Estoicismo > Blog de estoicismo

Cómo pensar por ti mismo gracias al método socrático

Tabla de contenidos

«La verdad no es lo que tú quieres que sea, es lo que es. Y debes ceder a su poder o vivir una mentira».

  • Miyamoto Musashi

En este debate trataremos lo siguiente:

  • Sócrates.
  • El método socrático.
  • Por qué el método socrático sigue siendo relevante hoy en día.

SÓCRATES :

El método socrático y la filosofía de Sócrates sobre el cuestionamiento y el autoexamen tienen ya más de 2000 años. Sin embargo, a pesar de su antigüedad, el antiguo arte griego de cuestionar sigue teniendo un enorme valor para el mundo moderno que compartimos tú y yo, y puede proporcionarnos algunas de las mejores herramientas filosóficas que podemos utilizar para mejorar nuestras vidas.

Sócrates vivió entre los años 470 y 399 a.C. A menudo se le considera el abuelo de la filosofía occidental y el primer filósofo moral verdadero. Sócrates no estaba muy interesado en los numerosos estudios teóricos que ocupaban a otros filósofos de su época, sino en responder a una simple pregunta: «¿Cómo podemos vivir una vida mejor?»

Para Sócrates, era mucho mejor centrarse en una vida de virtud que en la riqueza material, el estatus o el poder.

Creía que la respuesta a la pregunta de cómo vivir una buena vida está dentro de uno mismo. Es tu responsabilidad examinar tus creencias, valores, expectativas, suposiciones y percepciones. Es tu responsabilidad cuidar de tu alma.

Al hacerlo, desarrollas una conciencia de quién eres como individuo, y con una mayor conciencia viene la capacidad de cuestionarte por qué piensas como piensas.

Todas estas preguntas te permiten averiguar lo que crees, por qué lo crees y luego decidir si esa creencia es válida o engañosa. También te permite

No hago más que convenceros a todos, jóvenes y viejos, de que no debéis preocuparos por vuestra persona o vuestras posesiones, sino que debéis interesaros sobre todo por la mejora de vuestra alma. Os digo que la virtud no la da el dinero, sino que de la virtud procede el dinero y cualquier otro bien del hombre, público y privado.

  • Sócrates

PORQUE SEGUIMOS NECESITANDO A SÓCRATES:

A medida que avanzamos por la vida, nos llevamos cosas con nosotros. Desde el momento en que nacemos en el mundo, empezamos a formarnos una visión única del mundo que nos rodea. Esta visión del mundo se forma de dos maneras:

  • Aprendemos a través de la experiencia
  • Aprendemos a través de otros

Cuando formamos creencias basadas en nuestras experiencias, nos basamos en lo que hemos visto, sentido u oído personalmente. Cuanto más a menudo experimentamos lo mismo, más fuertes se vuelven nuestras creencias al respecto.

Por ejemplo, un día que el pequeño Timmy toca una cocina caliente, se quema y aprende que las cocinas calientes queman. Se trata de una creencia que se forma a través de la experiencia. Cuando esto ocurre más de una vez, la lección y la creencia se refuerzan.

Del mismo modo, podemos desarrollar creencias a través de los demás. Por ejemplo, nuestros antepasados hablaban entre sí sobre plantas venenosas, animales peligrosos y terrenos abruptos para asegurarse de que nadie de su grupo social corriera peligro de aprender de la experiencia. Sin la oportunidad de aprender de los demás, todos tendríamos que cometer los mismos errores para comprender lo que es peligroso y lo que es seguro.

PELIGROS:

Aprender de la experiencia y aprender de los demás conlleva riesgos.

Tanto si aprendemos de la experiencia como de los demás, es importante cuestionar las creencias, valores y perspectivas que adquirimos en el camino.

Las creencias que aprendemos o heredamos están muy influidas por la situación en la que las aprendemos o por las personas de las que las aprendemos. Desgraciadamente, esto significa que la influencia que nuestro entorno ejerce sobre nosotros implica cierto grado de azar o suerte.

Para evitar que nuestras creencias estén determinadas por el azar, nuestro trabajo consiste en ser conscientes de ellas y cuestionarlas para asegurarnos de que trabajan a nuestro favor y no en nuestra contra.

Por ejemplo:

Intimidación: si creces siendo intimidado o acosado, lo más probable es que desarrolles una baja autoestima. Esto se debe a que te dicen que no vales nada, que eres raro, débil, etc. y tú mismo empiezas a creértelo. Sin embargo, en realidad, el acoso tiene menos que ver con la víctima y más con el acosador que proyecta su propia inseguridad y dolor interior en un blanco fácil. Puedes decidir si la opinión de los demás sobre ti determina o no tu opinión sobre ti mismo.

