Estoicismo > Libros estoicismo

El ego es el enemigo de Ryan Holiday: resumen del libro, lecciones clave y mejores citas.

Tabla de contenidos

«El ego es enemigo de lo que quieres y de lo que tienes: de conocer un arte. De verdadera perspicacia creativa. De trabajar bien con los demás. Fe y apoyo. Longevidad. Para repetir y mantener tu éxito. Desviar ventajas y oportunidades. Ser un imán para los enemigos y los errores. Es Escila y Caribdis». Ryan Holiday

El Ego es el Enemigo, de Ryan Holiday, está lleno de historias con moraleja de quienes dejaron que su ego se desbocara y acabaron destruidos por el daño resultante, así como de historias de quienes practicaron la moderación y la sobriedad y tuvieron éxito en sus esfuerzos. Este libro puede ser un antídoto (o al menos el principio de tal antídoto) contra la decadencia que es posible cuando cedemos al ego y perdemos de vista la realidad, si se lo permitimos. «No en el sentido freudiano», dice Holliday del ego, sino en el sentido coloquial del ego como «una creencia malsana en la importancia de uno mismo». Arrogancia. Ambición egocéntrica».

El ego es el enemigo, publicado en 2016, es el cuarto libro de Ryan Holiday. Fue un éxito de ventas en el Wall Street Journal, USA Today, Chicago Tribune e internacionalmente, y el libro tiene incluso seguidores entre los Seahawks de Seattle, campeones olímpicos, autores de bestsellers, directores ejecutivos, políticos y otros.

Éste es el segundo libro en el que recurre a los principios del estoicismo. Su libro anterior, El obstáculo es el camino, trataba sobre la superación de los obstáculos externos de la vida. Holiday se formó como estratega de medios de comunicación. Ryan dejó la universidad a los diecinueve años para ser aprendiz de Robert Green, autor de Las 48 leyes del poder. En seis años, se convirtió en el director gerente más joven de una agencia de gestión de talentos de Beverly Hills, fue mentor de autores que vendieron millones de ejemplares de sus libros, se convirtió en director de marketing de American Apparel, fundó una empresa de éxito, Brass Check, y escribió para publicaciones desde Forbes a Thought Catalog o The Guardian. Luego, en 2014, Holiday experimentó en carne propia las consecuencias del egoísmo cuando American Apparel, la agencia de talentos y una relación de tutoría se vinieron abajo al mismo tiempo:

«Éstas eran las personas en torno a las que había diseñado mi vida. Las personas a las que admiraba y con las que me formé. Su estabilidad -financiera, emocional y psicológica- no sólo era algo que daba por sentado, sino que era fundamental para mi existencia y mi sentido de la autoestima. Y, sin embargo, se derrumbaron ante mis ojos, uno a uno».

Así que las propias experiencias del autor alimentaron el libro que ya había encargado, y nació El ego es el enemigo: «… el libro que desearía haber tenido en momentos críticos de mi vida».

El libro está estructurado en ensayos breves divididos en tres partes: Aspiración, éxito y fracaso.  Son tres fases en las que uno se encuentra inevitablemente en algún momento, y a menudo se alternan a lo largo de la vida. El libro dice: «La ambición conduce al éxito (y a la adversidad). El éxito crea sus propias adversidades (y, con suerte, nuevas ambiciones). Y la adversidad conduce a la ambición y a un mayor éxito. Es un bucle sin fin».

Además de estas tres fases, hay algunos temas importantes que recorren cada parte del libro y cómo las personas pueden vencer con éxito a su ego en cada fase.

Tres temas centrales de El ego es el enemigo

1. Vive con propósito, no con pasión.

Tener un propósito te ayudará a cambiar tu vida. Holiday dice que lo primero que tienes que preguntarte es: «¿Por qué hago lo que hago?». Si no tienes respuesta a esa pregunta, tienes que dedicar tiempo a averiguarla.

