Estoicismo store

Tienda estoica > Meditaciones estoicas

Posición de meditación: Cómo sentarse para meditar

Contenido

Cuando piensas en la postura mejor o más adecuada para meditar, a menudo te imaginas a una persona sentada en el suelo con las piernas cruzadas, la espalda recta y un aspecto bastante cómodo.

En realidad, sin embargo, puedes meditar en cualquier lugar en el que te sientas cómodo y no te quedes dormido (acurrucado en el sofá).

En general, la postura ideal para meditar es aquella en la que tu espalda está recta. Puedes sentarte en el suelo, en el sofá, en una silla o en tu cama. Dónde te sientes depende de ti, pero debes intentar no encorvarte.

La razón por la que debes mantener la espalda recta es que te ayuda a permanecer consciente y concentrado durante la meditación. Cuando nos tumbamos o nos encorvamos, podemos desviarnos o cambiar nuestra respiración.

En algunos casos puede resultar incómodo cruzar las piernas, sentarse en un suelo duro o con la espalda descubierta. Nada de esto es serio. La meditación es una práctica que puede adaptarse a nuestras necesidades. Así que siempre puedes apoyarte en el respaldo de una silla o en una pared, o sentarte en un cojín.

4 FORMAS DE SENTARSE PARA MEDITAR:

1. PIERNAS CRUZADAS

La postura más habitual para meditar es sentarse con las piernas cruzadas.

En esta postura de meditación te sientas cómodamente, con la espalda recta y los brazos en el regazo.

A algunas personas no les resulta demasiado doloroso sentarse en esta postura durante largos periodos de tiempo, pero a otras les resulta incómoda para las rodillas, la espalda o las nalgas. Si es así, puedes probar una de las siguientes posturas de meditación:

2. EN UNA SILLA

Sentarse en una silla para meditar no sólo es cómodo y fácil, sino que además está a nuestra disposición casi en cualquier lugar.

Tanto si estamos en casa, en el coche (sin conducir), en el trabajo o en un avión, solemos tener acceso a una silla.

En esta posición, apoya los pies firmemente en el suelo, mantén la espalda recta y coloca las manos sobre los pies o las rodillas.

3. CONTRA UNA PARED

Si te parece que sentarte en medio del suelo es una postura incómoda para tu meditación, puedes apoyar la espalda contra una pared.

En esta postura puedes cruzar las piernas o estirarlas hacia delante, lo que te resulte más cómodo.

4. EN UNA CAMA RECLINABLE

La humilde almohada: siempre se ha utilizado para proteger nuestras nalgas de la dureza de las superficies duras. Tu meditación tiene que ser cómoda. Por lo tanto, utilizar un cojín es una forma habitual de conseguir la comodidad necesaria para una buena atención y concentración.

El uso de un cojín para lograr la comodidad adecuada para tu postura de meditación es tan habitual que en todas partes se pueden comprar cojines especiales para meditar.

¿CUÁL ES LA POSICIÓN ADECUADA PARA TU MEDITACIÓN?

La respuesta a esta pregunta es sencilla: lo que te resulte cómodo.

Que medites en una silla o en el suelo depende totalmente de ti. Mientras te sientas lo suficientemente cómodo como para permanecer sentado un rato y concentrado y consciente, no importa dónde ni cómo te sientes.

Espero que esto te ayude.