Estoicismo store

Tienda estoica > Filósofos estoicos

¿Quién es Posidonio? El estoico más erudito

Contenido

Introducción y Biografía

Poseidón nació en el año 135 a.C. en la ciudad griega de Apamea, situada en la actual Siria. Tras completar su primera educación en Apamea, se trasladó a Atenas para cursar estudios filosóficos en la escuela estoica de Panecio. Al igual que su maestro, Poseidón discrepaba de muchos de los principios básicos del estoicismo. A menudo se encontró en desacuerdo con otros eruditos y con frecuencia se puso del lado de Panecio, que intentaba marcar el comienzo de la nueva era del estoicismo medio.

Sin embargo, a diferencia de Panecio, su reforma del estoicismo resultó insatisfactoria. Poseidón no consiguió conciliar sus problemas con los principios estoicos y acabó abandonando la escuela por completo. Su marcha también estuvo motivada por su deseo de explorar áreas como la geografía y la astronomía con la misma rigurosa atención al detalle que la escuela estoica dedicaba a la filosofía. Comenzó a estudiar en profundidad a Platón y Aristóteles, rechazando la rigidez de su formación educativa.

Tras abandonar la escuela estoica hacia el año 95 a.C., Poseidón se trasladó a Rodas. Mientras la región era famosa por sus avances científicos, Poseidón se encontraba en su esfera política. Finalmente, se convirtió en rector de Rodas, donde estuvo en el cargo seis meses (el plazo máximo). También fue embajador de la región en Roma.

Es especialmente interesante observar que, aunque Poseidón se alejó del estoicismo, siguió los pasos de su predecesor Panecio. Panecio nació en Rodas y viajó con frecuencia a Roma para difundir el estoicismo en la región. No se sabe si Poseidón eligió conscientemente imitar a su maestro, pero está claro que las enseñanzas de Panecio hacían hincapié en la importancia de la interacción con sus socios internacionales.

Al igual que Panecio, Poseidón era partidario de Roma como centro filosófico y político. Estableció estrechas relaciones con la clase alta romana, lo que benefició tanto sus esfuerzos políticos como su labor erudita. Estas relaciones le dieron la oportunidad de viajar por todo el mundo conocido y ampliar así sus conocimientos. Poseidón, en particular, tuvo la oportunidad de recorrer la mayor parte del Mediterráneo, incluido el norte de África.

Los viajes de Poseidón inspiraron muchos de sus grandes escritos. Sobre todo, tuvo la oportunidad de conocer las prácticas celtas en la Galia. Interpretó las prácticas celtas de los druidas como filosóficas. Escribió mucho sobre la región y su tratado sobre los celtas se cita a menudo en otras obras.

Gracias a sus esfuerzos políticos y filosóficos, Poseidón se hizo famoso en Grecia y Roma. Con el tiempo, cada vez más estudiantes acudían a Rodas para estudiar con él. Se le consideraba una autoridad filosófica y, de hecho, era el sucesor de Panagio, aunque estaba alejado de la escuela estoica de Atenas. Tras su muerte en el año 51 a.C., sus hijos mantuvieron su escuela en Rodas.

Hoy sabemos que Poseidón fue uno de los mayores polímatas de su época. En otras palabras, dominaba una amplia gama de temas e hizo importantes contribuciones a todos ellos. Se le conoce sobre todo por su labor como filósofo, pero también destacó en astronomía, geografía, matemáticas, guerra, historia y política.

Obras notables y lecturas recomendadas

Poseidón era considerado un erudito y destacaba en muchos campos, pero su trabajo en filosofía sigue siendo el más influyente. Incluso creía que todas las ciencias debían pasar a un segundo plano frente a la filosofía, pues ninguna otra cosa podía explicar tan bien el universo. Por ello, gran parte de su trabajo fuera de este campo tiene un carácter filosófico.

Conocedor de la tradición estoica, Poseidón coincidía con sus predecesores en que la filosofía se divide en física, lógica y moral. Su obra, sin embargo, empieza a diferir de la de los estoicos anteriores cuando se va más allá de lo básico. Al igual que su predecesor inmediato Panagio, adoptó un enfoque ecléctico de la filosofía. Introdujo ideas platónicas y aristotélicas en el estoicismo, eliminando así muchas de las diferencias entre las escuelas de pensamiento.

