Estoicismo store

Tienda estoica > Blog estoicismo

5 reglas estoicas para la vida

Contenido

Todos somos imperfectos. Todos tenemos nuestras pequeñas imperfecciones, nuestras creencias limitantes, nuestros prejuicios, nuestras falsas suposiciones, nuestras asperezas y nuestras rarezas que nos individualizan y nos hacen ser quienes somos. Estamos lejos de ser perfectos y de ser un producto completo, y eso está bien.

Como la mayoría de las personas evolucionan con el tiempo, estas asperezas se liman a medida que avanzamos por el mundo, nuestras percepciones se redondean con la experiencia y nuestras ideas y creencias se moldean con el contacto con las realidades de la vida. Todos queremos que estos cambios sean constructivos, para ser mejores personas a medida que evolucionamos, pero eso no siempre ocurre. Hoy descubriremos por qué es así y qué 5 principios podemos aplicar para asegurarnos de que nuestros cambios sean para mejor.

La mayoría de las veces este crecimiento se produce de forma inconsciente. Estamos moldeados por lo que ocurre a nuestro alrededor, nos convertimos en productos de nuestro entorno y, por tanto, en productos del azar. Aunque esto puede conducir a un buen resultado, también puede conducir fácilmente a algo negativo o destructivo.

Un método de cambio mucho mejor es hacerlo consciente e intencionado. Recordando los objetivos que nos marcamos, la persona en la que queremos convertirnos y los pasos necesarios para conseguirlo.

El estoicismo es una antigua escuela filosófica griega que se pregunta: «¿Cómo podemos vivir una buena vida?». – Más concretamente, cómo podemos las personas como tú y como yo alcanzar un estado en el que nos vaya bien, lo que los estoicos llamaban eudaimonía.

La filosofía estoica es una de las pocas escuelas filosóficas antiguas que la gente sigue aplicando en su vida cotidiana. Ha resistido la prueba del tiempo que ha erosionado la mayoría de las demás escuelas de pensamiento de la misma época. Su practicidad y sencillez proporcionan un marco perfecto para construir una filosofía personal duradera y constructiva, y hoy la utilizaremos como guía para encontrar el camino consciente del que hablábamos antes.

REGLA ESTOICA 1 – ACEPTA LO QUE PUEDES Y LO QUE NO PUEDES CONTROLAR.

«Sólo hay un camino hacia la felicidad, y es dejar de preocuparse por cosas que están más allá de nuestra fuerza de voluntad. «

  • Epicteto

Uno de los principios más fundamentales de la filosofía estoica es la capacidad de distinguir entre lo que puedes controlar y lo que no. El filósofo estoico Epicteto dijo una vez:

«La principal tarea en la vida es bastante sencilla: identificar y separar las cosas para poder decirme claramente qué elementos externos no están bajo mi control y cuáles tienen que ver con elecciones que sí puedo controlar. Entonces, ¿dónde debo buscar el bien y el mal? No en los elementos externos incontrolables, sino en las elecciones que yo mismo hago.

  • Epicteto

Si lo hacemos bien, eliminamos la posibilidad de que áreas de la vida que escapan a nuestro control afecten a nuestra tranquilidad, y podemos centrarnos en las áreas de la vida que podemos controlar, lo que nos hace mucho más resistentes y eficaces como personas.

Si nos equivocamos, permitimos que todo lo que nos rodea afecte a nuestro bienestar: nuestra tranquilidad se convierte en una apuesta porque no podemos decidir lo que podemos hacer y aceptar lo que no podemos hacer. En cambio, nos vemos arrastrados en todas direcciones por todo lo que nos rodea, que atrae nuestra atención o energía emocional.

En sus conferencias, Epicteto dijo lo siguiente:

«Hay cosas que están dentro de nuestro poder y cosas que están más allá de nuestro poder. Dentro de nuestro poder están nuestras propias opiniones, objetivos, deseos, apetencias, aversiones; en resumen, nuestros propios pensamientos y acciones. Fuera de nuestro poder están nuestros atributos físicos, la posición en la que hemos nacido, nuestra posición a los ojos de los demás y los honores y títulos que se nos han concedido.

Cuando trabajamos dentro de nuestra esfera de control, somos intrínsecamente libres, independientes y poderosos. Más allá de esa esfera, somos débiles, limitados y dependientes. Si pones tus esperanzas en cosas que no puedes controlar y te apropias de cosas que pertenecen legítimamente a otros, es probable que tropieces, caigas, sufras y culpes a los dioses y a los hombres. Pero si centras tu atención sólo en lo que realmente te concierne y dejas a los demás lo que concierne a los demás, entonces tienes el control de tu vida interior. Nadie podrá dañarte ni obstaculizarte. No tendrás a nadie a quien culpar ni enemigos.  Si quieres paz y satisfacción, tienes que soltar tu apego a todas las cosas que no puedes controlar. Ése es el camino hacia la libertad y la felicidad. Si no sólo quieres paz y satisfacción, sino también poder y riqueza, corres el riesgo de renunciar a lo primero para perseguir lo segundo, y perderás tu libertad y felicidad en el proceso.»

