el riesgo de volver a caer en el hábito de dar la vida por sentada y comportarnos como si nuestra vida nunca fuera a terminar, e inevitablemente quedarnos sorprendidos cuando lo haga, y quizá un poco arrepentidos.

Memento Mori.

Preguntas frecuentes