Estoicismo > Blog de estoicismo

Las 4 virtudes estoicas

Tabla de contenidos

«Soportar las dificultades con la mente tranquila priva a la desgracia de su poder y su peso».

  • Séneca el Joven

Las 4 Virtudes Estoicas……De vez en cuando invito a hacer preguntas sobre el estoicismo, los estoicos y la filosofía a través de la página de Orión en Instagram.

Al igual que los antiguos griegos que se reunían a la sombra de la Logia en la antigua Atenas, el compromiso de la comunidad hace que Orión sea lo que es, y para mí es una de las mejores formas de añadir valor a cuestiones concretas. Algunas de las preguntas que me hacen son sorprendentes y a menudo me hacen detenerme a leer sobre distintos ámbitos de la filosofía antes de responderlas.

A menudo se hace una pregunta concreta:

¿Cómo debo afrontar la situación X o Y?

O:

¿Cómo reaccionarían los estoicos ante X o Y?

Para responder a tales preguntas, en este trabajo examinaré las cuatro virtudes estoicas:

  • Sabiduría
  • Valor
  • Justicia
  • Templanza

Los antiguos estoicos utilizaban estas cuatro virtudes como guía de sus actos, una brújula que les indicaba la dirección correcta en las pruebas, en los momentos de confusión y en la vida cotidiana.

Algunos llegaron incluso a afirmar que la virtud es el camino hacia la felicidad. Si vives una vida virtuosa en armonía con la naturaleza, serás naturalmente más feliz.

Entonces, ¿cuáles son las cuatro virtudes estoicas y cómo puedes aplicarlas?

LAS CUATRO VIRTUDES ESTOICAS:

1. LA VIRTUD DE LA SABIDURÍA:

La sabiduría es tu capacidad para definir lo que es bueno, lo que no es bueno y lo que es indiferente.

Por ejemplo:

Bien: Actúa con virtud. Muestra valor ante el miedo, muestra moderación ante el impulso de ser avaricioso o de caer en comportamientos adictivos.

Maldad: Mentir a alguien para eludir responsabilidades. Ignora la moderación y elige la pereza, la avaricia y los malos hábitos. Ignorar la justicia y aprovecharse de los demás o de la comunidad para llegar a fin de mes.

Indiferente al dinero, las posesiones, la fama, etc.

Los estoicos creían que la virtud es buena y el vicio no. La virtud conduce a la felicidad y el vicio te la quita. La sabiduría es simplemente nuestra capacidad de saber qué es qué, y a través de este conocimiento podemos dirigir más conscientemente nuestras acciones.

Indiferencia preferida

Los estoicos consideraban indiferentes cosas como el dinero, las posesiones y la fama. No eran ni buenos ni malos, simplemente eran.

El estoicismo, sin embargo, divide aún más este concepto. Hay cosas que son indiferentes pero preferibles. La riqueza es mejor que la pobreza, los amigos son mejores que la soledad, la salud es mejor que la enfermedad, etc. El hecho es que estas cosas no son ni buenas ni malas; el juicio de bueno o malo sólo surge de las acciones e intenciones del individuo.

2. LA VIRTUD DEL VALOR:

El valor es la fuerza que se opone a la cobardía. El valor no es la eliminación del miedo, la lujuria o la ansiedad, sino la acción correcta a pesar de nuestro miedo, lujuria y ansiedad.

Séneca escribió una vez

«Hay desgracias que afligen al hombre sabio -sin derribarlo, por supuesto-, como el dolor físico, la invalidez, la pérdida de amigos o hijos, o la destrucción de su país cuando es asolado por la guerra. Admito que es susceptible de estas cosas, pues no le atribuimos la dureza de una roca o de un hierro. No es ninguna virtud soportar lo que no sentimos».

Con esto quiere decir que una persona que no siente miedo no puede superarlo y, por tanto, no demuestra valor. El valor consiste en superar las emociones que amenazan con conducir a la cobardía. Se trata de hacer lo correcto incluso cuando tenemos miedo de hacerlo.

Hay una vieja historia de un maestro estoico que se vio atrapado en una terrible tormenta en un barco:

Mientras navegaba por el mar Jónico, una violenta tormenta empezó a dañar el casco y las velas de un barco. Las olas se levantaron y empezaron a llenar de agua el barco.

Entre los pasajeros había un estoico profesor de Atenas. Durante la tormenta, su rostro se volvió blanco y en su cara se dibujó una expresión de miedo.

Cuando el cielo se despejó y el mar se calmó, otro pasajero se acercó al Estoico y le preguntó: «¿Qué significa, Sr. Filósofo, que cuando estuvimos en peligro tú tuviste miedo y te pusiste pálido, mientras que yo ni tuve miedo ni cambié de color?»

El Estoico lo rechazó por su estilo irreverente.

