Estoicismo store

Tienda estoica > Filósofos estoicos

¿Quién es Diotimo? Una presentación del hombre que cometió un error insólito

Contenido

INTRODUCCIÓN

De los estoicos antiguos, es de Diotimus de quien menos sabemos. Vivió hacia principios del siglo I a.C. y es posible que conociera al genial polímata Poseidón. Eso es todo lo que sabemos por las fuentes, que en general son ricas en detalles e historias sobre la vida de los estoicos. Cuándo o dónde nació Diotimus, cuándo o cómo murió, cuándo o cómo se inició en la filosofía, quiénes fueron sus alumnos y qué les enseñó, no lo sabemos.

Pero la razón por la que no sabemos mucho sobre Diotimus, paradójicamente, nos dice mucho. La única historia que tenemos sobre la vida de Diotimus es una que ha desconcertado a los historiadores y estudiosos del estoicismo durante más de dos mil años.

Esto nos lleva directamente a lo que podemos aprender de la vida de este estoico

LECCIONES Y EJERCICIOS

La venganza es un plato que es mejor no servir

En algún momento de finales del siglo I a.C., Diotimo cometió un acto que sólo puede calificarse de maldad innegable. Falsificó docenas de «cartas obscenas» incriminando al filósofo rival Epicuro, que estaba disfrutando de un resurgimiento en Atenas en medio del creciente esplendor y poder de Roma. Diotimus presentó a Epicuro como una especie de loco corrupto -una reputación de la que Epicuro aún lucha por librarse hoy en día- con el fin de reforzar sus argumentos contra la filosofía.

En esta época, la escuela epicúrea estaba dirigida por Apolodoro, quien, según relata Diógenes Laercio, calumnió a Crisipo, afirmando que el estoico había llenado sus libros con pasajes que había robado a otros. Imaginamos que Diotimus decidió que semejante calumnia contra el gran estoico no podía quedar sin respuesta. Diotimus vengó la calumnia con la calumnia, cometiendo un crimen mucho peor que el que Apolodoro cometió falsamente contra Crisipo.

Por desgracia, no sabemos exactamente qué le ocurrió después a Diotimus ni cómo terminó su historia. Ésta será, por tanto, la única contribución de Diotimus a la historia del estoicismo, lo que constituye en sí mismo un cuento con moraleja.

Séneca, que escribe extensamente en sus otras obras sobre todo tipo de filósofos y su comportamiento, así como sobre los epicúreos, no menciona ni una sola vez este incidente y el miserable fracaso de su propia escuela. Sin embargo, escribió extensamente sobre cómo el estoico debe estar más allá del rencor, la venganza, la rivalidad mezquina o la necesidad de ganar discusiones. «Cuánto mejor es curar que vengar una injuria», escribió Séneca. «La venganza te hace perder mucho tiempo y te expone a sufrir muchos más daños que la primera persona que la causó. La ira siempre dura más que las heridas. Es mejor hacer lo contrario. ¿A alguien le parecería bien tomar represalias pateando a una mula o mordiendo a un perro?». Marco Aurelio estaba de acuerdo: «La mejor venganza es no ser así».

Nada dura

Diótimo demostró no sólo que los estoicos distaban mucho de ser perfectos y que no importa cuánta educación o lecturas hayamos disfrutado, sino también que una decisión rápida en ese momento puede ponerlo todo patas arriba.

Fue Séneca quien dijo que construir algo -ya sea una reputación o un imperio- es un proceso largo, pero derrotarlo puede ser instantáneo. «Cultivar cosas es un proceso largo y destruirlas es un asunto rápido», escribió. «Nada es sostenible…. Tenemos que anticiparnos no sólo a lo que ocurre normalmente, sino también a lo que es probable que ocurra».

No podría haber comprendido mejor las tonterías de Diotimus. Tampoco podría ser más acertado el elogio que Shakespeare hizo de César. En esta obra, el acto de Bruto de asesinar a Julio César, antes estoico, se convierte en un acto abrumador, que eclipsa todo lo que el hombre ha hecho en su vida. Lo mismo puede decirse de Diotimus, un filósofo que pudo tener muchas cosas interesantes y profundas que decir sobre la búsqueda de la perfección moral y el bienestar, pero al que sólo conocemos por su malvada y vengativa decisión de destruir la reputación del fundador de la escuela de sus oponentes.

Haz esta pregunta

Ojalá Diotimus hubiera escuchado esta cita de Antonius de Melo antes de vengarse de Apolodoro: «La pregunta que hay que hacerse no es «¿Qué le pasa a esta persona?», sino «¿Qué dice de mí esta irritación?».

Esta pregunta -esta pausa y vuelta atrás- es un elemento esencial del estoicismo. Se remonta a Epicteto, que decía que somos cómplices cuando alguien nos hiere o nos molesta. Elegimos reaccionar ante algo. Debemos recordarlo. Tenemos que recordar que nosotros tenemos el poder, no ellos, que no son las cosas que ellos hacen las que nos molestan u ofenden, sino nuestro propio juicio sobre esas cosas.

El factor molesto nunca es la otra persona. Siempre es algo que está dentro de ti. Así que hoy, cuando te sientas inevitablemente frustrado con alguien, no olvides preguntarte: «¿Qué me dice esta irritación sobre mí mismo?».