Estoicismo store

Tienda estoica > Filósofos estoicos

¿Quién es Junius Rusticus? Una introducción al maestro rey-filósofo

Contenido

Introducción

Junius Rusticus fue un filósofo estoico del siglo II. Como nieto de un miembro de la oposición estoica, Rusticus debió de oír muchas historias sobre estos venerados filósofos. Y debió de alegrarse, pues el sentido del deber que unía a su abuelo también llamaba a Rusticus. Se convirtió en soldado, luego en general y finalmente en cónsul bajo el emperador Adriano.

El cargo de cónsul era de por sí prestigioso, pero Rústico se distinguía aún más. En 138 d.C. Adriano, que no tenía sucesor, empezó a planear hacer emperador a Marco Aurelio, de 17 años. Adriano eligió a Rústico como maestro del muchacho. Como veremos, Rusticus era un maestro muy bueno.

Según estudiosos modernos como Donald Robertson, Rusticus también pudo haber asistido a conferencias de Epicteto en esta época. El alumno de Epicteto, Arrien (cuyas notas se publicaron más tarde como «Los discursos de Epicteto»), fue también cónsul en la corte de Adriano. De algún modo, Rústico había llegado a poseer un ejemplar de las enseñanzas de Epicteto. En el Libro 1 de las Meditaciones, Marco Aurelio reflexiona sobre lo que aprendió de Rústico:

La comprensión de que tenía que formar y disciplinar mi carácter. Que no te distraiga mi interés por la retórica. No para escribir tratados sobre temas abstractos, dar breves sermones morales o escribir fantásticas descripciones de la vida sencilla o de la persona que sólo vive para los demás. Aléjate de la retórica, la poesía y las buenas letras. No para disfrazarme, sólo para pasear por la casa o algo así. Escribir cartas sencillas (como la que envió a mi madre desde Sinuessa). Y ser conciliador cuando las personas que nos han enfadado o molestado quieren llevarse bien. Lee con atención y no te quedes con lo esencial. Y no caigas en la trampa de los aduladores.

Pues dale las gracias a Rusticus:

Por presentarme las conferencias de Epicteto y prestarme su ejemplar.

Cuando Marco se convirtió en emperador en 161 d.C., contrató inmediatamente a Rústico como juez y consejero. Luego, en 162 d.C., cónsul y prefecto civil. Como escriben Ryan Holiday y Stephen Hanselman en Vidas de los estoicos, el prefecto de la ciudad era «básicamente el alcalde de Roma, que supervisaba la policía, las fuerzas del orden, las obras públicas y el suministro de alimentos de la ciudad». Dada la corrupción generalizada en Roma, se trataba de un cargo de gran responsabilidad y confianza. Según todos los indicios, [Rusticus] desempeñó sus funciones honorablemente».

En el año 165 d.C., se enfrentó a un caso judicial aparentemente insignificante. Un filósofo cínico llamado Crescens acusó a un filósofo cristiano llamado Justino y a seis de sus discípulos de negarse a reconocer a los dioses romanos. Naomi Mitchison escribió en La sangre de los mártires por qué la floreciente fe cristiana era temida en Roma. «A ningún romano le importó realmente la diferencia entre los dioses», explica de un personaje, un filósofo estoico llamado Nausífanes. «En materia de religión eran profundamente tolerantes, pues sus propios dioses no procedían del corazón del individuo, sino sólo de invenciones sociales o se habían convertido en tales. Pero políticamente persiguieron y tuvieron que ser perseguidos; y todos los que tuvieron el valor de hacerlo también tuvieron que ser atacados por ellos.»

El trabajo de Rusticus consistía en mantener la ley y el orden y proteger la paz. Sólo los tipos locos y peligrosos -tiranos como Nerón y Calígula- rehuían a los dioses. Entonces Rústico dijo a Justino que cumpliera, que se sometiera y reconociera a los dioses que protegían el imperio. Justin se negó a renunciar a sus convicciones. Como tantos estoicos – Catón, Agripino, Fraseo, Helvidio – Justino fue condenado a muerte porque se le consideraba una amenaza para la autoridad. Esto era una mancha en la reputación, por lo demás perfecta, de Rusticus. En 168 d.C. se jubiló tras décadas de servicio público. Murió en 170 d.C.

Lecciones

Debes contribuir

El abuelo de Rusticus fue asesinado por asumir un papel público en un mundo violento. Una parte de Rusticus temía seguir el ejemplo de su abuelo. Una parte de él quería agachar la cabeza, ser un «simple filósofo con pluma», recluirse en sus libros e ideas. Pero no lo hizo. En lugar de eso, eligió llevar una vida activa. Como escriben Ryan Holiday y Stephen Hanselman en Vidas de los estoicos, la decisión de Rústico de participar en los asuntos públicos,

es un ejemplo que debería desafiar a toda persona brillante y con talento: Te debes a ti mismo y al mundo utilizar activamente el poco tiempo que tienes en este planeta. No puedes refugiarte en tus ideas. Tienes que hacer una contribución.

Séneca escribió en su ensayo «Sobre el recreo» que el estoicismo es una filosofía que no sólo encaja en la vida pública, sino que de hecho la exige. «Epicuro dice: «Un hombre sabio sólo interfiere en los asuntos públicos cuando es necesario».  Zenón [el fundador del estoicismo] dice: «El sabio se ocupará de los asuntos públicos cuando no pueda». Incluso a costa de la comodidad y el confort, el estoico contribuye.

Acepta las verdades duras

Junius Rusticus fue para Marco Aurelio lo que Séneca fue para Nerón. La madre de Nerón y emperatriz Agripina eligió a Séneca como maestro de su hijo mientras éste esperaba el trono. Junius Rusticus fue elegido para Marco. Si Marco y Nerón tuvieron casi la misma educación, ¿cómo pudo uno convertirse en uno de los más grandes gobernantes de la historia y el otro en el peor? Citando de nuevo las Vidas de los Estoicos:

Plutarco hablaría más tarde de cómo muchos políticos intentaban gobernar para dejar de ser gobernados por otros. Quizá lo especial de Marcos era que parecía poner a un consejero y filósofo como Rústico por encima de sí mismo, aunque su autoridad como emperador era casi absoluta. ¿Por qué Marcos siguió siendo bueno mientras que tantos otros gobernantes fueron malos? Su relación y respeto por un hombre sabio y mayor como Rusticus explican gran parte de esto.

Es difícil aceptar las críticas. Es difícil incluso para los adultos (o quizá especialmente para los adultos). Marco dice que «a menudo se enfadaba con Rústico» y con su dura forma de enseñar, su crítica por decir la verdad tal y como él la veía. Pero Marcus ha aprendido a acoger con agrado esos comentarios y críticas. «Si alguien puede demostrar que me equivoco, demuéstrame que me equivoco», escribió Marcus más tarde. «Me cambiaré con mucho gusto. Es la verdad lo que busco y la verdad nunca ha hecho daño a nadie. Lo que nos perjudica es la persistencia del engaño y la ignorancia».