Estoicismo > Filósofos estoicos

¿Quién es Porcia Cato? Una introducción a la supermujer estoica

Tabla de contenidos

Porcia Catonis (o Porcia «de Catón») era hija del famoso filósofo estoico romano Catón el Joven -enemigo del dictador Julio César- y de su primera esposa Atilla. Era conocida por su belleza y su personalidad audaz, y por su matrimonio (el segundo) con Marco Junio Bruto Bruto, conocido por haber participado en el asesinato de Julio César.

Nació entre el 73 y el 64 a.C. y murió por suicidio o enfermedad hacia el 42 a.C. Los relatos de su posible suicidio afirman que se suicidó tragando brasas, pero en general las circunstancias de su muerte siguen siendo discutidas.

Porcia de Catón fue descrita, entre otros, por Plutarco, ensayista y biógrafo griego que más tarde se convirtió en ciudadano romano, y ha sido representada a menudo en la cultura popular, como en la obra de Shakespeare Julio César, en libros como Los idus de marzo y en programas de televisión y películas que adaptan la obra de Shakespeare.

Gran parte de su vida sólo ha sobrevivido en el contexto de Catón y Bruto, pero de estos relatos puede deducirse que fue una mujer valiente e interesante que sigue fascinando a historiadores y escritores.

Primer matrimonio

En tiempos de Porcia, el matrimonio era un asunto muy distinto al de hoy. Los matrimonios rara vez se hacían por amor, sino más bien por razones prácticas, como el beneficio político o los hijos, y a menudo eran los padres quienes casaban o autorizaban el matrimonio de sus hijas.

Aunque los matrimonios romanos eran instituciones monógamas, el divorcio y las segundas nupcias eran frecuentes, y los hombres podían pedir la mano de una mujer aunque una o ambas partes siguieran casadas. Tras el divorcio o la muerte del marido, se esperaba que las mujeres volvieran a casarse rápidamente, sobre todo las de clase alta.

Catón el Joven, que no sólo era un filósofo estoico, sino también una destacada figura pública y senador romano, se casó con Porcia con uno de sus aliados políticos, Marco Calpurnio Bíbulo, cuando ella era aún adolescente. Se dice que Porcia y Bíbulo tuvieron un hijo juntos, Lucio, pero esto se discute porque, dadas las edades de Lucio y Porcia, ella era probablemente demasiado joven para tenerlo. Lucio procedía probablemente del matrimonio anterior de Bíbulo.

Aunque no hay muchos relatos sobre los sentimientos de Porcia hacia Bíbulo, éste declaró que estaba enamorado de ella. Cuando Quinto Hortensio, orador y cuatro veces mayor que Porcia, quiso convertirse en aliado de Catón y le pidió que se casara con Porcia, éste se negó. Hortensio argumentó que sería egoísta por parte de Biblos quedarse con Porcia y su maternidad, y que Hortensio siempre podría devolver Porcia a Biblos si dejaba de darle hijos. Esta propuesta no era infrecuente en la Roma de la época: las mujeres en edad fértil solían divorciarse y volverse a casar para dar herederos a diversos hombres poderosos, y a veces volvían después con sus antiguas parejas.

Bíbulo siguió negándose, y Catón apoyó la negativa de Bíbulo, en parte porque no quería que Porcia se casara con alguien que le cuadruplicaba la edad. Pero parece que Catón aún quería el anillo de boda de Ortancio, porque se divorció de su segunda esposa y permitió que Ortancio se casara con ella. Tras la muerte de Hortelio, Catón volvió a casarse con su segunda esposa.

Durante el matrimonio de Porcia, la Guerra de las Galias de Julio César hacía estragos. Catón despreciaba a César y se opuso a él en el Senado romano. César fue derrotado, pero cuando terminaron las guerras se negó a volver a Roma para ser castigado. Esto no gustó nada a Catón, y en el 49 a.C. declaró la guerra, que se convirtió en la gran guerra civil romana. Catón y Biblio unieron sus fuerzas a las de Gneo Pompeyo Magno, general romano más conocido como Pompeyo, para oponerse a César.

En el 48 a.C., tras la derrota de Pompeyo, murió Bíbulo y Porcia enviudó. Su padre, Catón el Joven, se suicidó tras su derrota en una batalla en el año 46 a.C.

