Estoicismo > Meditación estoica

Meditación Vipassana

Tabla de contenidos

¿QUÉ ES LA MEDITACIÓN?

La meditación es la práctica de centrar la mente y la atención en un objeto, sentimiento, sensación o pensamiento específico y determinado. Esta práctica conduce a los practicantes a la claridad mental, la estabilidad y el bienestar emocional, al ser más conscientes y apreciar más el mundo que nos rodea y desarrollar una comprensión más profunda de nuestros propios pensamientos y sentimientos.

Existen prácticas de meditación en docenas de religiones y culturas. Las más antiguas están recogidas en los Upanishads, pero también desempeñan un papel importante en el jainismo, el budismo, el hinduismo y en las filosofías que apelan a la contemplación interior, como el estoicismo.

En nuestro mundo moderno, la meditación se utiliza para mejorar la salud mental y el bienestar en el trabajo, el rendimiento deportivo, el sueño y la gestión del estrés.

En el budismo, hay dos tipos principales de meditación. Son diferentes entre sí, pero ambas son formas de observar la calidad de nuestra conciencia en tiempo real a través de la atención plena. Estas dos prácticas básicas de meditación son vipassana y samatha.

¿QUÉ ES VIPASSANA?

La Vipassana se considera la más antigua de las técnicas de meditación budistas, pues procede directamente del Sutta Saipatthana o Fundamentos de la Conciencia, un texto atribuido al propio Buda. Saipatthana consiste en ver las cosas como son realmente. Puede traducirse como «perspicacia» o «sabiduría» y es la capacidad de ver exactamente lo que está ocurriendo tal como está ocurriendo, sin los sesgos, prejuicios y distorsiones que muchos de nosotros tendemos a proyectar sobre lo que vemos.

En la meditación Vipassana, los practicantes centran su atención en examinar elementos concretos de su conciencia y, con el tiempo, aprenden a observar cada vez más su existencia en el momento presente.

Puede ser una o varias de las siguientes:

  • Escuchar el mundo que te rodea
  • Observar las sensaciones de tu cuerpo
  • Concéntrate en tu respiración
  • Observar el flujo de pensamientos y sentimientos

Mediante la meditación Vipassana, el practicante desarrolla la capacidad de agudizar sus sentidos y observar el mundo que le rodea de forma objetiva y sin juzgarlo. Y lo que es más importante, aprendemos a observar nuestros pensamientos y sentimientos objetivamente, sin culpa reactiva, miedo, ira, celos, pérdida u otras emociones negativas.

Los meditadores de Vipassana manifiestan una sensación de seguridad, autoconocimiento, una mejor comprensión de sí mismos y de los demás, y menos estrés.

VIPASSANA EN LA PRÁCTICA:

En su forma más simple, la meditación Vipassana nos enseña a centrarnos en nuestra respiración o en las sensaciones físicas del cuerpo. Con el tiempo, a medida que nos sentimos más cómodos con la práctica, podemos centrarnos no sólo en la respiración, sino también en los pensamientos y sentimientos que van y vienen en el momento. De este modo, la meditación Vipassana nos ayuda a desarrollar una mejor comprensión de nosotros mismos y de nuestro mundo interior.

Como ocurre con muchas otras prácticas de meditación, lo mejor es empezar la meditación Vipassana en un lugar familiar y tranquilo, sin ruidos ni distracciones.

En primer lugar, concéntrate en tu respiración y utilízala para enraizar tu conciencia. Algunas personas se centran en la subida y bajada del pecho, otras en la sensación de aire en la nariz: descubre lo que funciona para ti. Mientras puedas centrar tu conciencia, no hay elección correcta o incorrecta.

Con el tiempo, esta respiración calmará tu mente y la llevará a un estado meditativo más centrado, en el que somos más capaces de deshacernos del ruido y el parloteo de nuestra mente y observar objetivamente el mundo que nos rodea.

Si lo conviertes en un hábito diario y dedicas tiempo y esfuerzo a desarrollar esta práctica, puede que te encuentres en un estado similar fuera de una práctica de meditación típica, mientras realizas tu vida cotidiana.

Como ocurre con todas las prácticas de meditación, inevitablemente nos distraeremos. Simplemente lo aceptamos y volvemos a empezar con un nuevo aliento.

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos relacionados