Estoicismo > Blog de estoicismo

¿Estoicismo y riqueza material?

Tabla de contenidos

«Pobre no es el que tiene poco, sino el que codicia más».

  • Séneca

Así pues, hoy examinaremos cómo trata el estoicismo la riqueza material. No sólo porque el materialismo tiene una dirección muy clara en la filosofía estoica, sino también porque es relevante para nosotros hoy. Nuestra cultura occidental impone el materialismo a casi todo el mundo y seguirá haciéndolo porque los anunciantes necesitan crear deseo en su público para vendernos cosas. Así que creo que es un buen tema para reflexionar.

«La riqueza no consiste en tener grandes bienes, sino en tener pocos deseos».

  • Epicteto

Voy a dividir este tema en dos partes: En primer lugar, analizaremos si el materialismo en sí es bueno o malo, y después veremos cómo abordarlo y qué podemos hacer para evitar quedar demasiado atrapados en un estilo de vida materialista en el que valoramos el dinero y los objetos por encima de cosas como nuestros valores, relaciones y bienestar.

Así que…. el materialismo es bueno o malo – los estoicos no se pusieron del todo de acuerdo sobre este punto, pero en general el materialismo no es ni bueno ni malo.

Rufus Monzón anima a evitar por completo la vida lujosa, pero Séneca argumenta que no hay nada malo en adquirir dinero y riqueza siempre que no se perjudique a los demás en el proceso. Séneca también sostenía que está bien disfrutar de nuestra riqueza siempre que no estemos apegados a ella.

«No importa si la casa está construida con tepes o con mármol importado de diferentes colores; comprende que un hombre está tan bien protegido por un tejado de paja como por un tejado de oro». – Séneca

Para los estoicos, el dinero y la riqueza no son ni buenos ni malos, tener cosas no es ni bueno ni malo, y ser rico en estas cosas no es ni bueno ni malo. Para los estoicos, estas cosas son neutras. Lo que es bueno o malo es la forma en que los utilizamos y percibimos. Una analogía sencilla es la de un médico: un médico cuya pasión y ambición sea ayudar a la salud del mayor número posible de personas probablemente se convierta en un buen médico, y como buen médico puede ganar mucho dinero; el dinero es un subproducto de una vida que tiene un objetivo digno que beneficia a quienes le rodean. El dinero no es ni bueno ni malo, es neutro.

Pero otro médico puede estar preocupado sobre todo por el dinero. Esto puede llevarle a recetar demasiados medicamentos, realizar operaciones innecesarias y, en general, anteponer su propio afán de riqueza al bienestar de las personas a las que atiende. En este caso, el dinero ya no es neutro, sino que se ha convertido en negativo y repercute negativamente no sólo en la integridad del médico, sino también en la de las personas a las que atiende.

Este concepto puede aplicarse a nuestras propias vidas: cuando la riqueza material deja de ser un subproducto de nuestro trabajo y del valor que creamos, para convertirse en el objetivo último de nuestros esfuerzos, corre el riesgo de pasar de ser neutra a negativa. El dinero y la riqueza tienen la capacidad de hacer que la gente deje de lado sus valores, creencias e integridad por la búsqueda o la promesa del dinero. Éste es el riesgo y una de las razones por las que puede pasar rápidamente de neutro a negativo si no somos conscientes de ello.

Del mismo modo, el apego a la riqueza puede hacernos sentir celos, miedo, ira, desconfianza y muchas otras emociones que pueden robarnos la paz mental. Los estoicos advertían contra el aferramiento a las posesiones materiales porque, en última instancia, están fuera de nuestro control: pueden arrebatarnos nuestra riqueza y, puesto que pueden arrebatárnosla, nunca es realmente nuestra. Además, cuando apostamos nuestra tranquilidad y bienestar a cosas que escapan a nuestro control, se vuelven sujetas al azar y, por tanto, frágiles.

Como guía general para la vida, los estoicos abogan por un enfoque equilibrado del dinero y las posesiones: no hay ningún valor real en obligarse a vivir en la pobreza absoluta, pero si tienes lo suficiente, es poco probable que mucho más te haga más feliz; la búsqueda de más probablemente conduzca a una vida de insatisfacción con lo que tenemos y a una búsqueda constante de lo que no tenemos.

