Estoicismo > Libros estoicismo

Todo está jodido de Mark Manson: resumen del libro, lecciones clave y mejores frases

Tabla de contenidos

Probablemente hayas sentido esa sensación de desesperanza alguna vez. El sentimiento melancólico de que todo lo que haces es inútil, de que ya no tiene sentido seguir intentándolo. Everything is F*cked de Mark Manson es un libro sobre la esperanza y mucho, mucho más. Manson adentra al lector en territorio existencialista, considerando primero qué es la esperanza y su relación con el sentido, y pintando después un cuadro informado de cómo encaja la esperanza en el mundo en que vivimos hoy.

El estilo de escritura de Mark logra un raro equilibrio entre el humor ingenioso y la autoayuda filosófica. Manson casi ha creado su propio género, manteniendo su genuino aprecio por la comedia al tiempo que proporciona al lector información que cambia la vida, tan reconocible como interesante. El último libro de Mark está lleno de sabiduría y es oportuno dada la aparente falta de esperanza en la sociedad actual. He aquí algunas de nuestras lecciones favoritas y citas intemporales de Todo está jodido.

3 lecciones importantes de Todo está jodido.

Todos tenemos cosas que esperamos. Algunas esperanzas de éxito. Algunas esperanzas de una segunda oportunidad. Otros sólo esperan tener comida en la mesa. Sean cuales sean nuestras circunstancias, todos esperamos una vida mejor. Pero antes de poder construir un fuerte sentimiento de esperanza, necesitamos tener unos cimientos sólidos. En Everything is F*cked, Manson lleva al lector a un viaje para descubrirlo todo sobre la «esperanza». De dónde viene, cómo la construimos, cómo la perdemos y, por supuesto, la constatación de que nuestra existencia no significa nada, que es por lo que necesitamos esperanza en primer lugar. He aquí tres reflexiones prácticas que arrojan luz sobre cómo vemos el mundo actual en relación con la esperanza.

1) La verdad incómoda

En Everything is F*cked, Manson sostiene que la esperanza es el carbón que mantiene en movimiento el tren de la existencia. Es la esperanza la que nos da una razón para seguir adelante y encontrar sentido a una existencia aparentemente sin sentido. El mensaje es sencillo, pero Manson lo amplía con humor escribiendo que si fuera camarero en Starbucks, le gustaría escribir el siguiente mensaje en la taza matutina de cada cliente:

Un día moriréis tú y todos tus seres queridos. Y más allá de un pequeño grupo de personas durante un periodo de tiempo extremadamente corto, muy poco de lo que digas o hagas tendrá importancia. Esa es la desagradable verdad de la vida. Y cualquier cosa que pienses o hagas no es más que una forma elaborada de evitarlo. Somos polvo cósmico insignificante, que golpea y golpea contra un minúsculo grano de arena azul. Nos imaginamos que somos importantes. Inventamos nuestro propósito: no somos nada. Disfruta de tu puto café.

Por supuesto, el mensaje es largo y sin duda provocaría esperas más largas. Pero también es profundo. Es su propia versión de la filosofía del memento mori. Todos somos culpables de construir nuestro propio significado. Nos fijamos objetivos, ambiciones, cualquier cosa que nos dé algo a lo que aspirar. ¿Qué nos impulsa a levantarnos de la cama cada mañana? La esperanza de que realmente alcancemos estos objetivos.

A primera vista, Todo está jodido casi parece un argumento a favor del nihilismo, la afirmación básica de que la vida carece totalmente de sentido. Pero Manson insiste en lo contrario. Una vez que reconocemos esta verdad incómoda, que nuestra existencia carece objetivamente de sentido, podemos empezar lentamente a construir una vida de esperanza y significado. No cualquier esperanza o significado, añade Manson, sino una esperanza duradera y benévola. El sentido procede de nuestras esperanzas subjetivas: lo que queremos hacer y conseguir. Cuanto más intentemos encontrar un sentido objetivo a la vida, más lucharemos y perderemos totalmente la esperanza.

