Estoicismo store

Tienda estoica > Filósofos estoicos

¿Quién es Epicteto? De esclavo al filósofo más solicitado del mundo

Contenido

Ésta es la primera parte de una serie de tres partes sobre los tres principales filósofos estoicos: Marco Aurelio, Séneca y Epicteto. Aquí encontrarás una breve introducción a Epicteto, sugerencias de lecturas complementarias, tres ejercicios/lecciones suyas y una selección de citas. También puedes leer nuestra introducción al estoicismo si no estás familiarizado con esta filosofía.

Introducción

Parte de la fascinación del estoicismo es que tres de sus exponentes más famosos eran muy diferentes en cuanto al lugar que ocupaban en la sociedad. Por ejemplo, Marco Aurelio, el emperador del Imperio Romano, que ocupaba uno de los puestos más poderosos del mundo. Piensa en Séneca, que fue consejero del emperador, famoso dramaturgo y uno de los hombres más ricos del Imperio Romano. Y luego está Epicteto, exactamente lo contrario, que nació esclavo. Esto es lo que hace que el estoicismo sea tan poderoso: puede proporcionar principios atemporales que nos ayuden a superar lo bueno y lo malo, independientemente de nuestra posición en la vida.

Epicteto nació esclavo en una casa acomodada de Hierápolis (actual Pamukkale, Turquía) hace casi 2.000 años. Epafrodito, el dueño, le dio permiso para seguir estudios liberales y así Epicteto descubrió la filosofía a través del estoico Musesonio Rufo, que se convirtió en su maestro y mentor. Más tarde, poco después de la muerte del emperador Nerón, Epicteto obtuvo la libertad y comenzó a enseñar filosofía en Roma durante casi 25 años. Esto continuó hasta que el emperador Domiciano desterró a todos los filósofos de Roma. Epicteto huyó a Nicópolis, en Grecia, donde fundó una escuela filosófica y enseñó hasta su muerte.

Tras su muerte, Luciano cuenta que alguien compró la lámpara de arcilla de Epicteto por 3.000 dracmas (sorprendentemente, la misma lámpara fue mencionada más tarde por James Joyce). Pero, ¿qué tiene de especial esta lámpara? Como dice Epicteto, enseñando una importante lección estoica: «Tengo una lámpara de hierro junto a los dioses de mi casa, y cuando oí un ruido en la ventana, corrí escaleras abajo. Descubrí que me habían robado la lámpara. Pensaba que el hombre que lo había robado no tenía un motivo irracional. ¿Y qué? Mañana -dije- encontrarás una de las vasijas de barro. Porque el hombre sólo pierde lo que ya tiene».

La fuerte y trascendental influencia de Epicteto es evidente en muchos ejemplos. Marco Aurelio, en las Meditaciones, da las gracias a su maestro Junio Rústico por haberle dado a conocer a Epicteto. Existe la posibilidad de que Rústico asistiera realmente a las conferencias de Epicteto y transmitiera sus propias notas a Marco. Sin embargo, es más probable que Marco leyera las notas de Arria, alumno de Epicteto, que circularon ampliamente y de las que hablaremos más adelante.

James Stockdale, que fue prisionero de guerra en Vietnam durante más de 7 años, atribuye a Epicteto el haberle proporcionado un marco para soportar la tortura a la que fue sometido. Cuando encadenaron a Stockdale, estoy seguro de que recordó que Epicteto tenía una pierna lisiada que su amo probablemente le había roto, aunque no hay certeza de ello. Sin embargo, Epicteto dijo al respecto: «La enfermedad es un obstáculo para el cuerpo, pero no para tu capacidad de elegir, a menos que sea tu elección. Cojear es un obstáculo para la pierna, pero no para tu capacidad de elección. Dite a ti mismo que con todo lo que ocurra, entonces verás esos obstáculos como obstáculos para otra cosa, pero no para ti mismo».

Epicteto desempeña un papel importante en la famosa novela de Tom Wolfe, Un hombre bajo el sol. Albert Ellis, el psicólogo que fundó la terapia cognitivo-conductual, también se vio influido por Epicteto.