REGLA ESTOICA 2 – ACEPTAR EL DESTINO.

Un aspecto de la vida que resulta muy doloroso para muchas personas es la incapacidad de aceptar el resultado de los acontecimientos que les rodean, incluso cuando esos acontecimientos están completamente fuera de su control.

Puede ser cualquier cosa: el tráfico, la economía, el tiempo, las acciones y el comportamiento de otras personas.

Sea cual sea nuestro destino, cuando ha sucedido, ninguna cantidad de preocupación, ira, celos o frustración puede hacer retroceder el tiempo y deshacer lo que ha sucedido o cambiar nada sobre lo que sucederá cuando estos acontecimientos escapan a tu control.

Para ilustrar esto y ayudarles a aceptar el destino, los estoicos utilizaron el concepto de Amor Fati, el amor al destino.

Nietzsche escribió una vez

«Mi receta para la grandeza humana es el amor fati: que nadie quiera nada más, ni en el futuro, ni en el pasado, ni en la eternidad. No sólo para soportar lo necesario, y mucho menos para ocultarlo -todo idealismo es una mentira ante la necesidad-, sino para amarlo…. «

La idea era que, en lugar de resistirnos al destino, luchar contra él con uñas y dientes y sufrirlo, deberíamos aprender a aceptarlo y amarlo. Al fin y al cabo, todo lo que ocurrió antes de ti fue necesario para que ahora estés aquí. Sin el despliegue de todo lo que te precedió, las nubes de gas no se habrían reunido para formar planetas y estrellas, las estrellas no habrían combinado elementos más ligeros con otros más pesados, y la vida misma no habría comenzado a partir de los componentes básicos de la vida. No habríamos tenido naturaleza salvaje, montañas, océanos, historia y civilización. No habríamos tenido la capacidad de reír, de sentir amor, miedo, alegría, paz, asombro y creación.

Aunque haya dolor en el mundo, es ese mismo dolor el que se necesita para sentirse bien. Necesitamos el trabajo duro para recuperarnos, necesitamos la pérdida para apreciar lo que tenemos y necesitamos la oscuridad para apreciar la luz.

Aunque es fácil centrarse en las áreas de la vida que arrojan sombras sobre nuestro bienestar, las sombras forman parte de la vida, y si queremos un mundo en el que las personas sean conscientes, tenemos que aceptar las sombras como parte del todo, e incluso aprender a amarlas por el crecimiento, el contraste y la oportunidad que aportan.

El filósofo estoico Epicteto dijo:

«No te esfuerces en que las cosas sucedan como deseas que sucedan; más bien desea que lo que suceda, suceda como suceda: entonces serás feliz».

REGLA ESTOICA 3 – ACEPTA LA MUERTE.

La muerte y el miedo a la muerte pueden ser un obstáculo paralizante para nuestra capacidad de desarrollar un estado mental sostenible y coherente. Puede llegar incluso a impedir que la gente pruebe cosas nuevas, salga de casa y viva con un miedo constante al final. El miedo a la muerte puede privarnos de la vida.

Marco Aurelio dijo una vez

«Podrías dejar la vida ahora mismo. Deja que eso determine lo que haces, lo que dices y lo que piensas».

Este miedo y malestar puede adoptar muchas formas: Podemos temer por nuestra propia vida y por la idea de que un día nuestra existencia terminará y podremos fallecer. O nuestro miedo puede adoptar la forma de ansiedad por las personas a las que queremos y limitar nuestras experiencias con ellas intentando protegerlas de cualquier daño.

En cualquier caso, la muerte puede ser una carga, según cómo la miremos, pero también puede ser un catalizador del bien.

Los estoicos utilizaban un principio que llamaban memento mori, o la práctica de recordar que uno va a morir. Sin embargo, no se trataba de una práctica morbosa y alarmista, sino de una forma de añadir belleza, gratitud y plenitud a la vida.

Cuando recordamos la muerte, podemos aprender a apreciar la vida. Saber que tenemos un número limitado de oportunidades para ver a nuestros amigos, estar con nuestra familia, disfrutar de una comida, contemplar una puesta de sol, pasear por el campo, disfrutar del mar, leer nuestro libro favorito, comer palomitas antes de una película o besar a nuestra pareja puede crear un intenso sentimiento de gratitud por el momento. Dejamos de dar las cosas por sentadas, dejamos de centrarnos en los pequeños desacuerdos y molestias y, en cambio, somos más conscientes de nuestra atención, porque es un recurso limitado.

La conciencia de la muerte puede añadir vitalidad a la vida y algo que normalmente se aparta de la conciencia porque causa incomodidad puede ser una de las herramientas más útiles para encontrar la gratitud y centrarnos en lo que es importante para nosotros.