Cuando tenemos suficiente, a menudo podemos aumentar nuestro bienestar mucho más agradeciendo lo que tenemos que intentando llenar nuestra vida con todo lo que podamos. No es casualidad que este camino de intentar constantemente llenar un cubo cada vez más grande se llame corredor hedónico. Una vez que tenemos lo que buscamos, al cabo de un tiempo ya no nos da placer y nos esforzamos por conseguir otra cosa, siempre queriendo más y nunca satisfechos con lo que tenemos.

VIRTUD ESTOICA

Para guiar sus acciones, los estoicos tenían cuatro virtudes básicas a las que uno podía remitirse cuando no estaba seguro de estar en el camino correcto. Estas virtudes eran la sabiduría, la templanza o disciplina, la justicia y el valor.

Las aplicaré al materialismo y explicaré cómo pueden ayudarnos a decidir si el materialismo es neutro en nuestra propia vida o si ha empezado a ser negativo.

Cuando partimos de la sabiduría, suele ser la capacidad de ver el mundo con claridad, de dejar a un lado nuestras ideas preconcebidas, juicios, percepciones y prejuicios e intentar ver el mundo tal como es, sin que nos ensombrezca lo que creemos que debería ser o lo que nos gustaría que fuera. En el caso del materialismo, la sabiduría puede ayudarnos a decidir si tenemos suficiente o si hemos caído en la trampa de querer más. La sabiduría también puede ayudarnos a comprender si la forma en que vemos el dinero y la riqueza está teniendo un impacto negativo en nuestros objetivos, relaciones y bienestar, o si tenemos una relación sana con él. Esto puede hacerse mediante la meditación y la reflexión, y si somos abiertos y honestos con nosotros mismos, es probable que todos podamos descubrir si vamos por buen camino o no, si estamos sacrificando nuestra integridad o no, y si estamos agradecidos por lo que tenemos.

La templanza es nuestra capacidad para moderar nuestro comportamiento. Es la disciplina que nos permite decir no cuando no necesitamos un donut de más, elegir la ensalada en lugar de la pizza, decidir no tomar otra cerveza esta noche y, en general, evitar los excesos, la pereza y los comportamientos que son atractivos y tentadores, pero que pueden ser contraproducentes o incluso destructivos. No es demasiado difícil ver cómo esto se relaciona con el materialismo: básicamente, no queremos ser avariciosos y llenar nuestras vidas de cosas sólo porque las encontramos atractivas, aunque eso tenga un impacto negativo en nuestras vidas y en nuestra cuenta bancaria. En cambio, podemos cultivar una sana disciplina de moderación. No hay nada malo en darnos de vez en cuando un capricho o hacer cosas que nos gustan, pero siempre hay un límite hasta dónde podemos llegar y cuánto podemos consentirnos: todo es cuestión de equilibrio.

La justicia, como virtud estoica, es la capacidad de actuar de forma que beneficie al grupo y a la sociedad en su conjunto. Es la capacidad de actuar de ese modo a pesar de las presiones externas para no hacerlo. Recuerda el ejemplo del médico motivado por el dinero: prefirieron el atractivo del dinero a actuar por el bien común, perjudicando así a quienes les rodeaban. En el contexto del materialismo, cuando sentimos la atracción del dinero, la riqueza y las cosas que nos arrastran en una dirección que puede tener un impacto negativo en los demás, entonces la neutralidad del dinero empieza a deslizarse hacia lo negativo.

Por último, tenemos valor: la capacidad de hacer lo correcto y actuar conforme a nuestros valores aunque nos presionen para que no lo hagamos. En el contexto del materialismo, esto está estrechamente relacionado con la explicación de la justicia. El dinero tiene la conocida capacidad de hacer que la gente ignore su integridad, sus valores y sus creencias. Es difícil resistirse a la promesa de riqueza y cambio de estilo de vida que ofrece el dinero cuando la cantidad es enorme, pero una vez que has vendido tus valores es muy difícil recuperarlos.

Por último, me gustaría dejarte con las palabras de Sócrates: «Debemos comer para vivir, no vivir para comer».

En última instancia, debemos perseguir el materialismo sólo en la medida en que satisfaga nuestras necesidades de una vida cómoda. La riqueza más allá de eso es aceptable si permanece neutral, es decir, no perjudica a nadie y no nos obliga a sacrificar nuestros propios valores o bienestar.

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos sobre estoicismo relacionados