Segundo matrimonio

El segundo matrimonio de Porcia fue el más famoso y explica en parte por qué fue una destacada figura histórica. Era para Marco Junio Bruto, su primo hermano, que había luchado con Pompeyo contra César y fue más tarde uno de los asesinos de Julio César.

Tras la muerte de Bíbulo y la viudez de Porcia, Bruto se divorció de su esposa Claudia Pulchra. Aunque el divorcio y las segundas nupcias no eran infrecuentes, a menudo se producían después de hablar con la familia y los amigos y con explicaciones sobre por qué había fracasado el matrimonio. Pero Bruto se divorció repentinamente de Claudia sin dar sus razones. El divorcio no fue bien recibido porque no había problemas evidentes, llevaban mucho tiempo casados y Claudia era muy popular. De hecho, la propia madre de Bruto estaba en contra del divorcio.

Sin embargo, Bruto se casó con Porcia y el matrimonio tuvo una reputación igualmente dividida. La madre de Bruto estaba celosa del amor de Bruto por Porcia y apoyó a su ex mujer contra ella, pero muchos partidarios de Pompeyo y Catón, como Cicerón (famoso político y orador romano), aprobaron la unión.

Según todos los indicios, parecía un matrimonio de amor y fe. Porcia y Bruto tuvieron un hijo que lamentablemente murió en el 43 a.C. Pero lo que hace especialmente interesante el matrimonio de Porcia y Bruto es la forma en que estaba inextricablemente entrelazado con la oposición de Bruto a César.

Implicación en el asesinato de Julio César.

Aunque no está claro hasta qué punto Porcia conocía el complot para asesinar a Julio César, existen historias sobre su posible implicación o conocimiento a través de Bruto. Una historia dice que Bruto estaba visiblemente perturbado una noche mientras, sin que Porcia lo supiera, planeaba el asesinato. Porcia le preguntó ansiosa qué pretendía. No le dijo nada.

Porcia sospechaba lo que pasaba, pero pensaba que él no se lo diría porque creía que, como mujer, podría revelar secretos -aunque no quisiera- si le torturaban. Así que, para probarse a sí misma, le clavó en secreto un cuchillo en el muslo y le dejó sin tratamiento durante al menos un día. Tenía síntomas de fiebre, escalofríos y dolor. Se sobrepuso al dolor y luego fue a ver a Bruto para mostrarle su herida y su fe, diciendo:

«Tú, esposo mío, aunque confiabas en que mi espíritu no te traicionaría, desconfiabas de mi cuerpo, y tu sentimiento era sólo humano. Pero he descubierto que mi cuerpo también puede ser silencioso…. Por tanto, no temas, sino dime todo lo que me has ocultado. Pues ni el fuego, ni los látigos, ni los azotes me obligarán a traicionar una palabra; no nací tal mujer. Si, pues, sigues desconfiando de mí, es mejor que muera a que viva; si no, que nadie piense ya que soy la hija de Catón o tu esposa.»

Bruto, al ver la herida y oír sus luchas, se sintió conmovido por la devoción de Porcia y juró no guardar más secretos. Se cuenta que dijo que esperaba demostrar que era digno de ella como esposa y que había recuperado fuerzas para su complot contra Julio César.

Lo que ocurrió después es incierto. Bruto tenía la clara intención de contarle a Porcia todo lo relativo al inminente asesinato (si es que no era de hecho uno de los conspiradores, como dicen algunas historias), pero es probable que no tuviera la oportunidad de hacerlo antes de que la expedición estuviera en marcha.

Bruto y los demás asesinos persiguieron a César. El día del asesinato, Porcia temió por la seguridad de Bruto, envió cartas interrogándole y sufrió una intensa ansiedad hasta el punto de desmayarse. Tras el asesinato de César, Bruto y los demás participantes se trasladaron rápidamente a Atenas. A Porcia le pidieron que se quedara en Roma y aceptó. Tanto ella como Bruto lamentaron la separación, pero pensaron que era lo mejor, ya que Bruto se encontraba ahora en una situación peligrosa.

