Estoicismo store

Tienda estoica > Blog estoicismo

Abrazar la sombra – Carl Jung

Contenido

«Uno no se ilumina imaginando formas de luz, sino tomando conciencia de la oscuridad. Este último proceso, sin embargo, es desagradable y, por tanto, no es muy popular».

Carl Jung

El extraño caso del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde es una novela escrita en 1886 por el escritor escocés Robert Louis Stevenson. En el libro, el Dr. Jekyll, un hombre alto y fornido, se debate entre las dos personalidades interiores del bien y del mal. El hombre bueno que quiere ser, Henry Jekyll, y el malvado, impulsivo y cruel Edward Hyde. Jekyll sabe que Hyde tiene impulsos en su interior que no coinciden con el hombre que quiere ser, y la agitación interior y la represión de Hyde alimentan este lado oscuro hasta que se vuelve total.

La historia de Jekyll y Hyde es una excelente representación del ego y la sombra en la psicología junguiana. Hoy exploraremos tanto la naturaleza de la persona que queremos ser como la naturaleza de nuestra sombra, la forma que adoptan los aspectos de nuestra naturaleza que nos desagradan, las partes de nosotros mismos de las que nos avergonzamos, las partes primitivas e impulsivas que ocultamos a nosotros mismos y a quienes nos rodean.

Exploraremos estos dos aspectos de nuestra personalidad para llenarlos de contenido: examinaremos los peligros de la sombra que llevamos dentro y veremos cómo podemos superarlos, abrazar la sombra y utilizarla como una poderosa herramienta que nos ayude a vivir una vida mejor y más constructiva.

Jung escribió:

«Por desgracia, no cabe duda de que el hombre es, en general, menos bueno de lo que imagina o quiere ser. Todo hombre lleva una sombra en su interior, y cuanto menos participa en su vida consciente, más oscura y densa es. Siempre es un obstáculo inconsciente que frustra nuestras mejores intenciones.

En cada uno de nosotros hay dos partes de un todo: la persona que queremos ser y una parte de nosotros que está en desacuerdo con esa versión ideal de nosotros mismos. A menudo, la parte de nosotros que entra en conflicto con nuestro ideal es una parte que tiene impulsos, deseos y cosas que sentimos pero no nos gustan.

La sombra, tal como la describió Carl Jung, es la parte inconsciente de nuestro carácter o personalidad que no se ajusta a la versión ideal de lo que aspiramos a ser, la versión de nosotros mismos que Jung denominó el yo ideal.

Esta oposición entre el yo ideal y la sombra nos lleva a rechazar y resistirnos a la sombra. Al rechazar las partes de nosotros mismos que no nos gustan, inconscientemente las proyectamos en los demás. Esto puede verse fácilmente en la aversión que sentimos por ciertas personas. A menudo, las cualidades que nos disgustan en los demás son indicativas de las cualidades que nos disgustan en nosotros mismos.

Jung escribió:

«La regla psicológica es que si un estado interior no se hace consciente, aparece exteriormente como destino. Es decir, si el individuo permanece indivisible y no toma conciencia de su opuesto interior, el mundo debe inevitablemente reproducir el conflicto y dividirse en dos mitades opuestas.»

CARL JUNG Y LA IDENTIFICACIÓN

Para comprender plenamente la sombra y su naturaleza, primero debemos explorar el id de cada individuo. El id es la parte instintiva de tu personalidad que está ahí desde el nacimiento: es el impulso que sientes por tu deseo, impulso, necesidad de comida, protección, compañía y agresión. El id se rige por impulsos, deseos, gratificación instantánea y evitación del dolor y el malestar. Freud explicó el id como una fuerza inconsciente dentro de nosotros:

Escribió:

«Es la parte oscura e inaccesible de nuestra personalidad; lo poco que sabemos de ella lo hemos aprendido del estudio del trabajo onírico y, por supuesto, de la construcción de los síntomas neuróticos; y la mayor parte de ella es de carácter negativo y sólo puede describirse como oposición al ego. Nos acercamos al yo mediante una analogía: lo llamamos caos, un hervidero de excitaciones hirvientes…. Está lleno de energía que le suministran los instintos, pero no tiene organización, no produce voluntad colectiva, sólo un intento de lograr la satisfacción de las necesidades instintivas en cumplimiento del principio del placer.»