2) La hipótesis clásica

Durante milenios, filósofos y pensadores brillantes han defendido que la razón debe imponerse a nuestros deseos. Manson señala que personas como Kant y Freud lo proclamaron en sus obras. Pero de alguna manera, tras años de que nos digan que la razón es Dios, hemos confundido deshacernos del deseo con deshacernos de todos los sentimientos. El problema de este razonamiento se pone rápidamente de manifiesto cuando se aplica a determinados grupos de personas. Por ejemplo, se ridiculiza a las personas obesas por su falta de autocontrol al comer. La sociedad los desprecia por no valorar la razón (la idea de que debemos comer sano para tener una vida larga) y sobrevalorar los antojos (la compulsión a parar en un autoservicio cada vez que nos apetece). Según Manson, como sociedad nos hemos avergonzado de la emoción. «Vemos como un fracaso moral cuando cedemos a nuestros impulsos emocionales. Vemos la falta de autocontrol como un signo de mal carácter. En cambio, celebramos a las personas que reprimen sus sentimientos».

La verdad es que necesitamos algo más que fuerza de voluntad o lógica excesiva para lograr un verdadero autocontrol. Desde el punto de vista de la conciencia, nuestro cerebro se divide en dos partes: el cerebro pensante y el cerebro sintiente. El cerebro pensante es objetivo y real, mientras que el cerebro sintiente es subjetivo y relativo. Para tomar decisiones eficaces en todos los ámbitos, necesitamos utilizar ambos aspectos del pensamiento consciente. De lo contrario, seríamos o bien ridículamente fríos y calculadoramente racionales, o bien una ruina emocional que ignora la verdad objetiva y cede a cualquier deseo impulsivo. El concepto de la hipótesis Manson clásica se aplica a todas nuestras vidas. Todos nosotros, ya seamos astrólogos, filósofos, buscadores de autoayuda o gente corriente, hemos malinterpretado lo que nuestros sentimientos pueden hacer por nosotros. Todos estamos atrapados en la batalla entre el cerebro pensante y el cerebro de los sentimientos. El pensamiento racional tiene su valor en determinados momentos de cada decisión, pero no puedes confiar en él al 100% para cada decisión. Hay una razón por la que las emociones han sobrevivido a miles de años de evolución y selección natural. Es porque los necesitamos. Sin la capacidad de sentir, no podemos interactuar con éxito con los demás ni vivir una vida significativa.

Entonces, ¿de dónde viene la esperanza? La desesperanza es el resultado de un cerebro no entrenado que ha adoptado y aceptado juicios de valor pobres sobre sí mismo y sobre el mundo, escribe Manson. En pocas palabras, en algún lugar de las trincheras de la vida, nos ocurrió algo terrible. Nos robó la esperanza. Y aunque estábamos perfectamente justificados para perder la esperanza, no nos dábamos cuenta de que, a pesar de todo, estas experiencias nos estaban robando.

3) Las leyes de Newton de la emoción

El nombre de Isaac Newton es uno de los más famosos de la historia, especialmente en el campo de la ciencia. Aunque existen multitud de trabajos de investigación y biografías sobre Newton, Manson presenta al legendario científico de forma creativa y entretenida. Newton fue conocido por desarrollar las tres leyes del movimiento. Manson pide a sus lectores que imaginen por un momento que vivimos en un universo paralelo en el que Newton está obsesionado con observar sus propias tendencias psicológicas en lugar de explorar el mundo físico, o como Manson le llama cariñosamente, «Emo-Newton». En lugar de las tres leyes del movimiento, Newton es conocido en este universo paralelo por inventar las tres leyes de las emociones. Son las siguientes:

Para cada acción hay una reacción emocional igual y opuesta

Nuestra autoestima es la suma de nuestros sentimientos a lo largo del tiempo.

Tu identidad sigue siendo tu identidad hasta que una nueva experiencia se opone a ella.

