Estoicismo > Frases estoicas

Contrólate: 40 Frases estoicas sobre cómo afrontar la ira

Tabla de contenidos

Puede que hoy ocurra algo que te moleste. Alguien puede ser grosero, tu coche puede averiarse, un empleado puede romper algo a pesar de tus instrucciones precisas. Tu instinto puede ser gritar y enfadarte. Eso es natural.

Pero que sea «natural» no significa que sea una buena idea. Recuerda la observación de Marco Aurelio: «Cuánto más dañinas son las consecuencias de la ira que las circunstancias que la provocaron en nosotros».

Gritar puede hacerte sentir mejor por un momento, pero ¿resuelve realmente el problema? No, claro que no. Si discutes con una persona grosera, sólo le das más oportunidades de ser grosero. Enfadarse por un problema del coche no lo arregla, sólo te sube la tensión. ¿Gritar a un compañero de trabajo por cometer un error? Ahora se enfadarán contigo o es más probable que vuelvan a meter la pata en el futuro porque están nerviosos y avergonzados.

La ira sólo empeora las cosas. Aquí tienes 40 citas estoicas para recordar cuando tengas una rabieta:

Es mejor curar que vengarse de una herida. La venganza te hace perder mucho tiempo y te expone a mucho más daño que la persona que la inició. La ira siempre es mejor que el dolor. Es mejor hacer lo contrario. – Séneca

El mejor remedio para la ira es la dilación – Séneca

«Es mejor curar que vengar una herida. La venganza te hace perder mucho tiempo y te expone a sufrir muchos más daños que la primera persona que la causó. La ira siempre dura más que el dolor. Es mejor ir por otro camino. ¿A alguien le parecería correcto vengarse pateando a una mula o mordiendo a un perro?». – Séneca

¿Qué hay más cruel que la ira? ¿Qué hay más amoroso hacia los demás que un ser humano? Pero, ¿qué hay más cruel para ellos que la ira? La humanidad nació para ayudarse, la ira para destruirse – Séneca

«Ninguna plaga ha costado más a la humanidad: Verás masacres y envenenamientos, acusaciones y contraacusaciones, saqueos de ciudades, destrucción de pueblos enteros, rostros subastados de príncipes vendidos como esclavos, antorchas en los tejados e incendios que no se limitan a los muros de las ciudades, sino que envuelven en llamas hostiles franjas enteras de tierra.» – Séneca

Si quieres determinar la naturaleza de una cosa, déjalo en manos del tiempo: si el mar está agitado, no podrás ver nada con claridad». – Séneca

«Algunos de los hombres más sabios han llamado respectivamente a la ira una breve locura: Porque es igualmente desenfrenado, no presta atención al decoro, olvida el parentesco, se obstina en lo que se propone, es sordo a la razón y al consejo, se excita por causas insignificantes, es torpe para percibir lo que es verdadero y justo, y es como una roca que cae sobre lo que destroza y lo rompe». – Séneca

La ira no aporta nada grande ni bello. Por otra parte, la ira constante me parece característica de una mente indolente e infeliz, consciente de su debilidad.» – Séneca

A menudo tememos más de lo que nos hieren, y sufrimos más por la imaginación que por la realidad – Séneca

«La ira es útil», dice nuestro adversario, «porque hace que los hombres estén más dispuestos a luchar». Según esta forma de pensar, pues, la embriaguez también es algo bueno, porque hace a los hombres audaces y atrevidos, y muchos utilizan mejor sus armas cuando el alcohol les hace peores…. Ningún hombre se vuelve más valiente mediante la ira, excepto aquél que no sería valiente en absoluto sin la ira: la ira, por tanto, no ayuda a la valentía, sino que ocupa su lugar.» – Séneca

«La razón da tiempo a cada parte para presentar sus argumentos; además, pide un aplazamiento para tener tiempo suficiente para descubrir la verdad; la ira, en cambio, tiene prisa: la razón quiere tomar una decisión justa; la ira quiere que su decisión se considere justa….». La espada de la justicia está mal colocada en manos de un hombre iracundo». – Séneca