KARL JUNG Y EL EGO

Cuando nacemos, venimos al mundo con nuestro id; sin embargo, a medida que maduramos y empezamos a orientarnos en el mundo, desarrollamos nuestro ego. Mientras que el id representa la búsqueda del placer y la evitación del sufrimiento, el ego es responsable de cómo determinamos nuestro lugar en la realidad del mundo que nos rodea, de cómo nos presentamos en el mundo según nuestras experiencias, valores y creencias.

En la psicología freudiana, el ego es la forma en que la mente evalúa el mundo exterior, orientándose hacia lo que observa y lo que considera apropiado. Esto contrasta con el yo, que actúa según la búsqueda del placer y la evitación del sufrimiento. El ego media con el yo retrasando la gratificación y eligiendo no seguir todos los impulsos, sino actuar de acuerdo con nuestros valores y la forma en que creemos que debemos comportarnos, en lugar de la forma en que queremos comportarnos.

Sin embargo, cuando el ego intenta satisfacer los impulsos del ídolo de un modo que pueda justificar en el contexto de la realidad, existe el peligro de que los deseos del ídolo queden oscurecidos por una racionalización inconsciente, es decir, Cuando el ego intenta equilibrar la búsqueda de placer y la actuación de un modo que cree que le convierte en una buena persona, puede distorsionar la realidad para crear historias que validen los impulsos del ídolo y los comportamientos que se derivan de esos impulsos. Esto es algo de lo que debemos ser conscientes. Un ejemplo es la persona que se come un pastel entero y se dice a sí misma que se lo merece porque ha hecho muy bien su dieta esta semana. Los humanos tendemos a distorsionar la realidad para servir a los impulsos de nuestro ídolo, y debemos ser conscientes de este comportamiento.

De niños, nos consumimos por nuestro ídolo, siguiendo todos los impulsos y tratando de evitar toda fuente de dolor. En esta situación, el equilibrio entre el ego y el ídolo está casi totalmente a favor del ídolo.

A medida que maduramos, aprendemos que no todos los impulsos son constructivos y que no todo el dolor debe evitarse. Cuanto más experimentemos y aprendamos, más podremos marcar la diferencia. Esto forma parte de la sabiduría. La capacidad no sólo de decidir qué evitar o no evitar, a pesar de las presiones del ídolo, sino también de combinarlo con la disciplina para actuar según ese conocimiento.

SOMBRA:

Jung explicó que la sombra es un punto ciego cognitivo de nuestra psique, un elemento subyacente de nosotros mismos del que no somos conscientes en absoluto; es un elemento de nuestra propia naturaleza que existe en el inconsciente y consiste en nuestros deseos, ideas, instintos, debilidades y defectos reprimidos. Es la brecha entre el ego y el ídolo. Más concretamente, está causada por la resistencia que surge de las diferencias entre la vida que el ego nos hace vivir conscientemente para encajar en el mundo que nos rodea y el comportamiento al que nos atrae nuestro ídolo.

Jung describió la sombra como «aquello que la persona no quiere ser».

Una forma sencilla de controlar la naturaleza de nuestra sombra consiste en observar a los demás y encontrar las cualidades que menos nos desagradan -a menudo son cualidades que nos desagradan en nosotros mismos y que apartamos o evitamos-, lo que se denomina proyección y puede conducir a una percepción distorsionada de las personas que nos rodean.

Aunque puede que no nos guste lo que vemos cuando empezamos a examinar nuestra sombra, es importante para nuestro crecimiento personal explorarla.

Jung escribió:

«Encontrarnos con nosotros mismos es sobre todo encontrarnos con nuestra sombra. La sombra es un paso estrecho, una puerta angosta, cuyo doloroso estrangulamiento no perdona a nadie que descienda al profundo pozo. Pero debes conocerte a ti mismo para saber quién eres».