La mayoría de la gente no vive con un objetivo en mente. Vagan por la vida, distraídos, buscando la siguiente forma de satisfacción, preguntándose por qué no son felices y por qué no consiguen lo que quieren. Van a un trabajo que odian para pagar el coche que les lleva a ese trabajo y para pagar la casa que dejan durante el día para ir a ese trabajo. Al ego le encanta la comodidad de un trabajo «seguro», pero la meta y las mejores cosas suceden fuera de tu zona de confort.

Por otra parte, muchas personas armoniosas y eficaces han descubierto que responder a las siguientes preguntas les ha ayudado a vivir con propósito: ¿Por qué hago lo que hago? ¿Por qué hago lo que hago? ¿A qué fin estoy sirviendo?

Si uno elige hacer un trabajo crítico del ego, ¿cómo determina cuál es ese trabajo? Bill Walsh, el entrenador que llevó a los 49ers del peor equipo de la NFL a la Super Bowl, es un buen ejemplo de alguien que ha elegido hacer un trabajo crítico. No se centró en un concepto vago de «ganar». Sabía que centrarse en los fundamentos y perfeccionarlos conduciría al éxito. Podía cambiar lo que hacía el equipo y la eficacia de su trabajo, pero no podía fijar un plazo definitivo para la próxima victoria. Estaba obsesionado con su esfuerzo (la parte que podía controlar) y no con los resultados (que escapaban a su control). Sus normas eran cambios sencillos y realistas, no visiones fantasiosas, pero cuando se aplican, la partitura se corrige sola, como dice el refrán. El famoso entrenador de baloncesto universitario John Wooden tenía una perspectiva similar, ya que condujo a su equipo a diez campeonatos de baloncesto en doce años. Estos entrenadores mostraron claridad, disciplina y paciencia en su ascenso. Conocían su trabajo y disfrutaban con él.

Los griegos utilizaban para ello la palabra euthymia, que significa sentido de nuestro propio camino y de cómo mantenernos en él sin perder la orientación. Establece prioridades claras para tus objetivos y luego persíguelas. La verdadera confianza en ti mismo proviene del tiempo que inviertes; proviene de la disciplina y el dominio. Un punto importante es que la pasión no contribuye al trabajo crítico. Requiere deliberación, no emoción ciega, de lo contrario sucumbe a las ilusiones del ego. Una empresa alejada de la realidad no puede tener éxito. Las personas apasionadas te dicen todo lo que van a hacer, pero nunca pueden mostrarte ningún progreso porque normalmente no existe. Hablan mucho pero hacen muy poco. Las personas motivadas por un objetivo no necesitan hablar de su trabajo porque verás los resultados. Es bueno ser apasionado, pero sé apasionado con disciplina. Haz un trabajo excelente. Mantente humilde; sabe que siempre tienes más que aprender:

«El trabajo importante que quieres hacer requiere tu pensamiento y reflexión. Deja la pasión a los aficionados. Preocúpate de lo que crees que debes hacer y decir, no de lo que te gusta y de lo que quieres ser».

Reconoce tu ego, pero si has tomado la decisión de controlarlo y perseguir tus objetivos, debes esperar que los demás intenten sabotearte. Un ejemplo utilizado en el libro es Jackie Robinson, que demostró una increíble moderación ante la adversidad. Como primer afroamericano que jugó en las Grandes Ligas de Béisbol, fue abiertamente racista por parte de aficionados, entrenadores y otros jugadores mientras bateaba en el campo. Si Robinson hubiera reaccionado ante estas injusticias con su ego, no habría tenido el impacto que sigue teniendo hoy; estaba motivado por un propósito más elevado.

Probablemente nuestras adversidades palidecen en comparación con las de Jackie Robinson, pero cuando montamos un negocio podemos estar seguros de que habrá adversidades y de que probablemente nos tratarán mal. En tales situaciones, hay dos cosas que debes recordar: 1) Degrada a los demás, no a ti mismo, cuando te traten mal e injustamente, y 2) Prefiere el tiempo vivo al tiempo muerto.