Lo fascinante es que esta influencia se produjo por pura casualidad. De hecho, Epicteto nunca escribió nada. A través de su alumno Arrien, tenemos constancia escrita de sus enseñanzas. Y si todos, desde los emperadores hasta los héroes de guerra, estaban agradecidos por encontrar guía, consuelo y fuerza en las enseñanzas de Epicteto, entonces también debe haber algo en ellas para nosotros. Pero sólo si queremos.

Obras notables y lecturas recomendadas

Un excelente punto de partida para Epicteto es su Enchiridion, que se traduce como «pequeño manual o guía» y es precisamente eso.  Es la introducción perfecta a Epicteto, pues está lleno de breves dichos y principios estoicos. A diferencia de Séneca y Marco, Epicteto es un poco más difícil de leer y te recomendamos que empieces por estos dos si aún no los has leído. El siguiente paso serían los Discursos de Epicteto, que son mucho más largos y merecen más atención.

Para más lecturas, como ya se ha mencionado, recomendamos la breve autobiografía de James Stockdale Coraje bajo el fuego y Un hombre en plenitud, de Tom Wolfe.

3 Ejercicios y lecciones de Epicteto

1. recuerda lo que tienes bajo control

La encíclica comienza con una de las máximas más importantes de la filosofía estoica. (Nos recuerda que no debemos enfadarnos ni alterarnos por cosas sobre las que no tenemos control, como otras personas o acontecimientos externos, y que debemos centrarnos sólo en nosotros mismos, en nuestro propio comportamiento. Hace las cosas un poco más fáciles, ¿verdad? Un humilde recordatorio de cuántas cosas ocurren que no podemos controlar, y de que debemos dejarnos llevar y aceptar las cosas tal como son. Al mismo tiempo, también es un fuerte recordatorio de que tenemos el control de nuestras propias acciones y elecciones. Como dijo Epicteto

«Sobre algunas cosas tenemos control y sobre otras no. Las cosas que están bajo nuestro control son la opinión, la aspiración, el deseo, la aversión y, en una palabra, todo lo que es obra nuestra. Las cosas que no están bajo nuestro control son el cuerpo, la propiedad, la reputación, la gestión y, en una palabra, todo lo que no es acción nuestra.»

2. Establece tu estándar

Los mejores líderes rara vez hablan de cómo deben hacerse las cosas; sus acciones hablan por sí solas. Piensa en alguien a quien admires y en cuántas lecciones has aprendido indirectamente de las decisiones que ha tomado y del ejemplo que ha dado. Del mismo modo, debemos centrarnos en cómo vivimos la realidad y en las elecciones que hacemos. Aquí es donde aprovecharemos mejor nuestro tiempo y energía. Como dijo Epicteto

«Nunca pretendas ser un filósofo, y nunca discutas muchos teoremas con los incultos, sino que actúa en consecuencia. Por eso, cuando recibáis invitados, no habléis de cómo debe comer la gente, sino de cómo debe comer».

3. prescríbete un personaje

Epicteto comprendió hasta qué punto actuamos por costumbre y hasta qué punto tendemos a pensar que nuestros caminos están grabados en piedra. Aconsejaba a sus alumnos que se fijaran principios y normas a seguir y que se desviaran lo menos posible de ellos. Ciertamente no es fácil, pero dando pequeños pasos cada día para recordarnos la dirección que queremos tomar, podemos acercarnos al carácter que queremos tener. Como él mismo dijo,

«Prescríbete inmediatamente un carácter y una forma de conducta a los que puedas adherirte tanto solo como en compañía».

LA DICOTOMÍA ESTOICA DEL CONTROL:

«Sólo hay una forma de llegar a ser feliz, y es dejar de preocuparse por cosas que están más allá de nuestra fuerza de voluntad».

  • Epicteto.

Epicteto nos legó la dicotomía estoica del control, un concepto sencillo que constituye la base de su obra sobre cómo evitar el sufrimiento a manos del mundo que nos rodea. Su manual de práctica estoica comienza con estas palabras:

«Algunas cosas están a nuestro alcance, otras no. En nuestro poder están la opinión, los motivos, el deseo, la aversión y, en una palabra, todo lo que es nuestro; no están en nuestro poder nuestros cuerpos, posesiones, prestigio, rango y, en una palabra, todo lo que no es nuestro.»