Cuando sentimos la atracción de nuestro ídolo y esa atracción choca con nuestro ego y con la persona que queremos ser, se crea la sombra. El peligro de la sombra es que se proyecta inconscientemente, lo que significa que puede invadir nuestros pensamientos y acciones sin que nos demos cuenta. Podemos ponernos a la defensiva, protestar excesivamente contra algo que en realidad queremos en nuestro interior, enfadarnos con la gente o utilizar nuestro ego para inventar historias que validen las necesidades del ídolo y, por tanto, de la sombra.

En «Los arquetipos y el inconsciente colectivo» Jung escribió:

«Un hombre obsesionado con su propia sombra está siempre parado en su propia luz y cayendo en sus propias trampas…. Vive por debajo de su propio nivel».

Sea como sea que se presente la sombra, es probable que sea más o menos destructiva, afectando a nuestra vida y a nuestro bienestar. Muchos de nuestros comportamientos autodestructivos se deben a nuestra lucha con la sombra. Algunas adicciones están motivadas por ello, por el conflicto que experimentamos. Como escribió Stevenson en la historia de Jakyll y Hyde, el hombre no es uno, sino en realidad dos; tiene una personalidad consciente y una sombra que a menudo luchan por el dominio en su mente.

«El hombre debe reconocer que tiene una sombra que es el lado oscuro de su personalidad; se ve obligado a reconocer su «función inferior» aunque sólo sea porque a menudo le domina, con el resultado de que el mundo luminoso de su mente consciente y sus valores morales sucumben a la invasión del lado oscuro. Toda la miseria que sobreviene al hombre por la experiencia del mal en su propia naturaleza -todo el incalculable problema del «pecado original»- amenaza con destruir al individuo en un torbellino de miedo y culpa.»  – Erich Neumann

LOS BENEFICIOS DE LA SOMBRA:

Antes de pensar en aceptar la sombra e integrarla en nuestra personalidad, debemos considerar lo que la sombra puede ofrecernos.

En su caos e impulsos, la sombra también puede contener una serie de cualidades y potenciales que pueden ayudar a completar nuestro carácter y personalidad.

Por ejemplo, si crees que la asertividad o la agresividad te convierten en una mala persona, puede que hayas permitido que otros traspasen tus límites sin decir nada porque no querías causar problemas. Sin embargo, tu sombra puede contener una naturaleza asertiva que apartas con ira cuando otros te presionan. Si es así, puedes aprender a controlar esta parte de tu sombra para que, cuando te encuentres en una situación que requiera límites firmes o negociación, seas capaz de decir no y mantenerte firme.

Otros ejemplos serían permitirnos expresar nuestros sentimientos si hemos crecido creyendo que expresar tus sentimientos es una debilidad.

Nuestra sombra puede ayudarnos a comprender a los demás. Cuando conocemos nuestra propia sombra y vemos rastros de ella en los demás, podemos ser más compasivos cuando se encuentran mal.

Sea cual sea la naturaleza de tu sombra, conocerla te ayudará a aceptarla, y aceptarla no sólo liberará su dominio sobre ti, sino también su potencial.

ABRAZANDO LA SOMBRA:

Entonces, ¿cómo acogemos la sombra y la conectamos con lo que somos?

dijo Jung:

«No existe ninguna técnica universalmente eficaz para asimilar la sombra. Es más una cuestión de diplomacia o de técnica de Estado y siempre es una cuestión individual. En primer lugar, tenemos que aceptar la existencia de la sombra y tomarla en serio. En segundo lugar, hay que tomar conciencia de sus características e intenciones. Esto se consigue observando atentamente los estados de ánimo, las fantasías y los impulsos. En tercer lugar, es inevitable un largo proceso de negociación».

¿Qué significa esto?

En primer lugar, tenemos que aceptar que una parte de nosotros mismos es la masa de impulsos y deseos no deseados llamada sombra. Forma parte de todos nosotros y, nos guste o no, afecta al modo en que nos comportamos y percibimos el mundo que nos rodea.

En segundo lugar, debemos conocer su naturaleza. Esto requiere autocrítica. Como dice Jung, «atención consciente a los estados de ánimo, las fantasías y los impulsos». Esta atención puede lograrse mediante la meditación para observar el funcionamiento de la mente en el momento presente, y mediante prácticas como llevar diarios en los que registremos nuestros pensamientos, estados de ánimo, fantasías y deseos. Ambos métodos son útiles para aprender cómo funciona nuestra mente, y ambos nos permiten conocer las características de nuestra sombra a lo largo del tiempo.