Sin embargo, a diferencia de Panecio, fue el primer estoico que sostuvo que la concepción de Platón sobre el alma humana era correcta. Esto significaba que las pasiones y los deseos, más que falsas ideas que debían superarse, eran parte integrante de la identidad humana y debían debatirse.

Aunque las obras de Poseidón se han perdido, pueden encontrarse citas y referencias a él en las obras de Cicerón, Livio, Plutarco, Estrabón, Cleomedes y Séneca el Joven, entre otros. A menudo era elogiado por su estilo de escritura, que se describía como muy estilizado y rayano en lo poético. Gracias a estas fuentes, hemos podido reconstruir parte de lo que Poseidón pudo haber escrito.

Sin embargo, es importante ver la obra de Poseidón en su contexto. Aunque contribuyó en muchos campos, su trabajo no solía ser especialmente polémico ni original. En cambio, poseía una comprensión amplia y sutil de las cuestiones y era capaz de conectar campos de especialización aparentemente distantes. Hoy reconocemos su cosmovisión unificada como una importante aportación a la filosofía, ya que fue uno de los intentos más holísticos de su época para explicar el comportamiento humano y la vida en su conjunto.

Para saber más sobre su trabajo entre los druidas celtas, te recomendamos El filósofo y los druidas: viaje entre los antiguos celtas, de Phillip Freeman. Este libro es una introducción excelente y directa a la naturaleza polifacética que hace que Neptuno sea tan interesante. En segundo lugar, Posidonio: Volumen 3, La traducción de los fragmentos resume el poco texto que tenemos de Poseidón y ofrece una aproximación directa a su genio.

3 Lecciones y Ejercicios

1) Atención al materialismo

Tener dinero y bienes materiales no es malo. Pero son peligrosos. La envidia y la codicia pueden llevarnos a actuar mal en busca de ganancias materiales. Cuando los bienes materiales se convierten en el centro de tu vida, es fácil descuidar a las personas que te rodean. Tómate tiempo para reevaluar tu vida y pensar en lo que te motiva. ¿Qué te motiva?

La riqueza es la causa del mal, no porque sea mala en sí misma, sino porque impulsa a la gente al mal.

2) Tú eres la compañía que tienes.

Las personas de las que nos rodeamos determinan naturalmente el tipo de conversaciones que mantenemos. Tu visión del mundo depende de los círculos sociales en los que decidas estar. Es importante que te rodees de personas cuyos valores coincidan con los tuyos y que también se comprometan a hacer lo correcto. Tu vida será mucho más virtuosa y eficaz si te rodeas de las personas adecuadas.

Un día entre los educados dura más que la vida más larga de los ignorantes.

3) No aceptes tu destino en la vida

En la vida, puede ser fácil jugar al juego de la culpa. ¿Cuántas veces has oído a alguien decir que cambiaría algo si tuviera los medios? Esto ya no es una excusa. Cuando te enfrentes a un reto, sé innovador y niégate a aceptar las circunstancias. La vida no depende de la mano que nos toque, sino de cómo la juguemos.

Nunca hay situaciones en las que debas sentirte seguro porque empuñas las armas del azar; ¡lucha con las tuyas! El Destino no proporciona armas contra sí mismo; por tanto, los hombres que están armados contra sus adversarios están desarmados contra el Destino mismo.

Frases destacadas de Posidonio

Las cosas que no dan grandeza, confianza en uno mismo y libertad de preocupaciones al alma no son buenas. Pero la riqueza, la salud y condiciones similares no hacen ninguna de estas cosas; por tanto, la riqueza y la salud no son bienes. Son malas las cosas que no dan al alma grandeza, confianza en sí misma y libertad de preocupaciones, sino arrogancia, vanidad y presunción. Pero las cosas que son un regalo del destino nos hacen adoptar estos malos hábitos. Por tanto, estas cosas no son buenas.

Cuando los hombres vivían dispersos por la tierra, protegidos por aleros o el cobijo hueco de una roca o el tronco de un árbol, fue la filosofía la que les enseñó a construir casas.