«Ten presente este pensamiento cuando tengas una rabieta: No es de hombres enfadarse. Por el contrario, la amabilidad y la dulzura son más humanas y, por tanto, más varoniles. Un hombre de verdad no sucumbe a la ira ni al resentimiento, y un hombre así tiene fuerza, valor y resistencia, a diferencia de los que se enfadan y se quejan. Cuanto más se acerca una persona a la mente tranquila, más se acerca a la fuerza». – Marco Aurelio

Comprende por fin que tienes dentro de ti algo más poderoso y divino que aquello que da origen a las pasiones físicas y te arrastra como a una simple marioneta. – Marco Aurelio

«Si alguien te preguntara cómo escribir tu nombre, ¿ladrarías cada letra? Y si se enfadara, ¿le devolverías el enfado? ¿No preferirías deletrearles cada letra? Así que, en tu vida, recuerda que tus deberes son la suma de tus acciones individuales. Presta atención a cada uno de ellos mientras realizas tu deber…. …pero haz tu trabajo metódicamente». – Marco Aurelio

No debes dar a las circunstancias el poder de suscitar la cólera, pues no te interesan. – Marco Aurelio

«Mantén ante ti una lista de todos los que han ardido en ira y resentimiento por cualquier cosa, incluso de aquellos que son conocidos por su éxito, desgracia, malas acciones o alguna distinción especial. Entonces pregúntate: ¿Cómo funcionó? Humo y polvo, la materia de una simple leyenda que intenta convertirse en leyenda…». – Marco Aurelio

¡Cuánto más dañinas son las consecuencias de la ira y la pena que las circunstancias que las provocaron! – Marco Aurelio

«Cuando te levantes por la mañana, dite a ti mismo: «Las personas con las que voy a tratar hoy son prepotentes, desagradecidas, arrogantes, deshonestas, envidiosas y maliciosas. Son así porque no saben lo que está bien y lo que está mal. Pero he visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y me he dado cuenta de que el villano está emparentado conmigo, no de la misma sangre o nacimiento, sino del mismo espíritu y con una participación en lo divino» – Marco Aurelio

«Si crees que estás herido, aplica esta regla: Si la comunidad no está herida, yo no estoy herido. Y si es así, la ira no es la respuesta. Muéstrale al delincuente en qué se equivoca». – Marco Aurelio]

«Cuando la gente te haga daño, pregúntate qué esperaban obtener de ello, si es bueno o malo. Si lo comprendes, sentirás compasión, no resentimiento ni ira. Tu propia comprensión del bien y del mal puede ser la misma que la suya o cercana a ella, por lo que debes perdonarlos. O tu forma de entender el bien y el mal puede ser distinta de la suya. En ese caso, están equivocados y merecen tu compasión. ¿Es tan difícil?» – Marco Aurelio

«Ninguno de ellos puede hacerme daño. Ninguno de ellos puede involucrarme en la fealdad. Tampoco puedo enfadarme con mis padres y no odiarlos. Nacimos para trabajar juntos, como las piernas, las manos y los ojos, como dos juegos de dientes, el superior y el inferior. Interponerse en el camino del otro es antinatural. Sentir ira hacia alguien, darle la espalda: Son obstáculos». – Marco Aurelio

Es posible refrenar la propia arrogancia, superar el placer y el dolor, vencer la ambición, y no enfadarse -de hecho, preocuparse- por las personas estúpidas e ingratas – Marco Aurelio

«[De Sexto] Examina y analiza con entendimiento y razón los principios por los que debemos vivir. No muestres ira ni ninguna otra emoción. Sé libre de pasión y al mismo tiempo llena de amor». – Marco Aurelio

Qué satisfactorio es bloquear y reprimir todas las impresiones perturbadoras o extrañas y tener paz instantánea en todas las cosas. – Marco Aurelio

La mejor manera de desquitarse es no serlo – Marcos Aurelios

«Si tomas el camino de la razón, la gente se interpondrá en tu camino. Nunca podrán impedir que hagas lo correcto, así que no dejes que neutralicen tu buena voluntad hacia ellos. Mantente alerta en ambos frentes, no sólo para juzgar y actuar con sensatez, sino también para ser amable con quienes se interpongan en nuestro camino o nos causen más problemas. Porque la ira también es una debilidad, al igual que abandonar la misión o rendirse por pánico. Porque ambos equivalen a renunciar: uno al encogimiento y el otro al alejamiento de la familia y los amigos.» – Marco Aurelio