El segundo punto necesita una explicación. Malcolm X estuvo en la cárcel durante años. Durante su estancia leyó con diligencia y salió mucho más instruido que cuando entró. No había mucho que pudiera hacer para cambiar sus circunstancias, pero decidió lo que quería hacer mientras estaba en esas circunstancias. Mucha gente va a la cárcel, pero algunos se toman el tiempo necesario para aprender de sus errores y cambiar de vida cuando salen, mientras que otros acaban pronto de nuevo en prisión.

El tiempo vivo es el que pasas activamente dando sentido a tu tiempo y mejorándote a ti mismo; el tiempo muerto es el que pasas pasivamente. Puede que no siempre podamos elegir nuestras circunstancias, pero siempre podemos elegir vivir o morir. Victor Frankl pudo perfeccionar sus teorías sobre el sentido y el sufrimiento en los campos de concentración nazis. Francis Scott Key escribió el himno nacional de Estados Unidos mientras era prisionero de guerra. La pregunta que el libro deja abierta:

«…este momento no es tu vida. Pero es un momento de tu vida. ¿Cómo lo utilizarás?»

2. Sé un eterno estudiante

Los mayores líderes y los pensadores más sabios fueron todos estudiantes de la vida. Tenían una curiosidad única por la vida y la disciplina de aprender constantemente. Muchas personas confían demasiado en un área y olvidan que saben muy poco en todas las demás. El ego intenta identificarse con el éxito y te impide aprender más, pero debes aprender, sobre todo al principio. El libro explica que al principio tienes que recordar que no eres tan bueno como crees, que probablemente necesites cambiar de actitud y que las cosas que has aprendido en los libros o en la escuela están desfasadas o son erróneas.

Hay muchos factores que determinan el éxito que tendrás cuando empieces. Una de ellas es tu disposición a escuchar las opiniones, especialmente las críticas. El libro muestra a un aficionado que se resiste a recibir comentarios críticos, pero a un profesional al que le gusta que le desafíen a aprender más. Con Kirk Hammett, guitarrista de la banda de heavy metal Metallica, presenta la idea del verdadero profesional. Tras ser contratado por Metallica, rápidamente encontró un maestro para ser aún mejor. Metallica se convirtió en una de las bandas más famosas del mundo y, a pesar de este éxito, Kirk se mantuvo humilde y siguió aprendiendo. El libro dice: «Si aún no estás aprendiendo, ya estás muriendo».

Hammett mostró las cualidades de un verdadero discípulo:

«Un verdadero discípulo es como una esponja. Asimila lo que ocurre a su alrededor, lo filtra y retiene lo que puede retener. El discípulo es autocrítico y automotivado, siempre intenta mejorar su comprensión para poder pasar al siguiente tema, al siguiente reto. Un verdadero alumno es también un maestro y un juez de sí mismo. No hay lugar para el egoísmo.

Para llegar a ser el mejor y mantener esa grandeza, debes tener la actitud de un discípulo. Debes estar siempre aprendiendo. Todo en la vida puede enseñarte algo, pero el egoísmo obstaculiza las oportunidades que has tenido o tendrás. Tu ego te dice que no deberías hacer unas prácticas porque estás sobrecualificado para ello. El ego no quiere que hagas el trabajo sucio porque piensa que eres demasiado bueno para ello. Las personas que viven con un propósito lo superan y se centran en lo importante creyendo en lo que deben hacer. Agradece la oportunidad. Haz las prácticas. Invierte tiempo y esfuerzo y aprende. Piensa a largo plazo, esta inversión dará sus frutos en el futuro, explica el libro:

«La humildad es lo que nos permite estar ahí y preocuparnos de que no sabemos lo suficiente y de que tenemos que seguir aprendiendo. El egoísmo se precipita hacia el final, racionalizando que la paciencia es para los perdedores (y confundiéndola con debilidad) y asumiendo que somos lo suficientemente buenos como para dar a nuestros talentos una oportunidad en el mundo.»