«Podrías irte de la vida ahora mismo. Deja que eso determine lo que haces, lo que dices y lo que piensas». – Marco Aurelio

REGLA ESTOICA 4 – ACEPTA QUE TU FELICIDAD ES TU RESPONSABILIDAD

«A largo plazo, damos forma a nuestras vidas y a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos. Y las decisiones que tomamos son, en última instancia, nuestra responsabilidad».

  • Eleanor Roosevelt

Hay una cosa que hace la gente que bloquea todas las vías de crecimiento, y es la culpa. Cuando culpamos a otras personas de nuestras circunstancias, cuando culpamos a otras personas de nuestras acciones, cuando culpamos a otras personas de nuestras tendencias, rechazamos toda responsabilidad. Rechazamos toda responsabilidad por las cosas que hemos dicho, pensado y hecho que nos han llevado a la situación en la que estamos ahora.

El estoico Epicteto dijo:

«Si quieres algo bueno, quítatelo a ti mismo».

Aunque culpar es una forma rápida de sentirse mejor en el momento y echar toda la culpa a otra persona o cosa, no sólo nos frena a largo plazo, sino que a menudo es mentira.

Cuando reflexionamos sobre nuestra vida, siempre hay cosas que podríamos haber hecho, decisiones que podríamos haber tomado, creencias que podríamos haber cambiado, relaciones que podríamos haber tenido mejor y acciones que podríamos haber emprendido para llegar de A a B y de B a C. No podemos hacerlo. Es nuestra responsabilidad, de nadie más.

Si consideramos el control y las cosas de la vida de las que hablaba Epicteto que están bajo nuestro control, todo es responsabilidad nuestra. Dijo:

Dentro de nuestro poder están nuestras propias opiniones, objetivos, deseos, aversiones; en resumen, nuestros propios pensamientos y acciones.

Podemos, por supuesto, culpar a otros de lo que hay ahí. Pero no es constructivo ni real, es sólo un pequeño truco para darte otro momento para sentir que no es culpa tuya. A largo plazo, la incapacidad para asumir responsabilidades suele significar la incapacidad para aceptar que necesitas hacer algo de forma diferente. Así, en lugar de crecer como persona, te estancas con los años y te acosan los mismos problemas año tras año.

Nuestro bienestar es nuestra responsabilidad.

REGLA ESTOICA 5 – ACEPTA QUE LA VIDA ES CAMBIO

El emperador romano y filósofo estoico Marco Aurelio escribió para mí algunas de las mejores palabras sobre el tema del cambio. Escribió:

«¿Tienes miedo al cambio? Pero, ¿qué puede haber sin ella? ¿Qué está más cerca del corazón de la naturaleza? ¿Puedes darte un baño caliente y dejar la leña como estaba? ¿Puedes comer alimentos sin procesarlos? ¿Puede darse un proceso de vida sin cambiar nada? ¿No lo entiendes? Lo mismo ocurre contigo y es igualmente importante para la naturaleza».

Muchos de nosotros, comprensiblemente, nos resistimos al cambio. Nos gusta la comodidad, la previsibilidad y el orden de las cosas, y que el mundo que nos rodea encaje bien en el marco mental que hemos creado para él. El cambio es a menudo lo desconocido y corre el riesgo de desestabilizar todas las cosas que nos hacen sentir seguros y cómodos. Pero es inevitable, está en la naturaleza del mundo que nos rodea, y a menos que aprendamos a ser flexibles ante el cambio, corremos el riesgo de quebrarnos bajo su fuerza.

Cuanto más nos resistimos, más sufrimos por lo que ocurre a nuestro alrededor.

La naturaleza del universo es el cambio, sin el cual no estaríamos aquí y sin el cual no podríamos experimentar las maravillas del mundo que nos rodea. Marco Aurelio escribió lo siguiente:

«Acepta la muerte con espíritu alegre, pues no es más que la disolución de los elementos de los que se compone todo ser vivo. Si no hay nada malo en que los elementos individuales cambien constantemente unos en otros, ¿por qué la gente tiene miedo de que todos cambien y se separen? Es algo natural. Y nada natural es malo.

El cambio no es malo, no es maligno, es neutro. Los individuos proyectan en ella lo bueno y lo malo según cómo la perciben y cómo les afecta.

Algunos de estos cambios serán incómodos, desafiantes y difíciles, pero son estas mismas dificultades las que los convierten en un catalizador para el crecimiento. Epicteto dijo una vez

«¿Qué crees que le habría ocurrido a Hércules si no hubiera habido leones, híbridos, ciervos o jabalíes, ni criminales salvajes que resolver? ¿Qué haría si no hubiera tales desafíos? Por supuesto, se habría vuelto a la cama y habría seguido durmiendo. Si hubiera pasado toda su vida roncando en el lujo y la comodidad, nunca se habría convertido en el poderoso Hércules».

Así pues, siempre que te encuentres en medio de los retos de la vida, acéptalos por lo que son, acepta que sólo puedes controlar lo que haces, piensas y dices, y busca lo que las adversidades pueden aportarte, las lecciones que pueden enseñarte y el crecimiento que pueden aportarte.

Preguntas frecuentes