Estoicismo > Meditación estoica

Meditación sobre el amor y la bondad

Tabla de contenidos

El ritmo de la vida moderna se ha acelerado en los últimos años y no hay indicios de que se ralentice. Por desgracia, tenemos poco control sobre el mundo que nos rodea, pero afortunadamente tenemos pleno control sobre cómo respondemos a él.

A medida que la tecnología nos distrae, los medios de comunicación nos bloquean y las conexiones auténticas se hacen cada vez más esquivas, la gente busca formas de afrontar el inevitable estrés, la incertidumbre, la urgencia y la sensación de irrelevancia y desapego.

La meditación es una herramienta común que está al alcance de todos y que puede adaptarse con flexibilidad a los horarios y limitaciones de nuestra vida cotidiana.

Las personas que meditan, ya sea para conectar, controlar el estrés o simplemente para ser productivas, pueden aumentar su capacidad de compasión, comprensión, atención plena, amabilidad y autoaceptación.

La meditación de la bondad amorosa es una práctica de meditación popular dirigida específicamente a sentirse bien, reducir el estrés y construir una visión más comprensiva y compasiva del mundo y sus habitantes.

La propia práctica de la meditación nos ofrece un pequeño momento de calma en un mundo que puede parecer caótico.

Este momento nos permite desarrollar una conciencia de nosotros mismos, de nuestros pensamientos y sentimientos, de otras personas y del mundo en general.

Nos damos cuenta de estas cosas sin juzgarlas, y simplemente centramos nuestra atención en el momento y observamos.

Si eres nuevo en la meditación, puedes aprender cómo empezar aquí.

¿QUÉ ES LA BONDAD AMOROSA?

La práctica de la bondad amorosa puede dividirse en dos ámbitos diferentes: Dar amor y eliminar el sufrimiento.

  • Dar amor

La bondad amorosa requiere que el practicante centre su atención en una persona o en un grupo de personas. Normalmente empiezas con una persona cercana a ti, luego con una persona neutral y, por último, con una persona que te cae mal.

Mientras imaginas a cada persona, envíale tanta calidez, amor y bondad como puedas, repitiendo algo como

«Que vivas con tranquilidad, que seas feliz, que estés libre de dolor».

  • Tomar el dolor

La otra cara de la moneda es soportar el dolor.

Cuando das amor, primero imaginas a una persona o a un grupo de personas. Normalmente empezarías con alguien cercano a ti, luego con alguien neutral y después con alguien que te caiga mal.

Mientras imaginas a la persona que has elegido, piensa en absorber cualquier emoción negativa o dolor que esté sintiendo y atraerlos fuera de ella y hacia ti.

¿CÓMO PRACTICAR LA MEDITACIÓN DEL AMOR?

POSICIÓN DE TU CUERPO

Para empezar a meditar, busca un lugar donde puedas sentarte o tumbarte cómodamente para no quedarte dormido. Puedes ponerte de pie con las piernas cruzadas en el suelo o sentarte en una silla con las piernas planas y la espalda recta.

Intenta relajar el cuerpo con la siguiente respiración. Imagina que relajas el cuerpo como un puño con la siguiente respiración.

Mantén los ojos cerrados durante la meditación y centra tu atención en el interior.

Inhala y exhala profundamente.

ENVÍA BONDAD AMOROSA:

Imagina a una persona a la que quieres o de la que eres cercano. Esta persona es muy parecida a ti. Aunque tengáis pensamientos, valores y creencias diferentes, ambos queréis ser felices.

Imagina que envías a esa persona amor, bienestar y compasión.

En tu mente puedes incluso repetir una frase como la siguiente:

Que vivas en paz, que encuentres la felicidad y te liberes del dolor.

Que vivas en paz, que encuentres la felicidad y te liberes del dolor.

Que vivas en paz, que encuentres la felicidad y te liberes del dolor.

Luego imagina a una persona neutral que quizá no sea especialmente cercana a ti, pero que busca las mismas cosas que tú.

Mantén una imagen de ellos en tu mente y repite la meditación. Recuerda que son como tú; ambos sois humanos y ambos buscáis la felicidad, el bienestar y la salud.

Piensa en alguien a quien no soportes. Puede que esa persona te haya agraviado en el pasado o haya hecho algo que no te gusta. Sin embargo, la gente suele hacer lo que cree que es correcto. A veces simplemente tienen valores muy diferentes o menos control sobre sus acciones negativas.

Repite la misma meditación:

Que vivas en paz, que encuentres la felicidad y te liberes del dolor.

Que vivas en paz, que encuentres la felicidad y te liberes del dolor.

Que vivas en paz, que encuentres la felicidad y te liberes del dolor.

ENVÍATE BONDAD AMOROSA A TI MISMO:

Esta práctica no debe limitarse a otras personas.

Hoy en día tendemos a ser duros con nosotros mismos. Las redes sociales y la tecnología moderna nos llevan a compararnos constantemente con una versión perfecta y pulida de otra persona. Esto puede llevarnos a comparar lo que somos con algo inventado, y esto puede causar estrés, críticas y condenas innecesarias.

Estás donde estás, acéptalo y abrázalo.

Siéntate e imagínate en tu mente. Imagina la versión más feliz y cálida de ti mismo. Envíate a ti mismo bondad amorosa.

Tú, como la mayoría de la gente, quieres una vida feliz, contenta y agradable. Incluso puedes repetir una frase:

Estoy donde estoy. No puedo controlar gran parte del mundo que me rodea, pero puedo controlar mi reacción y mis acciones.

Estoy donde estoy. No puedo controlar gran parte del mundo que me rodea, pero puedo controlar mi reacción y mi acción.

Estoy donde estoy. No puedo controlar gran parte del mundo que me rodea, pero puedo controlar mi reacción y mi acción.

Es importante que no te fijes expectativas poco realistas. Las expectativas posponen nuestro bienestar a un momento futuro. Si la expectativa no se cumple, nos hemos causado el sufrimiento a nosotros mismos.

RECIBIR AMOR Y BONDAD:

Con los ojos cerrados, imagina a una persona cercana a ti y mantén su imagen en tu mente. Puede ser alguien a quien quieres, un buen amigo o incluso una persona que ha muerto.

Imagina que esa persona está delante de ti. Te envían amor, apoyo, bondad y compasión. Te desean felicidad. Concéntrate en la calidez que emana de esta persona.

Luego imagina que otra persona a la que quieres está sentada a tu lado. Empiezan a transmitirte la misma sensación de calidez y compasión que la primera persona.

Por último, imagina que estás sentado con todas las personas de tu vida a las que quieres y has querido. Estás rodeada de tus seres queridos y todos te envían bondad, compasión y calor.

Cada uno de ellos quiere lo mejor para ti y estás lleno de calidez, compasión y amor.

¡Diviértete practicando!

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos relacionados