Podemos ganar en humildad pensando en este panorama más amplio de la vida. Piensa en la inmensidad del universo, en las muchas galaxias que nos rodean, y piensa en lo pequeño que eres. Debes saber que tú también estás conectado a este vasto universo, y que tu destino se revelará pronto. Mirar al cielo nocturno puede ayudar, al igual que pensar en todas las personas y acontecimientos que te han precedido y te sucederán. El propósito parece evidente para aquellos que se toman el tiempo de observar el panorama general.

Los estoicos utilizaban la palabra sympatheia para este estado mental, que significa «conexión con el universo». Esta conexión te lleva a preguntarte: ¿Quién soy yo? ¿Qué estoy haciendo y por qué? El libro explica detalladamente cómo el éxito material puede alejarte de esta perspectiva. No dejes que tu ego te convenza de que el mundo gira a tu alrededor. Busca conscientemente el universo y tu propósito se te revelará con el tiempo, lo que también forma parte del punto de vista estoico: «El propósito minimiza el yo». La meta es la búsqueda de algo fuera del yo, en oposición a la satisfacción del yo».

Encuentra y persigue tu objetivo y luego haz el trabajo. El libro explica que tienes que hacerlo para no tener que fingir: «¿Te imaginas a un médico intentando arreglárselas con menos? ¿O un quarterback? Entonces, ¿por qué intentarlo de otra manera?»

Sé un aprendiz permanente, incluso después y especialmente después de tus grandes éxitos. Elimina lo que no sea necesario. Mantén la mente abierta. Establece objetivos y vive con un propósito.

3. Menos hablar y pensar, más hacer.

Cuando empiezas a vivir con un propósito más que con una pasión, tu ego se empequeñece y adquieres la serena confianza que el filósofo Séneca llamaba eufemia: tener sentido de tu propio camino y no distraerte con elementos externos. A medida que hables menos y actúes más, empezarás a ganar esa serenidad en tu trabajo que te ayudará a mantener la utilidad del mismo:

«Sabes que todas las cosas requieren trabajo y que el trabajo puede ser bastante difícil. Pero, ¿realmente lo entiendes? ¿Tienes idea de cuánto trabajo te costará? No trabajar hasta que tengas tu gran éxito, no trabajar hasta que seas famoso, sino trabajar, trabajar, trabajar, trabajar, trabajar, trabajar, trabajar, para siempre».

Es fácil hablar, todo el mundo lo hace, pero el silencio es raro en el mundo actual. Tu ego te dice que necesitas la aprobación de los demás, pero la verdadera autoconfianza no necesita palabras, produce trabajo. Las palabras destruyen la acción. Siéntate tranquilamente y trabaja. No te distraigas con las redes sociales y las noticias y céntrate en tu trabajo. Observa cómo mejoras:

«Trabaja tranquilamente en un rincón. Convierten su agitación interior en producto y, finalmente, en silencio. Ignoran el impulso de buscar reconocimiento antes de actuar. No hablan mucho. Y no les importa sentir que otros en el ojo público disfrutan del protagonismo, que de alguna manera tienen la mejor parte (no es así)».

Hablar y pensar demasiado te roba la energía que podrías dedicar a tu trabajo. Hay momentos en los que realmente necesitas pensar, como cuando te planteas objetivos, pero si pasas demasiado tiempo pensando y hablando de lo que quieres hacer, es menos probable que lo hagas realmente. ¿Dónde están los resultados? Céntrate en la ejecución. Piensa si lo necesitas, y luego ponte a trabajar. Las personas que viven conscientemente saben que no trabajan para jubilarse y vivir en su sofá. Trabajan por algo más grande que ellos mismos, y eso les guía con confianza por la vida:

«Cuando te enfrentas a un nuevo proyecto, ¿intentas discutirlo o afrontas la lucha de frente?»

