Estoicismo > Libros estoicismo

Discursos de Epicteto: resumen del libro, lecciones clave y mejores citas.

Tabla de contenidos

Los Discursos de Epicteto es una obra que sólo sobrevive gracias a un estudiante llamado Arriano, a quien se atribuye la redacción de las lecciones que aprendió en la clase de Epicteto a principios del siglo II d.C. Arrien escribió en una carta antes de que se publicaran los Discursos: «Todo lo que le oía decir lo anotaba palabra por palabra, lo mejor que podía, para dejar constancia de sus pensamientos y expresiones francas para su uso posterior.» Un relato que utilizó más tarde para hacerse famoso en toda Roma como asesor político, comandante militar y prolífico autor, incluida una biografía de Alejandro Magno.

Entonces, ¿quién era su maestro? Epicteto, considerado uno de los tres grandes de la filosofía estoica junto con Marco Aurelio y Séneca, demuestra que la aplicación del estoicismo es útil independientemente de la riqueza de cada uno. Aurelio fue uno de los hombres más poderosos de su época y Séneca uno de los más ricos. Epicteto estaba en el otro extremo del espectro.

Se desconoce su nombre de pila. La palabra «epikettos» es una palabra griega que significa «adquirido». Epicteto nació en la esclavitud. Epicteto se refiere con bastante neutralidad a su dueño Epafrodito, sin elogiarlo ni hablar con especial amargura. Menciona, sin embargo, que Epafrodito le permitió asistir a las conferencias de Musonio Rufo, a quien algunos historiadores describen como «el mayor estoico de su tiempo». Epafrodito concedió la libertad a Epicteto en un momento indeterminado y luego dedicó su vida a la filosofía. En el año 95 d.C., el emperador romano Domiciano, descontento con la recepción del estoicismo por parte de sus tiránicos oponentes, expulsó de Roma a Epicteto y a otros filósofos. Poniendo en práctica una de sus enseñanzas más importantes, Epicteto convirtió la adversidad en oportunidad y se trasladó a Grecia, donde se alegró de no tener competencia, para abrir la escuela del estoicismo en Nicópolis.

Allí su escuela atrajo a algunos de los hombres más poderosos e influyentes de la época y sus conferencias llegaron incluso a los brazos de Marco Aurelio. La influencia de Epicteto se convirtió en la obra central que impulsó al emperador romano en su camino estoico. En el primer libro de las Meditaciones, titulado «Acusaciones y lecciones», Marco da las gracias a uno de sus profesores de filosofía, Rústico, por «introducirme en las conferencias de Epicteto y prestarme su propio ejemplar».

Su influencia no terminó ahí. Theodore Roosevelt, uno de los líderes más venerados de la historia, llevó consigo un ejemplar de Epicteto en varias exploraciones de Sudamérica, incluida la brutal expedición del Río de la Duda. El almirante James Stockdale atribuye a Epicteto la clave de su supervivencia en cautividad y ha escrito extensamente sobre la influencia de Epicteto: «Yo era un hombre diferente y, debo decir, un hombre mejor por haber aprendido filosofía y a Epicteto en particular.» Michel de Montaigne, famoso por popularizar el ensayo como género literario, hizo escribir un pasaje de Epicteto en el techo de su casa. Y Albert Ellis, una de las figuras más influyentes de la psicología moderna, cita a Epicteto como una de las principales inspiraciones que le llevaron a desarrollar la terapia de conducta racional-cinestésica (TCCR), que sigue siendo un importante enfoque de asesoramiento.

A Epicteto le preocupaban la ética y la autoridad moral. Ponía más énfasis en la práctica que en las teorías. Los discursos están arraigados en la experiencia común y el sentido común, lo que explica por qué las enseñanzas, a pesar de tener casi dos milenios de antigüedad, siguen moldeando e influyendo en la vida de los lectores de hoy.

Epicteto pasó el resto de su vida en Nicópolis. Cuando se jubiló, dedicó sus últimos años a construir una vida familiar, pero su avanzada edad le obligó a adoptar en lugar de tener hijos. El hecho de que quisiera formar una familia pero esperara a jubilarse demuestra lo comprometido que estaba con su labor docente. Creía claramente que la filosofía estoica era primordial para una vida significativa y moral.

Este libro es una recopilación de sus conferencias. Es importante saberlo porque, al igual que Séneca y Aurelio, a Epicteto no le preocupaba publicar ni hacer ostentación de su pecho. Esta obra en cuatro volúmenes sobre sus enseñanzas expresa un entusiasmo inconfesable, que cobra vida a través de relatos y diálogos. Dedicó su vida a la enseñanza con el único objetivo de que sus alumnos aplicaran lo aprendido y llevaran así una vida mejor. Lo mismo ocurre, sin duda, con los que participan hoy en su tutoría.

A continuación encontrarás algunos de los temas recurrentes de las conversaciones. Epicteto enseñó la importancia de distinguir entre lo que podemos controlar y lo que no; la importancia de aceptar el curso de la naturaleza y sus desafíos; la importancia de vivir una vida virtuosa entre otras personas virtuosas; la importancia de elegir la libertad desprendiéndote de tus deseos; y la importancia de ser dueño de ti mismo siendo esclavo sólo de tu mente.

El poder del juicio

Epicteto nos enseña que cada individuo es responsable de su bien o de su mal, de su felicidad o de su infelicidad, de su alegría o de su miedo. No hay ninguna «víctima». La miseria es autoinfligida y puede curarse mediante la disciplina de la mente. No son las cosas las que nos alteran, sino nuestros juicios sobre ellas. «Cuando estamos frustrados, enfadados o infelices -explica Epicteto-, no debemos culpar a nadie más que a nosotros mismos, es decir, a nuestros juicios.»

