Estoicismo > Blog de estoicismo

Afirmaciones estoicas para la vida

Tabla de contenidos

La filosofía estoica ha sido una fuente de fortaleza y resistencia para las personas durante más de 2000 años. Filósofos como Marco Aurelio, Séneca y Epicteto nos han legado un corpus de obras que aún hoy tienen una utilidad práctica y tangible.

Aquí tienes una lista de afirmaciones estoicas:

AFIRMACIONES:

Cuando me encuentre con la muerte, como todos debemos hacer, el momento y el lugar estarán en gran medida fuera de mi control. Si es mañana, moriré mañana, y si es dentro de un año o de veinte años, lo conoceré entonces. La naturaleza de un ser vivo es morir, por mucho que luchemos contra ello. Pero ahora mismo sigo vivo, así que voy a utilizar lo que tengo bajo mi control y decidir lo que quiero hacer con el tiempo que me dan.

En la vida cotidiana, a menudo evitamos la muerte porque pensamos que es algo que les ocurrirá a los demás o quizá a nosotros mismos dentro de muchos años. Pero la verdad es que la muerte está sobre nuestros hombros todos los días, es un hecho de la vida siempre presente. Hoy podría ser tu último día. Al vivir con este recuerdo, sentimos una profunda gratitud por muchas cosas que damos por sentadas, sabiendo que puede ser una de las últimas veces que las experimentemos. Ya sea el sonido de las hojas al viento, la compañía de las personas que queremos o simplemente el sabor de la buena comida. Para los estoicos, ésta era la práctica del memento mori. La práctica de recordar la muerte.

Para mí, una de las grandes ironías de la vida es la tendencia humana a buscar la comodidad, a eliminar todas las fuentes de dificultad y sufrimiento en favor de la conveniencia. Cuando se trata de nuestras necesidades básicas de alimento, cobijo, seguridad y compañía, la comodidad y la estabilidad tienen sentido, pero cuando las extendemos a todos los ámbitos de nuestra vida, la comodidad y la eliminación de todas las dificultades conllevan sus propias dificultades. En lugar de zambullirnos en lo desconocido, ampliar nuestra zona de confort y aprender a afrontar la adversidad que conlleva, demasiada comodidad corre el riesgo de lo contrario, al socavar nuestra capacidad de recuperación ante las dificultades; puede fomentar el estancamiento, la apatía, la pereza y las muchas limitaciones que conlleva un ciclo de confort cada vez más reducido.

Me parece que uno de los retos menos conocidos de la vida moderna es equilibrar la comodidad de satisfacer nuestras necesidades básicas con las dificultades voluntarias necesarias para garantizar que esta comodidad no debilite nuestra determinación.

La naturaleza de la vida es el cambio. En los primeros movimientos del universo, los elementos más simples se unieron y formaron nubes, luego cuerpos sólidos a partir de los cuales se desarrollaron los primeros componentes de la vida. Estos componentes formaron la vida, el ciclo del nacimiento y la muerte, hasta que finalmente se unieron en la configuración exacta necesaria para crearte a ti y a mí. Como el comienzo, la cresta y el final de una ola, nuestras vidas son simplemente parte de un ciclo mayor. Nos formamos, experimentamos, terminamos, y al final tenemos la oportunidad de remodelarnos para que otra persona pueda ir y venir y disfrutar de la experiencia, y así sigue y sigue. La naturaleza del universo es el cambio.

A menudo la vida mejora no tanto por alcanzar metas elevadas o coleccionar cosas caras, sino por los pequeños cambios cotidianos en nuestros hábitos, las pequeñas decisiones de levantarnos un poco antes, salir de casa un poco más a menudo, leer ese libro polvoriento o intentar estar más presentes en compañía de las cosas y las personas que amamos. Aunque las grandes victorias son útiles, los hábitos construidos a lo largo del tiempo, más que los breves estallidos de alegría, suelen ser los cimientos de una vida más feliz.

Existe un delicado equilibrio cuando miramos al futuro y al pasado. El futuro es importante para planificar a largo plazo y prepararse para acontecimientos que probablemente ocurrirán. Sin embargo, si miras demasiado lejos en el futuro, puede ser fácil dejar que la vida pase de largo y perderte precisamente aquello para lo que has estado planeando y preparándote todo este tiempo.

Del mismo modo, el pasado puede utilizarse como herramienta de aprendizaje, pero mirar atrás a lo que fue también puede significar que te pierdas la vida que estás viviendo ahora, la vida en la que has aprendido todas las lecciones del pasado.

El futuro puede servir para planificar y prepararse, el pasado puede servir para aprender, pero la vida sólo ocurre en el presente.

Cuando estés enfadado con alguien, piensa por qué se ha comportado así. Nos resulta muy fácil juzgar desde nuestra propia perspectiva, pero otra cosa muy distinta es intentar ponerte en el lugar de la persona culpable y comprender las dificultades por las que ha pasado, la carga que lleva o la forma en que la vida le ha tratado, hasta el momento en que te pareció tan ofensivo. La mayoría de la gente intenta hacerlo lo mejor que puede con lo que tiene, y aunque todos somos responsables de nuestros actos, a menudo existe una desconexión entre las experiencias de una persona y su comportamiento.

A menudo hacemos más mal que bien cuando vivimos con resentimiento y desprecio hacia el mundo que nos rodea. El mundo en el que estamos, su pasado y su presente, sus gentes, el auge y la caída de sus culturas y prácticas son lo que son, no lo que deseamos que sean. Cuando nos resistimos a la realidad del mundo que nos rodea y, en su lugar, proyectamos sobre él nuestras expectativas de cómo debería ser el mundo, a menudo encontramos resistencia, y cuanto mayor es la distancia entre la realidad y nuestras expectativas, mayor es la resistencia.

El mundo es como es, no como esperamos que sea. Aprende a aceptar la vida, aprende a amar el destino y todo lo que conlleva. Éste es el principio estoico del Amor Fati, el destino del amor. Al fin y al cabo, el destino nos ha dado la capacidad de vivir y experimentar la vida. Fe

A menudo se confunde el Amor Fati con una aceptación pasiva y derrotista del mundo que nos rodea. Aceptamos las injusticias del mundo y nos sentamos a observar cómo continúan las cosas con las que no estamos de acuerdo o las injusticias que vemos que se cometen. Esto no es así. Aceptar la realidad no significa someterse a ella. Significa simplemente aprender la capacidad de verlo objetivamente y aceptar que éste es el estado del mundo en este momento. Es la capacidad de verlo con claridad, no a través de la lente de nuestros propios prejuicios y expectativas. De este modo podemos comprender mejor lo que está bajo nuestro control y lo que no, y luego intentar utilizar ese control para efectuar un cambio positivo primero en nosotros mismos y luego, si es posible, en el mundo que nos rodea.

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.