Prejuicios: Crecer rodeado de personas que tienen prejuicios contra otro grupo puede significar que pienses de la misma manera, compartas las mismas creencias y juzgues a las personas en función de su grupo y no de su carácter. Esto es muy común y es nuestra responsabilidad examinar lo que creemos sobre otras personas y decidir si nuestras creencias son razonables o no.

¿Cómo podemos hacerlo? ¿Cómo podemos examinar nuestras creencias y cambiarlas? Este es el método socrático, uno de los más antiguos y mejores métodos para examinar y reflexionar.

EL MÉTODO SOCRÁTICO:

Podemos dividir el método socrático en unas seis partes. Si repasas estas partes en orden, puedes utilizarlas en cualquier momento para reafirmar un pensamiento o creencia.

El Método Socrático se ha utilizado durante miles de años para ayudar a las personas a replantearse su visión del mundo y eliminar las creencias negativas, destructivas y limitadoras que pueden ahogar nuestra felicidad y bienestar desde dentro.

He aquí cómo hacerlo:

  • Identifica lo que crees
    • ¿Por qué digo esto?
    • Explícame con más detalle lo que quiero decir.
    • ¿Cómo respondo a estos pensamientos?
  • Desafía al pensamiento
    • ¿Es esto siempre cierto?
    • ¿En qué circunstancias podría no ser cierto?
    • ¿Qué suposiciones estoy haciendo?
    • ¿Siempre reacciono así ante este pensamiento?
  • Comprueba los hechos que hay detrás de tu creencia
    • ¿Es fiable mi fuente?
    • ¿Existen pruebas que lo contradigan?
    • ¿Cómo sé que es verdad?
  • Míralo desde otro ángulo.
    • ¿Es posible que alguien lo vea de otra manera?
    • ¿Cuál sería el contraargumento?
  • Explora las implicaciones y consecuencias
    • «Pero si pasa….., ¿qué más podría pasar?».
    • «Cómo… afecta… ?»
  • Cuestiona la pregunta
    • «¿Por qué crees que he hecho esa pregunta?»
    • «¿Por qué era importante esta pregunta?»
    • «¿Cuál de tus preguntas ha resultado más útil?»

Después podemos reflexionar sobre las preguntas:

  • ¿Ha cambiado nuestra perspectiva? En caso afirmativo, ¿qué pregunta nos ayudó a ver las cosas de otra manera?
  • ¿He aprendido algo sobre mi proceso de pensamiento o mis prejuicios?

LA NECESIDAD GENERAL DE LA INVESTIGACIÓN SOCRÁTICA:

En nuestra cultura, parece que cada vez somos menos buenos resolviendo problemas complejos. Esto se debe principalmente a que cada vez somos menos capaces de mantener una discusión abierta, un diálogo respetuoso y un debate.

Nuestra capacidad para hablar entre nosotros es la mejor forma de resolver los problemas, y la importancia de una comunicación abierta se hace aún mayor cuando se trata de problemas y cuestiones complejas que afectan a un gran número de personas.

Sin embargo, en un momento en que nuestro clima social y político es cada vez más ruidoso, complicado, dividido y desconfiado, y cuando creo que necesitamos debates más objetivos, abiertos y honestos, parece haber un movimiento activo para sofocar cualquier debate que pueda resultar incómodo, desagradable, difícil o desafiante (y, de hecho, los debates que se necesitan para resolver nuestros mayores problemas).

Para mí, la única posibilidad de resolver problemas complejos como comunidad es debatirlos abiertamente desde tantos ángulos como sea posible para decidir cuál es la mejor forma de avanzar.

Cuanto más nos cerremos al debate, menos gente será capaz de comprender y hacer frente a nuestras preocupaciones más complejas, y cuanto más crezca esta brecha en la comprensión, más gente tendrá que confiar en los medios de comunicación reconocidos para llenarla. Dada la parcialidad de los medios de comunicación modernos, se trata de una situación muy peligrosa.

Uno de los mejores métodos para ayudarnos a resolver problemas complejos y desarrollar una imagen más completa del mundo, de nosotros mismos y de los demás es el método socrático.

Acudí a los artesanos porque sabía que yo no sabía nada de nada, como puedo decir, y estaba segura de que ellos conocían muchas cosas hermosas de las que yo no sabía nada, y en esto eran sin duda más sabios que yo. Pero observé que incluso los buenos artesanos caían en el mismo error que los poetas: por ser buenos artesanos, creían saber toda clase de cosas elevadas, y este error ensombrecía su sabiduría.

  • Sócrates.
tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.