Su matrimonio sólo terminó con la muerte (pero volveremos sobre los controvertidos detalles de esa muerte más adelante) y parecía estable, con amor por ambas partes. Bruto dijo una vez con cariño de Porcia: «Aunque la debilidad física de su cuerpo le impide hacer lo que sólo la fuerza de los hombres puede lograr, tiene un espíritu tan valiente y activo por el bien de su país como el mejor de nosotros.»

Muerte

El momento y la causa de la muerte de Porcia son objeto de gran debate. Sabemos que murió mientras Bruto estaba fuera.

Un posible momento fue durante la primera batalla de Filipos. Según esta versión, Porcia había oído que Bruto había caído en batalla y se había suicidado, pero en realidad Bruto seguía vivo. En otra versión, ella había oído que Bruto había muerto tras la segunda batalla de Filipos, lo que esta vez era cierto, y que luego se había suicidado.

Las posibles causas de su muerte varían, pero la historia más popular sobre su muerte es que, ofendida por la supuesta o real muerte de Bruto tras una batalla, se suicidó tragando carbones calientes. Algunos admiten que efectivamente se suicidó, pero consideran más probable que quemara brasas en un espacio cerrado y acabara sucumbiendo a la intoxicación por monóxido de carbono.

Otros historiadores, sin embargo, creen que probablemente murió de enfermedad y que murió antes que Bruto. Las cartas entre Bruto y otros indican que la muerte de Porcia se produjo antes de la muerte de Bruto, y estas cartas sugieren que fue causada por una enfermedad. En una carta, Bruto lamenta la muerte de Porcia y acusa a los demás de no preocuparse lo suficiente por ella. Sin embargo, en una carta anterior Bruto da las gracias a las personas que cuidaron de Porcia mientras estuvo enferma, lo que sugiere que había estado enferma durante algún tiempo y que incluso podría haber muerto mientras Bruto estaba ausente. Algunos se preguntan si estas cartas son auténticas o si son pruebas suficientes.

Aunque se discute la naturaleza y el momento exactos de la muerte de Porcia, la historia de que lloró a Bruto y tragó carbón para suicidarse es la que aparece con más frecuencia en la cultura popular, probablemente por su carácter dramático.

Principales conclusiones de Porcia Cato

Aunque las fuentes sugieren que Porcia de Catón amaba la filosofía (como era de esperar, ya que fue educada por un conocido filósofo), la filosofía a la que se adhirió no está documentada con precisión. Sin embargo, algunas de sus acciones sugieren que al menos aprendió la perspectiva estoica y puede enseñarnos lecciones hoy en día.

1. practicar la vida dura

Cuando Porcia se apuñaló en el muslo y sufrió, demostró a Bruto -y a sí misma- que podía soportar circunstancias terribles para defender una causa en la que creía. El propio Catón, mientras disfrutaba del lujo, hacía intentos -vestir ropas gastadas, comer alimentos escasos y más- para demostrarse a sí mismo que podía triunfar incluso en circunstancias cambiadas.

No estamos sugiriendo que te hagas daño para demostrar que puedes soportar la prueba, pero vivir una vida sencilla privándote de lujos para recordarte que puedes vivir una buena vida sin todas las comodidades que has incorporado a tu vida cotidiana puede ayudarte cuando el destino te quite lo que te ha dado. Intenta acampar con una tienda y un saco de dormir, cocinando tu comida y encendiendo un fuego. Puede que prefieras vivir en una casa con calefacción central y una cama, pero puedes recordarte a ti mismo que puedes arreglártelas con menos.

2. ama sin miedo

El matrimonio de Porcia con Bruto fue, cuando menos, difícil debido a factores externos. Inmediatamente se vieron expuestos a habladurías sobre su matrimonio, su suegra favorecía a la ex mujer de Bruto y su marido (y quizá ella misma) luchaban por una causa peligrosa pero honorable. Probablemente no deberías casarte con tu primo hermano ni involucrarte en un asesinato sensacional, pero la lección aquí es que Porcia y Bruto capearon juntos las tormentas porque se querían y se apoyaron mutuamente a pesar de todo lo que se les vino encima.

En general, Porcia de Cato fue una mujer respetada y fascinante en su época que sigue fascinando a historiadores y artistas hasta nuestros días.

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.