El control es un tema difícil de abordar en el mundo moderno; a menudo suponemos que tenemos mucho más control del que realmente tenemos.

En realidad, tenemos muy poco control. Es un pensamiento incómodo, pero gran parte de lo que creemos controlar es una ilusión.

Todos tendemos a creer que tenemos más control sobre nuestro entorno del que realmente tenemos, es una creencia humana común. También es comprensible, porque nos sentimos cómodos cuando tenemos el control. Si tenemos control sobre algo, significa que podemos cambiarlo, y si podemos cambiarlo, nos da una sensación de autonomía y reduce la percepción de peligro de nuestro entorno.

De hecho, sin embargo, tenemos control sobre muy pocas cosas, y a continuación explicaré por qué sobrestimar nuestro control puede causar mucho sufrimiento innecesario.

Depende de cada individuo decidir qué está bajo nuestro control y qué no. Cuanto más nos acerquemos a la realidad de nuestro poder, menos sufriremos cuando la vida nos lo muestre inevitablemente.

Cuando hacemos estas dos distinciones, tenemos dos opciones: Podemos elegir pasar nuestro tiempo preocupándonos impotentemente por cosas que no podemos controlar, o podemos elegir centrar nuestra energía en las áreas de nuestra vida en las que podemos influir.

Hay una razón obvia para ocuparse de esto, porque muchas frustraciones del mundo provienen de centrarse demasiado en lo que está fuera de nuestro control y no lo suficiente en aquello sobre lo que sí tenemos control.

Área 1: Lo que está bajo nuestro control:

  • Nuestros pensamientos
  • Creencias
  • Nuestras acciones

Área 2: Lo que no está bajo nuestro control:

  • El tiempo
  • Economía
  • Otras personas y sus acciones, opiniones y creencias
  • El tiempo
  • Nuestros cuerpos, podemos mejorar nuestra salud, pero nuestros cuerpos acabarán por fallarnos.
  • Cualidades
  • Nuestra reputación o lo que la gente piensa de nosotros

EL ESTOICO EN EL MAR:

Tomemos el ejemplo de un pescador: cuando está en el mar, tiene cierto control sobre su entorno. Sin embargo, gran parte de su viaje escapa a su control.

No puede controlar dónde estarán los peces, sólo cómo y cuándo echa las redes.

No puede controlar el tiempo, sólo cómo utilizar las velas para navegar en aguas tranquilas o agitadas.

No puede determinar la dirección del viento, sólo puede hacer lo posible para utilizarlo en su beneficio.

Al aceptar las cosas que escapan a su control y centrar su energía en las cosas sobre las que sí tiene control, el pescador hace dos cosas:

Se vuelve más eficiente porque no pierde el tiempo en cosas sobre las que no puede hacer nada.

Sufre menos porque, al aceptar las cosas que escapan a su control, no experimenta los habituales sentimientos de frustración, amargura, ira o impotencia que asolan a quienes intentan cambiar las cosas que escapan a su control.

RESILIENCIA ESTOICA Y EPICTETO:

Porque si nos pasamos la vida intentando cambiar cosas que no podemos, estamos condenados a sentirnos frustrados, impotentes, ansiosos, deprimidos, desmotivados y simplemente desgraciados.

Todos conocemos a alguien que es constantemente víctima de su entorno. Siempre hay algo de lo que pueden quejarse, ya sea el tiempo, el tráfico, el dinero o las relaciones, pero siempre hay algo cuya felicidad depende siempre de la siguiente mala experiencia.

Se centran en las cosas sobre las que no tienen control y hacen poco por desarrollar o cambiar lo que está bajo su control.

Si, por el contrario, aceptamos lo que no podemos controlar tal como es y centramos nuestros esfuerzos en lo que sí podemos controlar, dejamos de sentirnos frustrados por el mundo porque marcamos la diferencia allí donde tenemos poder para hacerlo, nos volvemos eficaces.

Si estamos atrapados en un atasco, aceptamos que el tráfico forma parte de la naturaleza de la conducción y pasamos el tiempo con otra cosa, como un audiolibro.

