Estoicismo store

Tienda estoica > Filósofos estoicos

¿Quién es Séneca? Dentro de la mente del estoico más interesante del mundo.

Contenido

Ésta es la primera parte de una serie de tres partes sobre los tres filósofos estoicos más importantes: Marco Aurelio, Séneca y Epicteto. Aquí encontrarás una breve introducción a Séneca, sugerencias de lecturas complementarias, tres ejercicios/lecciones de Séneca y una selección de citas. También puedes leer nuestra introducción al estoicismo si no estás familiarizado con esta filosofía.

Introducción

Al autor Nasim Taleb le gusta contar la historia de Tales de Mileto, un antiguo filósofo griego que, bromea Nasim, «se cansó de las bromas de sus amigos de que ‘los que pueden, filosofan, los demás filosofamos'». Y parece que Tales se lo tomó a pecho: tras algunas hábiles maniobras, ganó una enorme suma de dinero con la que confirmó que su afán por la filosofía era auténtico. Para demostrar que no lo era, denunció la riqueza como «uvas agrias» por no tener éxito.

Y Séneca fue otro filósofo para el que la cuestión de la riqueza y de las fuentes de riqueza era fundamental: ¿cómo pudo un filósofo supuestamente estoico ser una vez uno de los hombres más ricos del Imperio Romano? Sólo esta paradoja hace de Séneca una de las figuras más fascinantes de la Antigüedad y merece nuestra atención. Pero, como veremos a continuación, éste es sólo uno de los muchos aspectos frustrantes de su vida.

Nació hace 2.000 años en el sur de España y estudió en Roma. Era hijo de Séneca el Viejo, conocido escritor romano y más tarde tío del poeta Lucano. Séneca siguió una carrera política y llegó a ser un alto funcionario financiero. Durante este tiempo también escribió tragedias y Consolación a Marcia, una de sus obras sobre la consolación.

Su vida dio un giro brusco en el año 41 d.C., cuando Claudio se convirtió en emperador. Exilió a Séneca a la isla de Córcega por supuesto adulterio con Julia Livila, sobrina del emperador y hermana de Calígula. Durante su exilio, escribió una carta a su madre para consolarla por su exilio. Ocho años más tarde, Agripina, madre del futuro emperador Nerón y esposa de Claudio, obtuvo permiso para traer de vuelta a Séneca y convertirlo en tutor y consejero de su hijo. Nerón se convirtió en uno de los emperadores más notorios y tiránicos de la historia del Imperio Romano, lo que suscitó aún más dudas sobre el carácter de Séneca. Como era de esperar, gran parte de la riqueza de Séneca procedía de su época al servicio de Nerón. Llegados a este punto, conviene señalar que la muerte de Séneca en el año 65 d.C. fue ordenada por el propio Nerón (que creía que Séneca formaba parte de una conspiración contra él para asesinar a Nerón y sustituirlo por Cayo Piso).

En estos tiempos turbulentos, el estoicismo siguió siendo un valor constante en su vida. Séneca conoció esta filosofía a través de Atalo, un filósofo estoico que fue el primer maestro de Séneca. Séneca era también admirador de Catón, cuyo nombre aparece regularmente en sus escritos. Sin embargo, Séneca no se limitó al estoicismo, sino que tomó prestado libremente de otras escuelas, como vemos que cita a Epicuro en varias ocasiones. Tras su muerte, Séneca influyó en figuras importantes como Erasmo, Francis Bacon, Pascal y Montaigne, y aún hoy asistimos a un resurgimiento del interés por él. Dos ejemplos notables entre muchos otros: El autor de superventas y antiguo trader Nassim Taleb, que ha dedicado un capítulo entero a Séneca en su último libro, y el autor y empresario Tim Ferriss, que ha publicado un audiolibro de Séneca y se refiere a Séneca con frecuencia en su popular blog.

Y el gran interés que despierta no es, por supuesto, sorprendente. Séneca no se limitó a escribir sobre filosofía, sino que la utilizó como debía utilizarse: para dominar y sortear los avatares del destino. Y éstos los conocía muy bien: desde la inmensa riqueza hasta el exilio, pasando por afrontar con elegancia la orden de suicidio de su propio discípulo Nerón.

Aquí hay lecciones para todos nosotros, independientemente de lo que experimentemos hoy.

Antes de hacerlo, queda la pregunta. ¿Cómo podemos dar sentido a una vida así? El filósofo que estaba más allá de la riqueza, el maestro de uno de los emperadores más poderosos de la historia del Imperio Romano, y sin embargo sus escritos morales nos inspirarían a ser mejores personas. En un artículo publicado en The New Yorker, Elizabeth Kolbert escribe que algunos, como el crítico Robert Hughes, han calificado a Séneca de «hipócrita sin igual en el mundo antiguo», mientras que estudiosos más recientes adoptan una visión más matizada. «Es posible», escribe, «ver en Séneca tanto a un hipócrita como a una fuerza de moderación moral». Es importante señalar aquí que Séneca era consciente de lo que hacía. Como él mismo escribió: «No soy un sabio y nunca lo seré».

Comprendía muy bien que era imperfecto y que se veía obligado a seguir caminos increíblemente difíciles. Su vida estuvo marcada por la riqueza, el poder, la ambición, la política y, en el mejor de los casos, la filosofía, la introspección y el autoconocimiento.

