Tienda estoica > Filósofos estoicos

¿Quién es Cayo Rubelio Plauto? Una introducción al rival de Nerón

Contenido

Cayo Rubelio Plauto fue un noble romano, filósofo estoico y más conocido como opositor al emperador romano Nerón. No sólo era una amenaza potencial para el gobierno de Nerón debido a su linaje, sino que también estaba asociado con la oposición estoica, un grupo que se opuso al gobierno de algunos emperadores en el siglo I d.C.

Nació en el año 33 d.C. y fue ejecutado por Nerón en el 62 d.C. Su familia fue ejecutada unos años más tarde como parte del terror de Nerón.

Familia

Cayo Rubelio Plauto nació en el seno de una familia noble y ocupaba una posición en la que su existencia podía amenazar a Nerón. Su lado paterno era relativamente insignificante en comparación con el materno: su padre fue el primero de su familia en entrar en el Senado, pero no descendía de nadie importante, mientras que su madre, Julia, era nieta del emperador romano Tiberio. Julia también estaba emparentada por consanguinidad con otros emperadores. A través de Julia, Plauto también estaba emparentado con la dinastía Julio-Claudia (fundada por Augusto y que duró hasta el reinado de Nerón).

Debido a su relación, Julia y Plauto tenían dianas en el cuello. Antes de Nerón, la emperatriz Mesalina (esposa del emperador Claudio) había planeado que su hijo ascendiera al trono: temía el ascenso de Nerón y Plauto y quería que su hijo se convirtiera en emperador.

Intentó sabotearlos a ambos, aunque Nerón, por supuesto, se convirtió en emperador. En el caso de Plauto, Mesalina acusó a su madre Julia de incesto e inmoralidad, por lo que el marido de Mesalina, Claudio, la mandó ejecutar. Julia tenía fama de mujer virtuosa y estas acusaciones eran probablemente infundadas. Además, Mesalina era conocida por sus mentiras y conspiraciones para mantener al emperador para sus propios fines. Finalmente, la propia Mesalina fue ejecutada y su participación cesó, pero ya era demasiado tarde para salvar a Julieta.

Trataremos de las transgresiones de Nerón y los suyos contra Plauto en una sección posterior.

Plauto se casó con Antista Pollitta, cuyo padre era senador y socio de Nerón. Tuvo hijos cuyos nombres se desconocen. Tenía fama de buen padre y buen marido. Desgraciadamente, pocos años después de la ejecución de Plauto, Nerón también hizo ejecutar a su mujer y a sus hijos, poniendo fin al legado familiar de Plauto.

Filosofía

Rubelio Plauto estaba asociado a un grupo particular de estoicos llamado la Oposición Estoica. Eran filósofos que lucharon contra el gobierno tiránico de los emperadores del siglo I d.C., en particular Nerón, Vespasiano y Domiciano. Rubelio Plauto sólo vivió durante el reinado de Nerón, ya que éste ordenó más tarde su muerte.

La oposición estoica quería esencialmente alejarse del uso arbitrario del poder y acercarse al gobierno filosófico, que pretendían alinear con los conceptos del estoicismo (es decir, la búsqueda de la virtud, como la sabiduría y la búsqueda del bien supremo). Debido a su oposición pública a estos gobernantes, el estoicismo fue considerado políticamente controvertido y sus seguidores, especialmente estos filósofos, fueron perseguidos. Su miembro más famoso fue Thraeus Paetus, a quien también se dice que Nerón acabó matando. Rubelio Plauto tuvo el «honor» de ser el primer miembro de la oposición estoica ejecutado por Nerón.

Podemos concluir que Plauto era estoico a partir de declaraciones de terceros. Probablemente en una carta a Nerón, Tigelo, uno de los guardias de Nerón y conocido por su crueldad, dijo: «A Plauto, con su gran riqueza, ni siquiera parece gustarle el descanso, sino que nos introduce en sus imitaciones de los antiguos romanos, y adopta la confianza en sí mismo de los estoicos, y una filosofía que hace a los hombres inquietos y deseosos de llevar una vida activa.» Hay otros relatos que apoyan esta afirmación.

Tácito escribe sobre Plauto en las Crónicas de la Roma Imperial, pero desgraciadamente no hay muchas más pruebas de la filosofía específica de Rubelio Plauto. No existen obras escritas suyas (al menos ninguna que haya sobrevivido), y lo que se ha escrito sobre él no muestra creencias inusuales que se desvíen del estoicismo o le añadan algo nuevo. Sin embargo, Nerón le despreciaba, y su relación con la historia nos permite explorar una dinámica interesante.

Relación con Nerón

Rubelio Plauto era primo lejano del emperador Nerón. Debido a su linaje y a su participación en la oposición estoica, se le consideraba un rival potencial para el trono de Nerón. Nerón no investigó inmediatamente los rumores de rivalidad, pero con el tiempo empezó a sospechar cada vez más de él. En el año 60 d.C., un cometa pasó por el cielo y algunos lo vieron como una señal de que el reinado de Nerón terminaría pronto y Plauto le sustituiría. Estos rumores llegaron hasta Nerón y le obligaron a desterrar a Plauto y a su familia a Asia Menor. Musonis Rufo, conocido filósofo estoico y otro miembro de la oposición estoica, se unió a él.