Si llueve en un día especial, aceptamos que la naturaleza es imprevisible y no podemos cambiarla, así que disfrutamos del día de todos modos.

No sólo somos más eficaces entonces, sino que también vemos cambios visibles a mejor porque nos centramos en lo que podemos influir, como desarrollar creencias y pensamientos de apoyo sobre nosotros mismos y el mundo.

Empezamos a centrar nuestras acciones en cosas como el ejercicio, la dieta, la gratitud, el cambio de trabajo, las actividades de ocio, el traslado a una zona mejor y la interacción con amigos y familiares. Al mismo tiempo, nos alejamos de la culpa, de la mentalidad de víctima, de quejarnos del mundo, de la frustración y de la injusticia de la vida.

Eres indiferente a la vida. En muchos casos, cuando las personas se sienten víctimas o marginadas, se debe a su percepción del mundo que les rodea, más que al mundo en sí. Por supuesto que hay problemas sociales reales que deben abordarse cuando se trata de discriminación a gran escala, pero en este post me refiero a problemas a nivel individual.

EPICTETO Y ESTOICISMO SOBRE EL VICTIMISMO:

La actitud «¿Por qué yo?» es un síntoma de que te crees el centro del universo. El tiempo no elige a alguien para arruinarle el día, los dioses del crecimiento económico no hunden el mercado para fastidiar a alguien y Cupido no odia a nadie cuando pone fin a una relación. El mundo cambia constantemente, a veces estos cambios no son bienvenidos, pero debemos aprender a aceptarlos y adaptarnos a ellos. La alternativa es resistirse a todos los cambios desagradables y actuar como una víctima, lo que sólo hace que la situación sea más desagradable, aunque tengamos el poder de aceptarla y seguir adelante.

Es cierto que algunos elementos de la Zona 2 no están completamente fuera de nuestro control. Por ejemplo, tenemos cierta influencia sobre lo que los demás piensan de nosotros. Podemos ser más amables, más considerados, más agradecidos o comportarnos de formas que puedan influir en cómo nos ven los demás, pero en última instancia no podemos controlar las opiniones de los demás, por mucho que lo intentemos.

Lo mismo ocurre con nuestro cuerpo, podemos comer bien, hacer ejercicio y cuidarnos, pero al final nuestro cuerpo fallará y sucumbirá al paso del tiempo.

Para vivir una vida más feliz y eficaz, tenemos que hacer todo lo posible por aceptar las cosas que escapan a nuestro control y centrarnos en las que sí podemos controlar.

El objetivo es la resiliencia, limitando el impacto de las cosas que escapan a nuestro control. Cuando aceptamos el contenido del Área 2 tal como es y lo abrazamos tal como viene, nuestra felicidad ya no está a merced del mundo que nos rodea, sino que nuestra felicidad se convierte en el producto del Área 1, nuestras creencias y pensamientos, y depende de nosotros desarrollarla.

Cuando asumimos la responsabilidad del Área 1 y centramos nuestro tiempo y energía en ella, nuestra vida puede cambiar radicalmente. Esto es resiliencia.

Citas de Epicteto

«Ninguna gran cosa se crea de repente, como una uva o un higo. Si me dices que deseas un higo, te diré que llevará tiempo. Primero debe florecer, luego dar fruto y después madurar».

«Que la muerte y el destierro y todas las demás cosas que te parezcan terribles estén cada día ante tus ojos, pero especialmente la muerte; y nunca más tendrás pensamientos miserables ni desearás nada con excesivo celo».

«No pidas que los acontecimientos sucedan como deseas que sucedan, sino desea que sucedan como suceden, y tu vida será pacífica».

«La enfermedad es un estorbo para el cuerpo, pero no para la voluntad, a menos que la complazca. La cojera es un obstáculo para el pie, pero no para la voluntad; y dite a ti mismo esto en todo lo que ocurra. Porque descubrirás que es un obstáculo para otra cosa, pero no realmente para ti mismo».

«No puedo escapar a la muerte; pero ¿puedo escapar al miedo a ella? ¿Moriré temblando y de luto?».

«Hacemos lo mejor que está en nuestra mano y tomamos el resto como viene».

Si quieres saber más sobre Epicteto, Visita el contenido relacionado con el que hemos creado para tí