La primera ley de las emociones de Newton describe nuestra reacción inmediata a las cosas cuando nos ocurren. Por ejemplo, un puñetazo en la cara. En cuanto nos golpean, empezamos a reaccionar. Puedes pegar a la persona, llamar a la policía o reprenderla verbalmente. Sea cual sea nuestra reacción, escribe Manson, en esos momentos sentimos un torrente de emociones negativas. En este punto, la mayoría de nosotros tendemos a cometer errores. Hacemos juicios inexactos y actuamos impulsivamente. La ventaja, sin embargo, es que somos capaces de reflexionar sobre nuestras reacciones. Crecemos reconociendo dónde hemos fallado. Y el crecimiento se basa en el contexto de nuestra esperanza.

La segunda ley de las emociones se centra menos en cómo reaccionamos ante las cosas y más en cómo esas cosas afectan a nuestro sentimiento de autoestima. A medida que la vida evoluciona y experimentamos cada vez más, empezamos a juzgarnos por lo que nos ocurre. La vida nos pone a prueba y nos da una patada cuando estamos abatidos. Al cabo de un tiempo, llegamos a la conclusión de que nos lo merecemos. Por supuesto, también funciona al revés. Si se nos elogia constantemente, aunque no lo merezcamos, nuestra autoestima se dispara y tenemos una sensación inflada de valía personal. La segunda ley de los sentimientos de Newton subraya la importancia de lo que nos decimos a nosotros mismos Y de cómo nos percibimos.

La tercera y última ley es quizás la más importante de las tres. Manson escribe que los valores no son sólo un conjunto de sentimientos, sino también historias o narraciones. Y una vez que construimos estas narrativas en nuestra mente, nos aferramos a ellas con todas nuestras fuerzas. Se convierten en nuestra identidad. Pero, como señala Manson, esta forma de pensar también tiene su lado negativo. Cuando hacemos nuestras esas narrativas, respondemos a ellas emocionalmente, como si estuvieran firmemente arraigadas en nosotros. Cuando alguien cuestiona nuestra narrativa, nos ponemos a la defensiva y reaccionamos emocionalmente. Como Manson explica perfectamente, «reaccionamos para proteger el cuerpo metafísico, igual que protegemos el cuerpo físico. Cuanto más tiempo nos aferramos a estos valores o narrativas, más fundamentales se vuelven para la forma en que nos vemos a nosotros mismos y al mundo.

Por desgracia, la forma en que vemos el mundo no siempre es como son las cosas en realidad. Nuestra infancia, nuestras experiencias, todo lo que hemos encontrado nos ha llevado a hacer juicios de valor y a construir narrativas sobre nosotros mismos que nos ayudan a navegar por lo desconocido. La tercera ley que Manson describe creativamente es un recordatorio aleccionador de que si los valores y las narrativas importan, debemos dedicar tiempo a garantizar que estas narrativas sigan construyéndonos en lugar de destruirnos. Deberían darnos esperanza y sentido, no miedo y una sensación de nihilismo absoluto.

3 ejemplos favoritos de Todo está jodido

Lo mejor de los libros de Manson es el nivel de investigación que contienen. Y, en cierto modo, el contenido es digno de leerse y más que un poco entretenido. Una resistencia clandestina secreta, la desintegración de la mente de un hombre brillante y los impactantes descubrimientos de un famoso científico son casos prácticos que Manson utiliza para ilustrar las distintas caras de la esperanza. Aquí tienes tres de nuestros ejemplos favoritos de Everything is F*cked.

1) Witold Pilecki

Witold Pilecki fue muchas cosas: padre, marido, soldado y, lo que es más importante, la única persona conocida que estuvo en secreto en Auschwitz, uno de los campos de exterminio más notorios de los nazis. La increíble historia de Pilecki comienza durante la guerra polaco-soviética de 1918. Pilecki, un joven y condecorado oficial, sobrevivió a la guerra y se estableció en la campiña polaca. Tenía mujer, dos hijos y una vida aparentemente perfecta hasta que Hitler subió al poder y lanzó una guerra sorpresa contra más de la mitad del país. En menos de un mes, Polonia había perdido casi todo su territorio. Al ver que su país se deslizaba hacia el abismo, Pilecki y otros oficiales decidieron formar un grupo de resistencia clandestino, el Ejército Secreto Polaco.

