Estoicismo > Blog de estoicismo

Mentalidad estoica – 4 cambios de percepción para una vida más feliz

Tabla de contenidos

«Se necesita muy poco para hacer feliz una vida; todo depende de ti, de tu forma de pensar».

  • Marco Aurelio

Desarrollar una actitud estoica es cuestión de percepción. Tu forma de ver las cosas es fundamental para tu bienestar. El estoicismo y la filosofía estoica pueden ayudarnos a cambiar nuestra forma de percibir el mundo y a vivir vidas más felices, positivas y resilientes.

¿QUÉ ES LA PERCEPCIÓN?

En pocas palabras, tu percepción es lo que ves en una situación determinada, o «la forma en que se ve, entiende o interpreta algo» (gracias diccionario).

Pero las cosas no son tan sencillas, porque lo que vemos no refleja necesariamente la realidad y no todos vemos las mismas cosas de la misma manera.

Utilizaré a los perros como ejemplo sencillo:

Susan creció en el ajetreo de la ciudad. A los 10 años, viajó en un viejo tren destartalado para visitar a su abuela en la tranquilidad del campo. Mientras visitaba a su abuela, fue atacada y mordida por el perro de la anciana antes de que pudieran separarse.

Brian creció en las Tierras Altas escocesas, su familia era ganadera de ovejas y siempre estuvo rodeado de animales. Sus favoritos eran los perros que le hacían compañía cuando sus padres estaban trabajando.

Hoy Brian y Susan están felizmente casados. Hace poco, mientras daban un paseo, se cruzaron con un perro marrón que estaba sin correa, sacando la lengua y jadeando. Susan se quedó inmediatamente horrorizada y paralizada de miedo. Brian, en cambio, vio a un compañero y reaccionó con calidez y afecto.

Estas dos reacciones son muy diferentes. Brian y Susan veían lo mismo, pero lo que percibían era completamente distinto.

UNA MENTALIDAD ESTOICA Y TU REACCIÓN:

«Entre el estímulo y la reacción hay un espacio. En ese espacio reside nuestro poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta reside nuestro crecimiento y nuestra libertad.

  • Viktor Frankl

Los estoicos creían que la forma en que respondes al mundo es tu responsabilidad. Querían decir que tu respuesta a una situación concreta suele ser una elección. En cualquier momento, tienes la opción de elegir una respuesta en lugar de otra.

(A veces un sentimiento fuerte e instintivo como el miedo es una reacción razonable – haz clic aquí para leer más).

La respuesta es la siguiente:

  • Estímulo: sientes algo. Puede provenir del mundo que te rodea, de sus habitantes o incluso de tus propios pensamientos. Éste es el perro.
  • Percepción: Este estímulo es procesado por tu mente. Tus pensamientos, creencias y valores influyen en cómo ves lo que tienes delante, lo que ves en ello y lo que significa para ti. Son las percepciones del perro, formadas a través de la experiencia.
  • Respuesta: Reaccionas, a menudo inconscientemente y a menudo como consecuencia directa de tus creencias. Es el miedo de Susan y sus acciones basadas en ese miedo, o el calor de Brian y sus acciones posteriores.

Es importante recordar que tu reacción está determinada por tu percepción y que tu percepción está influida por tus creencias. Con el tiempo, las creencias negativas o destructivas pueden arraigar en tu mente como las malas hierbas en un jardín si no se controlan.

Para cambiar esto, cada pocos meses me tomo un tiempo para reflexionar sobre cómo veo el mundo. Como enseñaban los antiguos estoicos, tienes la capacidad de cambiar tus creencias. De este modo, desarrollas la capacidad de ver el mundo de forma diferente.

Cuando cambiamos lo que creemos sobre algo, cambiamos cómo reaccionamos ante ello. De este modo podemos mejorar nuestra vida, responder de forma más constructiva y reducir el impacto negativo de situaciones que normalmente nos causarían estrés o dolor.

Aquí tienes cuatro áreas en las que me gusta centrarme:

4 CAMBIOS ESTOICOS PARA UNA MENTALIDAD RESILIENTE:

Yo utilizo estos ejemplos, pero no tienes por qué limitarte a estos cuatro, puedes aplicarlos a tantos ámbitos de tu vida como quieras, cuantos más mejor:

1. GRATITUD Y NO CARENCIA

«No malgastes lo que tienes codiciando lo que no tienes; recuerda que lo que ahora tienes estuvo en otro tiempo entre las cosas que sólo esperabas».

  • Epicuro

La gratitud se promueve en todas partes, desde el estoicismo hasta el budismo, como forma de vivir una vida más feliz y resistente. Y por una buena razón. Es un simple cambio de enfoque que puede eliminar la sensación de que no tenemos lo que queremos o de que falta algo en nuestras vidas.

Imagina que te han privado de todo lo que tienes. Echarás de menos muchas de estas cosas, y la mayoría ya se dan por sentadas.

La gratitud rompe el ciclo de necesidad, deseo y compra. Incluso puede eliminar la envidia y los celos. Cuando estamos agradecidos por lo que tenemos, sencillamente no queremos tanto. Nos sentimos más satisfechos y felices.