Dos años después de que Rubelio desterrara a Plauto, Tigelino volvió a escribir sobre Plauto a Nerón, diciendo que Plauto tenía «la arrogancia de los estoicos, que propagan el desorden y la intriga». Es posible que Tigelino avivara los temores de usurpación de Nerón y lo pusiera en contra de más personas de las que, de otro modo, habría hecho Nerón. Tigelino se hizo más poderoso cuanto más paranoico se volvió Nerón, por lo que le benefició aumentar aún más esa paranoia.

Además de los susurros sobre Tigelino, Nerón también oyó que Plauto podría estar planeando una rebelión con el general Gneo Domiciano Corbulo. Nerón, cada vez más inestable y violento, ordenó entonces a un centurión que asesinara a Plauto.

Parece que Plauto conocía de antemano la intención de Nerón de matarle, pero Musonio le aconsejó que se quedara y se enfrentara a la muerte en lugar de huir. Probablemente por coraje y porque esperaba que su familia quedara en paz si no se resistía, se quedó y se enfrentó a la muerte y fue asesinado por el centurión en el año 62 d.C. durante su ejercicio diario.

La cabeza de Plauto fue llevada a Nerón, quien se burló entonces del aspecto de la larga y temible nariz de Plauto. En el año 66 d.C., Nerón mandó ejecutar a la mujer, los hijos y el suegro de Plauto. Plauto y su familia gozaban de buena reputación, por lo que su muerte fue recibida con tristeza.

Por desgracia, Plauto sólo fue una de las primeras víctimas de Nerón. El reinado de terror de Nerón continuó y otros estoicos, como Séneca, fueron sometidos a su brutalidad y a sus órdenes de muerte.

2 maneras de vivir como Cayo Rubelio Plauto

Defiende tus principios

Cayo Rubelio Plauto nació con una diana en la espalda. Tenía un linaje que le convertía en una amenaza para muchas personas que reclamaban o protegían su posición (o la de su familia) frente a la del emperador. Desde el punto de vista de la supervivencia, puede que Plauto hiciera bien en retirarse a un segundo plano, llevar una vida tranquila y, por lo demás, defender siempre a Nerón. Podría haberse salido con la suya si nunca hubiera cuestionado a Nerón y sus tácticas.

Pero Plauto no hizo nada de eso. De hecho, luchó por sus creencias estoicas, se unió a la oposición estoica y fue un feroz crítico del vil gobierno de Nerón. Aunque no hubiera tenido el pedigrí que tenía, sus creencias y acciones le habrían convertido en objetivo de Nerón. Pero sus creencias eran importantes para él, por lo que no retrocedió ante lo que creía que era un deber moral.

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida moderna? Defiende tus principios, aunque corras el riesgo de ser criticado o despreciado. ¿Las personas más cercanas a ti hacen comentarios intolerantes? En lugar de guardar silencio para «mantener la paz», recuerda que no están manteniendo la paz cuando hacen esos comentarios. Tu respuesta no debe ser: «No hablemos de política», ni debes reírte incómodamente o permanecer en silencio. Tu respuesta debe ser coherente con lo que crees: el fanatismo es malo. Abórdalo cuando lo veas, aunque sea más fácil contenerse. En tales escenarios, lo que está en juego es mucho menos que para los estoicos: sé valiente.

La muerte viene a por todos nosotros…. Afróntalo con valentía

Plauto sabía que la muerte le esperaba literalmente: un agente de Nerón estaba en camino para encontrarle y matarle en el exilio. Pero no fue. Sabía que había llegado su hora. Huir sería una retirada y probablemente inútil de todos modos: no quería pasarse la vida huyendo y escondiéndose después de defender sus principios. Además, probablemente pensó que su familia se salvaría (lo que desgraciadamente no fue el caso) si cumplía. La protección de los demás y su propio valor eran importantes para él, por lo que se mantuvo digno.

El memento mori -recordar que morirás pronto- se considera una parte importante de la filosofía estoica. Ayuda a los estoicos a vivir la vida al máximo, a ser virtuosos y a dar lo mejor de sí mismos, porque la muerte no espera a nadie. Algunas personas toman esta idea y la utilizan en la dirección equivocada: piensan en morir y ceden a ello. Un miedo constante que intenta prolongar su vida a expensas de una vida real.

No estamos sugiriendo que no debamos esquivar un coche que se aproxima o esperar a que se acerque con seguridad un asesino para comprender algo, pero hay algo en la decisión de Plauto de lo que podemos aprender. No vivas con miedo a la muerte, no renuncies a tu dignidad para intentar pasar otro día que no está garantizado. Vive según tu moral.

Un ejemplo reciente es James Stockdale, prisionero de guerra en Vietnam. Prefirió soportar un duro cautiverio y una posible muerte antes que ceder ante sus captores. Escribe sobre ello en su libro Pensamientos de un piloto de caza filosófico, que es una lectura desgarradora e inspiradora. Intenta aprender estas lecciones de gente como Plauto y Stockdale. No dejes que el hecho de que la muerte llegue para ti, para todos nosotros, te entristezca y te haga renunciar a aquello en lo que crees con la única esperanza de vivir un día más.

Cayo Rubelio Plauto suele pasar desapercibido en los anales de la historia. Pero su rivalidad con Nerón, sus creencias, su participación en la oposición estoica y sus actos merecen ser examinados y considerados cuando pensamos en cómo queremos vivir nuestras propias vidas.