Pensar demasiado también puede llevarte a padecer un trastorno psicológico llamado «audiencia imaginaria», que se explica en el libro. Muchos jóvenes pasan por esto y muchos adultos se aferran a ello. Es la idea de que la gente te mira y piensa en ti, aunque no sea así. Es el adolescente que falta una semana al colegio porque le da mucha vergüenza derramar zumo por los pantalones y cree que todo el mundo en el colegio habla de ello. No lo es. Es el público imaginario. La gente no piensa en ti tanto como tú crees, y eso es un alivio. La mayoría de la gente está tan ocupada con su vida que se toma su tiempo para ordenar sus pensamientos y volver al trabajo. Al ego le encanta el público imaginario y se alimenta de él. Así que recuerda el panorama general, abandona tus pensamientos divagadores y vuelve al momento presente:

«Una vida clara y presente requiere valor. No vivas en la bruma de lo abstracto, sino en lo tangible y real, aunque sea incómodo. Participa en lo que ocurre a tu alrededor. Aliméntate de ella, adáptate a ella.

En resumen, el libro dice que debemos controlar nuestro ego o éste se apoderará de nosotros. Por ejemplo, el entrenador Bill Walsh, que se centró en perfeccionar los fundamentos y llevó al peor equipo de la NFL a una victoria en la Super Bowl. Sé un aprendiz constante, como Kirk Hammett de Metallica, absorbiendo todo lo que le rodea como una esponja y sabiendo que siempre hay más que aprender. No te limites a vivir con determinación y a seguir aprendiendo, sino que concéntrate en tu trabajo en lugar de buscar el reconocimiento para que tu confianza se traduzca en resultados.

Practicando el estoicismo, puedes intensificar la aplicación de las lecciones de cualquier asignatura. Ahora sal y haz el trabajo que te cambiará la vida para el que fuiste creado.

Las 10 mejores citas del libro “Ego is the Enemy”

«La grandeza viene de comienzos humildes; viene del trabajo duro. Significa que eres la persona menos importante de la sala, hasta que lo cambies con resultados».

«Puedes mentirte a ti mismo diciéndote que has tardado un poco, o fingir que estás trabajando, pero al final aparecerá alguien. Te pondrán a prueba. Y lo más probable es que se enteren».

«Este curso no trata de quién quiero ser en mi vida, sino de lo que quiero conseguir en mi vida», dice. Dejando a un lado su propio interés, se pregunta: ¿A qué vocación sirve esto? ¿Según qué principios tomo mis decisiones? ¿Quiero ser como los demás o quiero hacer otra cosa?».

«Y lo más obvio y lo que más se pasa por alto es que el desarrollo del personal suele conducir al éxito profesional, pero lo contrario rara vez es cierto».

«La mayoría de los problemas son temporales…. A menos que te asegures de que no lo son».

«El negocio es estar solo en la pista cuando el tiempo mantiene a todos los demás dentro. Se trata de superar el dolor y los pésimos primeros borradores y prototipos. Se trata de ignorar los aplausos que reciben los demás y, lo que es más importante, ignorar los aplausos que podrías recibir tú. Porque hay trabajo que hacer. El trabajo no quiere ser bueno. Se convierte en uno, a pesar de los vientos en contra».

«La mayoría de las personas de éxito son personas de las que nunca has oído hablar. Ellos lo quieren así. Les mantiene sobrios. Les ayuda a hacer su trabajo».

«Recuerda lo inútil que es enfurecerse y luchar e intentar encajar con la gente que te rodea. Ve a ponerte en contacto con el infinito y acaba con tu separación consciente del mundo. Reconcíliate un poco mejor con la realidad de la vida. Date cuenta de lo mucho que ha pasado ante ti y de lo poco que queda.

«Lo raro no es el talento en bruto, la habilidad o incluso la confianza en uno mismo, sino la humildad, la diligencia y la autoconciencia».

«Tu ego pide a gritos que la gente te reconozca. Pero no tienes que hacer nada. Cógelo. Cómetelo hasta que te hartes. Aguántalo. Apártalo en silencio y trabaja más duro. Juega. Ignora el ruido; por Dios, no te distraigas».

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos relacionados