En la primavera de 1940, el Ejército Secreto Polaco recibió información de que los alemanes estaban construyendo un enorme complejo penitenciario. Este nuevo complejo se llamaría Auschwitz. En el verano de 1940 desaparecieron miles de destacados ciudadanos y funcionarios polacos. Pilecki y sus colegas sospechaban que Auschwitz era probablemente el principal culpable de estas desapariciones. Pilecki se ofreció voluntariamente para ir en secreto a Auschwitz. Se dejó capturar por las SS y empezó a reunir información sobre las condiciones y el funcionamiento interno del complejo nazi.

Una vez allí, Pilecki se dio cuenta del horror de las condiciones del campo. Durante dos años, Pilecki construyó una red de inteligencia en Auschwitz. Entregó mensajes a socios externos, algunos de los cuales eran tan críticos que pasaron por los despachos de Eisenhower y Churchill. ¿Cuál es el problema? Nadie creyó a Pilecki. Nadie podía comprender lo desesperada que era la situación. Tras dos años en Auschwitz, Pilecki escapó del campo de exterminio.

Después de la guerra, Pilecki continuó sus actividades de espionaje. Sólo que esta vez fue para los soviéticos. En 1947, Pilecki fue detenido, torturado y condenado por espionaje y traición, entre otros cargos. En sus últimas palabras, poco antes de ser ejecutado, Pilecki dijo.

He intentado vivir mi vida de tal manera que en el momento de mi muerte sienta alegría y no miedo.

La historia de Pilecki es una de las más fuertes producidas por la Segunda Guerra Mundial. Un hombre armado sólo con el amor a su país y la esperanza de un futuro mejor consiguió no sólo colarse en un campo de exterminio nazi, sino escapar. Fue la esperanza lo que condujo a Pilecki a través de las puertas de Auschwitz y hacia lo que fácilmente podría haber sido su fin. Fue la esperanza lo que le llevó a hacer públicas las atrocidades cometidas por los alemanes. Witold Pilecki utilizó su esperanza como una llama que ardía en su interior, una fuente inagotable de combustible para seguir adelante. Le permitiría servir a su país y al mundo hasta sus últimos momentos. Construyó un sistema inquebrantable de esperanza, y Manson utiliza la increíble historia de Withold para establecer un tono esperanzador para el resto de Everything is F*cked.

2) Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche es uno de los filósofos más notables de todos los tiempos. Hay cientos de libros y ensayos académicos sobre su obra. Y Manson cuenta una importante historia sobre Nietzsche en el capítulo 5 de Todo se ha jodido.

En los últimos años de su vida, Nietzsche fue atendido por muchas mujeres, entre ellas su querida amiga Meta von Salis. Meta conoció a Nietzsche en una cena y ambos mantuvieron una estrecha amistad hasta su muerte. Un día, mientras paseaba por el lago cercano a su casa, Nietzsche empezó a tener dificultades físicas y mentales. Años de lucha contra una enfermedad mental le habían pasado factura. Mientras Metta caminaba a su lado, Nietzsche empezó a decir tonterías filosóficas. Ella intentó calmarle y le dijo que se fuera a casa, pero él se negó. Mientras Metta partía desesperada, oyó decir a Nietzsche: «El hombre es una cuerda tendida entre la bestia y el superhombre, una cuerda sobre un abismo». Lo grande del hombre es que es un puente, no un destino: lo que se puede amar del hombre es que es una apertura [a algo más grande]».

Sus palabras de aquel día la dejaron sin palabras. La idea de que el hombre es una apertura a algo mayor inspiró a Meta a continuar su labor como defensora del feminismo y la liberación de la mujer. Las palabras de Nietzsche le dieron esperanza. Pero es importante señalar que Nietzsche se inclinaba más por su aceptación de la realidad que por la esperanza misma. Para él, la esperanza debía ser superada por lo que llamaba amor fati, amor al destino. Amar el propio destino es aceptar incondicionalmente la vida y todas sus experiencias: Amor, dolor, alegría, desesperación…. todo. Aprendiendo a amar lo que nos ocurre, le quitamos al mundo y a los demás el poder de hacernos sentir desesperanzados.