No me hace daño a menos que yo interprete que lo que ocurre me hace daño. Puedo elegir no hacerlo – Marco Aurelio

¿Me hacen daño los demás? Ese es su problema. Su carácter y sus acciones no son los míos – Marco Aurelio

«Recuerda que no es la persona que se enfada contigo y te pega la que te hace daño, sino que el daño procede de tu propia creencia en el maltrato. Así pues, cuando alguien desencadene tu ira, debes saber que en realidad es tu propia opinión la que la alimenta. En lugar de eso, haz que tu misión sea no dejarte envolver por esas impresiones, porque con el tiempo y un poco de distancia, te resultará más fácil controlarte.» – Epicteto

Otra persona no te hará daño sin tu cooperación. Te hieren en el momento en que crees que te hieren – Epicteto

Debes controlar completamente tu deseo y desplazar tu evasión hacia lo que esté dentro de tu capacidad. Ya no debes sentir ira, resentimiento, envidia ni arrepentimiento.-Aplica

«Todo hábito y habilidad se confirma y desarrolla mediante sus acciones correspondientes, caminar al caminar y correr al correr…. Así que si quieres hacer algo, conviértelo en un hábito; si no quieres hacerlo, no lo hagas, pero conviértelo en un hábito para hacer otra cosa. El mismo principio se aplica a nuestro estado de ánimo. Si te enfadas, no sólo habrás experimentado este mal, sino que también habrás reforzado un mal hábito, echando así leña al fuego.» – Epicteto

Un hombre enfadado abre la boca y cierra los ojos – Catón el Viejo

La ira no es impresionante ni cruel: es un defecto. Es una debilidad. Según lo que hagas, puede que incluso sea una trampa que alguien te ha tendido. – El Estoico Diario por Ryan Holiday y Stephen Hanselman

«La fuerza es la capacidad de tener el control de uno mismo. Se trata de ser la persona que nunca se enfada, que no puede ser sacudida porque controlas tus pasiones, en lugar de ser controlada por tus pasiones.» – El Diario estoico por Ryan Holiday y Stephen Hanselman

«Para quienes se ven impulsados a la excelencia por el odio, la ira, la obsesión o el perfeccionismo. A Marcos le gustaba señalar que Alejandro Magno -uno de los hombres más apasionados y ambiciosos que han existido- fue enterrado en la misma tierra que su arriero. Un día todos moriremos y lentamente seremos olvidados. Debemos disfrutar de este breve tiempo que tenemos en la Tierra, y no ser esclavos de las emociones que nos hacen infelices e insatisfechos.» – El Diario estoico por Ryan Holiday y Stephen Hanselman

La primera regla de los agujeros es: «Si estás en un agujero, deja de cavar». Este es quizás el sentido común más despreciado del mundo. Porque lo que hacemos la mayoría de nosotros cuando algo ocurre, va mal o nos lo imponen es empeorarlo, primero enfadándonos o sintiéndonos agraviados, y luego contraatacando antes de tener un plan. Concédete hoy la tarea más sencilla y fácil de todas: No empeores las cosas. Pase lo que pase, no añadas ira ni sentimientos negativos a la ecuación. No reacciones por reaccionar. Deja las cosas como están. Deja de cavar». -El Diario estoico por Ryan Holiday y Stephen Hanselman

«Nuestra reacción determina si se ha producido un daño. Si nos sentimos agraviados y nos enfadamos, se nos notará de forma natural. Si levantamos la voz porque nos sentimos maltratados, por supuesto que habrá un enfrentamiento. Pero cuando tenemos el control, decidimos si llamar a algo bueno o malo. Si el mismo acontecimiento nos ocurre en momentos distintos de nuestra vida, podríamos incluso reaccionar de forma muy diferente. Entonces, ¿por qué no elegir no poner esas etiquetas ahora? ¿Por qué no simplemente no reaccionar?» – El Diario estoico por Ryan Holiday y Stephen Hanselman

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Más frases y citas sobre el estoicismo