Un ejemplo sencillo es la pantalla en la que estás leyendo este texto. Algunas personas no tienen teléfono ni ordenador y si te quitaran el tuyo, los echarías de menos. Aún más importante es la capacidad de leer. Formas parte de una sociedad que te ha dado las herramientas para leer literatura.

Todos los días utilizamos cosas que echaríamos de menos si nos las quitaran, o cosas que otras personas querrían. Cosas sencillas como el agua, la vista, la salud, la comida, la calefacción, la familia, el trabajo, la ropa limpia, el champú, etc.

Intenta prestar más atención a las cosas que tienes que a las que te faltan. El trabajo del marketing moderno consiste en hacernos creer que necesitamos ciertas cosas, pero en realidad ya tenemos la mayor parte de lo que necesitamos. La mayoría de las cosas no nos hacen más felices, pero un mayor aprecio sí.

«Cultiva el hábito de estar agradecido por todas las cosas buenas que te ocurren y da las gracias todo el tiempo. Y puesto que todas las cosas han contribuido a tu progreso, debes incluirlas a todas en tu gratitud.»

  • Ralph Waldo Emerson

2. OPORTUNIDAD, NO IMPEDIMENTO

«El obstáculo a la acción promueve la acción. Lo que obstaculiza se convierte en camino».

  • Marco Aurelio

Me encanta la cita anterior: lo que se interpone en el camino se convierte en el camino.

No siempre podemos controlar lo que nos ocurre, pero podemos elegir cómo respondemos. Cuando te enfrentas a dificultades, puedes quejarte o buscar una forma de mejorar la situación. El camino a través de las pruebas es ahora el nuevo camino. Lo que está en el camino se convierte en el camino.

Si ves una oportunidad en la adversidad, demostrarás que eres resistente, fiable e insuperable.

Si intentas ver oportunidades en la adversidad, no te frenará, reducirá el dolor de la situación y reforzará tu resiliencia.

3. RESPONSABILIDAD Y NO CULPA

Te has encontrado en una situación difícil. Aquí tienes dos formas de afrontarlo:

  • Culpa a alguien o a algo de tu situación. Es culpa suya que ahora estés pasando por un momento difícil. ¿Cómo se atreven? Estás de mal humor y confirmas este estado de ánimo porque crees que tienes derecho a estar enfadado. Te han enfadado.
  • Acepta tu situación tal como es. Puede que no seas responsable de todo lo que ha pasado, pero eres responsable de tu forma de reaccionar. Eres responsable de lo que percibes en este momento. Observa lo que está bajo tu control y acepta lo que no lo está. Una vez que hayas hecho la distinción, utiliza lo que esté en tu mano para mejorar la situación. Puede que estés insatisfecho con la vida o con el mundo, pero ¿sabes qué? Tu reacción es tu responsabilidad.

Estos dos ejemplos son extremos. Pero creo que ilustran un punto.

Cada vez que culpas a alguien, estás cediendo el control de tu bienestar a algo que no eres tú mismo. Tomas el asiento del copiloto de tus sentimientos y dejas que alguien o algo tome el volante y te lleve donde quiera.

Siempre habrá factores válidos que contribuyan al mal humor, pero debemos responsabilizarnos de nuestra situación, comprender lo que ocurre y encontrar una solución. Esto se aplica a nuestro bienestar.

Culpar suele ser contraproducente, negativo y desorientador. En la inmensa mayoría de las situaciones, la solución requiere que pensemos en el momento presente. La culpa te empuja al pasado.

4. COMPASIÓN EN LUGAR DE JUICIO

Cuando tú y yo nacimos, éramos un lienzo en blanco.

A medida que crecemos, asimilamos información y aprendemos a reconocer formas, colores, sentimientos, lenguaje y personas. Al mismo tiempo, nuestros cerebros estaban ocupados juntándolo todo en un mapa de relaciones, comparaciones y pautas interconectadas.

Nos forma nuestro entorno, nuestros padres, nuestros amigos, nuestros profesores, nuestras escuelas, los lugares a los que viajamos, los libros que leemos, la música que escuchamos y las películas que vemos. Ambos somos producto de nuestras experiencias.

Como esto es así, seremos dos personas muy diferentes, porque hay una gran diversidad de condiciones de vida. Esta variedad tiene muchas ventajas. También tiene muchos peligros.

Por desgracia, no todo el mundo crece en un entorno constructivo; muchas personas tienen que luchar con más o menos dificultades. Muchas personas crecen en la pobreza, con violencia, sin orientación o sin buenos modelos de conducta.

Algunos nos enfrentamos a dificultades muy pronto en la vida y otros pasan por la vida casi sin dificultades. Ambas situaciones tienen sus problemas.

Si nos definen en parte nuestras experiencias, podemos encaminarnos hacia una mayor compasión hacia la otra persona intentando comprender las experiencias de los demás.

El comportamiento de otras personas se hace mucho más comprensible cuando sabemos lo que han vivido hasta ese momento.

Amor Fati.

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos sobre estoicismo relacionados