Más adelante en el viaje, otro pasajero se acercó a Estoico y le preguntó respetuosamente la razón de su miedo.

Estoico respondió de otro modo a este curioso y le ofreció una parte de la obra de Epicteto. Este trabajo se refiere específicamente al miedo.

En esta obra, Epicteto explica que las primeras etapas del miedo son inevitables. La primera reacción ante un edificio que se derrumba o un barco que se hunde es el pánico y las garras del miedo. Un agarre que amenaza con abrumar el pensamiento racional y una mente clara.

Epicteto, sin embargo, explica que el sabio no incurre en estas primeras reacciones. No los tolera, los condena.

Epicteto afirma:

«Y se dice que existe esta diferencia entre la mente de un hombre necio y la mente de un hombre sabio, que el hombre necio piensa que estas ‘visiones’ son en realidad tan terribles y aterradoras como parecen cuando golpean su mente por primera vez, y que aprueba estas ideas con su aquiescencia, como si fueran correctamente terribles y estuvieran ‘confirmadas’ ….. Pero el sabio, después de verse ligeramente afectado durante un breve tiempo en color y expresión, no «asiente» a ellas, sino que conserva la firmeza y la fuerza de la opinión que siempre ha tenido de las visiones de este tipo, de que no son terribles en ningún sentido, sino que causan terror por falsas apariencias y vanas alarmas.

Así pues, el valor es la capacidad de mantener nuestra fuerza de carácter y nuestra moralidad frente al miedo y el deseo de no hacerlo.

3. LA VIRTUD DE LA JUSTICIA:

La rectitud en el estoicismo es más amplia que la justicia utilizada en nuestro lenguaje y sistemas jurídicos contemporáneos. Para los estoicos, la rectitud es nuestro deber para con nuestros semejantes y nuestra sociedad. Es la ética que rige nuestras acciones, especialmente en relación con nuestra comunidad y las personas que la integran.

¿Somos amables, corteses, comprensivos, respetuosos, justos y generosos? ¿Ofrecemos apoyo cuando la gente lo necesita? ¿Retribuimos a nuestra comunidad o sólo recibimos?

Cicerón, el estadista y filósofo romano, dijo:

«La justicia es la coronación de las virtudes».

La justicia guía todas las demás virtudes porque es tu brújula moral. Sirve para dirigir tus acciones hacia el bien del conjunto, no sólo el tuyo propio.

Marco Aurelio escribió:

«Lo que no es bueno para la colmena no puede ser bueno para las abejas».

Cuando perjudicamos a nuestra comunidad, en última instancia nos perjudicamos a nosotros mismos. La justicia, pues, es nuestra capacidad de beneficiar a la colmena.

4. LA VIRTUD DE LA TEMPLANZA:

«Los placeres, cuando sobrepasan cierto límite, no son más que castigos».

  • Séneca

La templanza también puede llamarse moderación. Se asocia con el autocontrol, la autodisciplina y el autodominio. Es nuestra capacidad para priorizar el bienestar a largo plazo sobre la satisfacción a corto plazo.

Es lo contrario de la gula, la avaricia, la gratificación instantánea, el comportamiento adictivo, la pereza y la dilación.

La templanza nos ayuda a separar nuestro bienestar de los extremos, como la adicción a los bienes materiales, al alcohol, a las drogas, a las redes sociales, a los videojuegos, a la pornografía, etc.

Esto no quiere decir que debas vender tu televisor y tu coche y mudarte a las montañas para criar cabras. Pero creo que estarás de acuerdo conmigo cuando digo que un enfoque comedido de la comodidad y el placer suele ser algo bueno.

Séneca escribió sobre ser demasiado derrochadores con nuestras posesiones:

«Hasta que no empezamos a privarnos de ellas, no nos damos cuenta de lo inútiles que son muchas cosas. Los utilizamos no porque los necesitáramos, sino porque los teníamos».

REFLEXIONES FINALES SOBRE LA VIRTUD ESTOICA:

He aquí las 4 virtudes estoicas.

  • Tenemos el valor de empujarnos a hacer lo correcto a pesar de nuestros miedos y reservas.
  • Tenemos la templanza para no dejar que nuestra mente caiga bajo el control de los comportamientos adictivos, la pereza y la avaricia.
  • Tenemos la justicia para promover acciones justas que beneficien a toda la comunidad.
  • Y, por último, tenemos la sabiduría, la virtud que nos permite ver el mundo con más claridad y decidir lo que es bueno y lo que es malo.

Mi consejo es que no tomes todas estas virtudes a la vez y corras con ellas. Piensa en cada uno y en lo que significa para ti. Lo que es bueno para mí puede no serlo para ti y viceversa.

Sin embargo, estos pilares del estoicismo han ayudado a los practicantes a estructurar sus acciones durante miles de años. Para mí, ¡es un buen punto de partida!

Amor Fati

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos sobre estoicismo relacionados