Obras notables y lecturas recomendadas

Una cosa que destaca de Séneca es que es uno de los filósofos antiguos más amenos y legibles. Esto se debe en parte a que sus obras más significativas fueron escritas en forma de cartas. Tenemos dos recomendaciones importantes para ti:

Sobre la brevedad de la vida Esta colección de tres cartas breves es quizá la mejor introducción a Séneca. La pieza principal, Sobre la brevedad de la vida, es un poderoso recordatorio de que nuestro recurso más importante no es renovable: nuestro tiempo. Una de sus citas más famosas procede de este escrito y merece la pena reflexionar sobre ella: «No tenemos una vida corta, sino que la hacemos corta, y no estamos mal pagados, sino que la malgastamos».

Cartas de un estoico Como vemos, Séneca era un amigo de confianza que daba excelentes consejos a sus amigos. Ahora podemos leer estas cartas y pueden guiarnos a través de problemas como la pena, la riqueza, la ira, la pobreza, el éxito, el fracaso, la educación y mucho más. Si prefieres los audiolibros, deberías escuchar la última colección de Tim Ferriss, El Tao de Séneca.

Si sigues sintiendo curiosidad, te recomendamos que eches un vistazo a las obras de Séneca, a Morir cada día, una excelente biografía de Séneca, y a la ya mencionada colección Antifrágil, que le dedica un capítulo fascinante. Quienes tengan inclinaciones académicas pueden encontrar la obra académica Séneca a prueba si desean profundizar.

3 Ejercicios y lecciones de Séneca

1. encuentra un ancla

En sus cartas a Lucilio, Séneca le insta a elegir un ejemplo que emular. Esta idea no es exclusiva del estoicismo, por supuesto; al contrario, Séneca explica sucintamente por qué es un paso necesario en nuestra búsqueda de la vida buena. La persona que elijamos puede proporcionarnos principios que nos ayuden a navegar incluso en las circunstancias más difíciles y traicioneras, así como normas con las que juzgar nuestro comportamiento diario. Como escribió Séneca

«Elige, pues, a un Catón o, si Catón te parece demasiado severo, a un Laelio, un hombre cuyo carácter no sea tan severo. Elige a una persona cuya forma de vida y palabras, y cuyo rostro como espejo del carácter que hay tras ellas, hayan merecido tu aprobación. Muéstratelo una y otra vez, como tu protector o como tu modelo a seguir. En mi opinión, es importante tener a alguien como vara de medir con la que nuestros personajes puedan medirse. Sin una regla para medir, no podrás hacer el giro recto».

2. nunca seas esclavo de tu riqueza

Volvamos a la paradoja sobre la filosofía y la riqueza. Nassim Taleb describe así una forma de pensar sobre la riqueza de Séneca: «Séneca sólo quería el lado bueno de la riqueza, pero siempre estaba dispuesto a utilizarla y nunca dependió de ella. Era su amo, no su esclavo. Todo ventajas, ningún inconveniente. Debemos comprobar siempre si estamos tan atrapados por los dones de la fortuna que tememos perderla y la convertimos así en nuestro amo. Como escribió Séneca en «Sobre la vida feliz» al hablar de su riqueza:

«Pues el sabio no se considera indigno de los dones de manos de la fortuna; no ama la riqueza, sino que prefiere tenerla; no la recibe en su corazón, sino en su casa; y lo que le pertenece no lo rechaza, sino que lo guarda, porque desea que le dé más campo para el ejercicio de su virtud.»

Resume su actitud de ser un amo y no un esclavo de la fortuna: «Pues el sabio considera la riqueza como un esclavo, el necio como un amo».

3. lucha contra tu ego

Séneca comprendió muy bien cómo nuestro ego puede impedirnos aprender y crecer. En la cultura actual de autoestima inflada, estamos acostumbrados a oír sólo elogios. Poco a poco, empezamos a creerlo cada vez más. En palabras de un periodista, si sigues oyendo que eres sobrehumano, empiezas a creértelo. Séneca advirtió a Lucilio contra esta indulgencia:

«El principal obstáculo es que tenemos prisa por estar satisfechos de nosotros mismos. Si encontramos a alguien que nos llama personas buenas, prudentes y con principios, lo reconocemos. No nos conformamos con elogios mediocres, sino que aceptamos todos los halagos que nos rodean desvergonzadamente como lo que nos corresponde. Estamos de acuerdo con los que nos llaman los mejores y los más sabios, aunque sabemos que a menudo dicen muchas mentiras: Nos complacemos tanto que queremos que nos alaben por una virtud que es lo contrario de nuestro comportamiento. A un hombre se le llama «el más misericordioso» mientras causa tormento…. De ello se deduce que no queremos cambiar porque creemos que ya somos excelentes».

Citas de Séneca

«Considera que las circunstancias difíciles pueden atenuarse, que las circunstancias limitadas pueden ampliarse y que las circunstancias difíciles pueden ser menos gravosas para quienes saben soportarlas».

«Todas tus actividades deben dirigirse hacia un único objetivo».

«A menudo, un hombre muy viejo no tiene otra prueba de su longevidad que su edad».

«Se dice que al sabio no le ocurre nada contrario a lo esperado».

«Créeme, es mejor comprender los registros de la propia vida que los del comercio de cereales».

«No se nos ha dado una vida corta, sino que la hacemos corta, y no somos irracionales, sino derrochadores».

Si quieres saber más sobre Séneca, Visita el contenido relacionado con el que hemos creado para tí