3) Albert Einstein

Antes de que Albert Einstein demostrara que el tiempo y el espacio no eran constantes universales, la comunidad científica estaba convencida de que eran inmutables. Eran, según los científicos de la época, los parámetros con los que se medía todo lo demás. Pero Einstein y su genio demostraron que el consenso científico estaba equivocado. Manson utiliza el revolucionario descubrimiento de Einstein para demostrar que nuestras suposiciones sobre lo que es universalmente estable pueden ser erróneas. A menudo creemos que la felicidad, por ejemplo, es una constante universal, que existe un estado objetivo de felicidad que todo el mundo puede alcanzar. Pero lo que constituye la felicidad para una persona puede ser completamente aburrido o aparentemente irrelevante para otra. Por esta razón, Manson sostiene que la búsqueda de la felicidad es inútil.

En lugar de luchar por la felicidad, debemos aceptar que la única constante universal es el sufrimiento. El dolor está en todas partes. En nuestras relaciones, en nuestros errores, en nuestros defectos. Pero con el dolor viene el crecimiento, y lo único que debería importarnos es asegurarnos de que vemos el dolor como una oportunidad para encontrar valor y significado. Manson lo describe perfectamente cuando aconseja: «Si nos negamos la capacidad de sentir dolor por una razón, nos negamos la capacidad de sentir cualquier sentido en nuestras vidas».

La esperanza es más que un sentimiento o una emoción. Es la fuente a partir de la cual todos podemos encontrar sentido a nuestra existencia objetivamente sin sentido. Para Pilecki, fue la esperanza de un país mejor lo que le hizo luchar contra el mal. Para Meta, era la esperanza de que las mujeres superaran la opresión que se les había impuesto durante tanto tiempo. Lo que todos tenemos en común y siempre tendremos es esto: Esperanza en un futuro mejor.

12 mejores frases de Todo está jodido

«No, lo contrario de la felicidad es la desesperación, un horizonte gris e interminable de resignación e indiferencia. Es la creencia de que todo está jodido, así que ¿para qué hacer nada?».

«Cuando vivimos nuestras esperanzas, las perdemos. Vemos que nuestras hermosas visiones de un futuro perfecto no son tan perfectas después de todo, que nuestros sueños y ambiciones están plagados de defectos inesperados y sacrificios imprevistos. Porque lo único que realmente puede destruir un sueño es verlo hecho realidad».

«La desesperanza es la raíz de la ansiedad, las enfermedades mentales y la depresión. Es la fuente de toda infelicidad y la causa de todas las adicciones».

«Como el dolor es la constante universal de la vida, también hay siempre oportunidades de crecer a partir de ese dolor. Lo único que tienes que hacer es no insensibilizarte y no apartar la mirada. Todo lo que tienes que hacer es comprometerte con ella y encontrarle valor y significado».

«La propia libertad requiere sufrimiento».

«Han olvidado que el mundo no funciona con información. La gente no toma sus decisiones basándose en la verdad o en los hechos. No gastan su dinero basándose en hechos. No están conectados por una verdad filosófica superior. El mundo funciona con emociones».

«El autodominio es una ilusión. Es una ilusión que se crea cuando los dos cerebros están alineados y siguen el mismo camino».

«Hay que amar a alguien sin esperar nada a cambio, de lo contrario no es amor verdadero. Hay que respetar a alguien sin esperar nada a cambio, de lo contrario no es verdadero respeto. Tienes que ser honesto sin esperar una palmadita en la espalda, un choca esos cinco o una estrella dorada junto a tu nombre, de lo contrario no es verdadera honestidad».

«Intenté vivir mi vida de tal manera que, cuando muera, sienta alegría y no miedo».

«La gente tenía ahora mucho tiempo libre para sentarse a pensar y preocuparse por todo tipo de cosas existenciales en las que nunca antes habían pensado».

«La única forma real de libertad, la única forma moral de libertad, es el autocontrol. No es el privilegio de elegir todo lo que quieres en tu vida, sino de elegir a qué quieres renunciar en tu vida».

«El único sentido verdadero de la existencia es la capacidad de formar sentido».

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos relacionados