En tercer y último lugar, la negociación: es el ir y venir que inevitablemente tendremos entre aceptar la sombra y rechazarla, y descubrir lo que nos es útil y lo que no. De nuevo, esto puede hacerse mediante la meditación, pero también necesitas exponer la sombra al mundo para ver qué partes son constructivas y cuáles no.

Existen algunas técnicas que pueden ayudarnos en este viaje con nuestra sombra:

  • Aprendiendo a ser conscientes de cómo reaccionamos ante las cosas y ante otras personas, podemos averiguar qué nos desencadena, qué nos pone a la defensiva y qué características concretas de otras personas nos disgustan. Con el tiempo, estas pautas de comportamiento nos ayudan a comprender la naturaleza de nuestra sombra. Así que cuando sintamos la necesidad de reaccionar instintivamente ante algo o alguien, intenta atraparte en ese momento y comprender por qué y cómo te sientes.
  • Utiliza las cualidades que te gustan de ti mismo para comprender las que no te gustan. Si te gusta ser una persona tranquila, busca ejemplos en los que tu tranquilidad se haya roto y qué desencadenó esa reacción. Si te gusta ser una persona amable, busca las áreas de tu vida en las que tiendes a ser mezquino, frío o falto de compasión. Busca excepciones a la bondad que hay en ti e intenta comprender por qué puede ser así.
  • Domina tu diálogo interior: todos hablamos con nosotros mismos, consciente o inconscientemente. El lenguaje que utilizamos en el interior influye en cierta medida en cómo respondemos en el exterior. Prestar atención al lenguaje y a lo que se dice puede darte claridad sobre la naturaleza de tu sombra o sobre las historias que nos contamos a nosotros mismos para satisfacer o validar las necesidades de la sombra.

Por último, hay algunas cosas que pueden ayudarnos mientras exploramos la sombra dentro de nosotros mismos:

  • Autocompasión – y nuestra capacidad de ser comprensivos con nosotros mismos cuando encontramos algo que no nos gusta de nuestro carácter. Es importante comprender que todo el mundo tiene una sombra debajo de la versión de sí mismo que quiere mostrar al mundo. Algunos son más destructivos que otros, pero todos los tenemos en algún grado. No te des demasiadas patadas.
  • Autoconciencia – y nuestra capacidad para comprender cómo nos sentimos y qué pensamos en cada momento.
  • Honestidad: y nuestra capacidad para aceptar lo que vemos en nosotros mismos y verlo tal como es, en lugar de intentar distorsionarlo porque pueda resultar incómodo.

«La sombra, cuando se realiza, es fuente de renovación; los impulsos nuevos y productivos no pueden proceder de los valores del ego establecidos. Cuando se produce un estancamiento y un período estéril en nuestra vida -a pesar de un desarrollo adecuado del ego-, debemos recurrir al lado oscuro, hasta ahora no aceptado, que hemos puesto conscientemente a nuestra disposición….. Esto nos lleva al hecho fundamental de que la sombra es la puerta de entrada a nuestra individualidad. En la medida en que la sombra nos da una primera visión de la parte inconsciente de nuestra personalidad, representa el primer paso hacia el encuentro con el Ser. En efecto, no hay otro acceso al inconsciente y a nuestra propia realidad que a través de la sombra. Sólo cuando tomamos conciencia de esta parte de nosotros mismos que no hemos visto antes, o que preferiríamos no ver, podemos cuestionarla y encontrar las fuentes de las que se alimenta y los cimientos sobre los que se asienta. Por lo tanto, no es posible ningún progreso ni crecimiento hasta que la sombra se afronte adecuadamente, y la confrontación significa algo más que simplemente conocerla. Sólo cuando nos escandalizamos y nos vemos como realmente somos, y no como deseamos o esperamos ser, podemos dar el primer paso hacia la realidad individual.»-Connie Zweig

Preguntas frecuentes