Ves un tuit que va en contra de tus creencias, oyes a un colega burlarse de tu despido, o Netflix se congela en mitad de un episodio y te arruina el día. Pero no debería. El resentimiento, la mala voluntad, los insultos, la ira u otras emociones negativas no causan más que dolor innecesario. No tiene por qué. Epicteto dice: «Recuerda que no basta con sentirse herido u ofendido, también debes creer que estás herido. Si alguien consigue provocarte, date cuenta de que tu mente está implicada en la provocación». Si nos tomamos un momento antes de reaccionar, replantear nuestra percepción puede salvarnos de cosas objetivas y triviales. Al cambiar nuestra actitud ante el fracaso y cambiar nuestra mentalidad hacia el optimismo o la indiferencia, el estoico se vuelve inmune a la frustración, la ira y la infelicidad.

Victor Frankl se hizo eco de estos pensamientos siglos más tarde cuando dijo: «No tengo ni idea de qué hacer». «Hay un espacio entre el estímulo y la reacción. En ese espacio reside nuestro poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta reside nuestro crecimiento y nuestra libertad».

Con esta perspectiva, la vida se hace más fácil. El propio acontecimiento creado externamente es secundario respecto a nuestra percepción decidida internamente. El acontecimiento escapa a nuestro control, pero la elección de cómo respondemos está dentro de nuestro poder. No hay nadie a quien culpar, no eres una víctima y este «negativo» se produce en gran medida en nuestra mente. O como dice Epicteto,

«No son los acontecimientos los que preocupan a la gente, sino sus juicios sobre ellos».

Una de las pocas veces que Epicteto menciona sus años de esclavo es para abordar esta cuestión. Nunca pensó en su situación como una esclavitud. No vivía en la miseria, no sentía lástima de sí mismo, ni albergaba odio hacia su amo. Sí, su cuerpo físico estaba bajo el control de otro, pero sus pensamientos, opiniones y actitudes no podían ser retenidos.

Epicteto no era ingenuo cuando insistía en que se trataba de una habilidad instantánea o fácil de adquirir. No bastaba con que sus alumnos se sentaran en su aula y pusieran la pluma sobre el papel. Como todo lo que merece la pena, la disciplina de la mente requiere trabajo y práctica. Epicteto vincula el aprendizaje del discernimiento al logro de todas las grandes cosas,

«Nada importante nace de la noche a la mañana; incluso las uvas y los higos tardan en madurar. Si dices que quieres un higo ahora, te digo que tengas paciencia. Primero debes dejar que el árbol florezca y luego dé fruto; después debes esperar a que el fruto esté maduro. Así pues, si el fruto de una higuera no madura inmediatamente ni en una hora, ¿cómo puede madurar tan rápida y fácilmente el espíritu humano?»

¿Cuánto tiempo pasa un nadador olímpico en la piscina antes de subir al podio? ¿Cuántas horas pasa el autor delante del ordenador antes de que veamos su libro en la lista de los más vendidos? ¿O cuánto tiempo tenemos que regar la planta para disfrutar de los frutos? Los grandes resultados requieren un gran compromiso con el proceso. Quitar el poder a los acontecimientos externos para que puedan ser reclamados por nuestro espíritu interior es un resultado fructífero. Para adquirir la habilidad, hay que practicar.

La capacidad de elegir

Epicteto dice que nuestro «don más eficaz», lo que distingue a los humanos de los demás animales, la esencia de la naturaleza humana, es la capacidad de elegir: la capacidad de actuar racionalmente y no impulsivamente, tras una cuidadosa consideración y evaluación. El estoicismo afirma que no tenemos control sobre lo que nos ocurre, sólo sobre cómo reaccionamos. Epicteto retoma este principio básico y añade que el principal objetivo de la educación es distinguir entre lo que podemos controlar y lo que no, y luego cultivar la capacidad de ocuparnos sólo de lo que podemos controlar.

Llama «exterior» a lo que escapa a nuestro control y «interior» a lo que podemos controlar. Lo único que importa, lo único que debería importarnos, son las cosas que controlamos, o el interior. Cree que la mayoría de los problemas en la vida de una persona provienen de no ser capaz de distinguir entre ambos y guiarse por lo externo. Al hacer de lo externo lo más valioso de nuestra vida, ponemos nuestra libertad, felicidad y paz a discreción de otra persona. La mayoría de las circunstancias de nuestra vida -cosas como nuestra genética, dónde nacemos, cuándo morimos, incluso nuestro cuerpo- dependen en gran medida de factores que escapan a nuestro control, por lo que no hay necesidad de preocuparse por estas cosas. Lo compara con un tejedor que no hace la lana, sino que saca lo mejor de la lana que le dan.

¿Cómo lo hacemos? A menudo utiliza la palabra «impresiones», que es sinónimo de pensamientos, sentimientos y prejuicios. Estas impresiones crean impresiones buenas, malas e indiferentes. Definimos la caracterización de estas impresiones. Supón que se quema tu casa. Puedes decir: «Soy pobre» y caer en la pena o en la ira, pero Epicteto te aconsejaría que no aumentaras tus problemas y que, por el contrario, empezaras a reconstruirlos. Esta opción de reconstruir significa reaccionar ante una impresión evidentemente mala y convertirla en indiferencia. Los humanos racionales tenemos la capacidad de evaluar primero y percibir después, antes de decidir cómo reaccionar. Los seres irracionales carecen de la capacidad de utilizar reflexivamente las impresiones, pero el comportamiento racional se guía por la capacidad de elegir.

La inevitabilidad de los retos

Epicteto enseña la importancia de aprovechar el poder supremo del ser humano. A menudo pregunta a sus alumnos: «¿De qué vale tu formación si no la pones en práctica?». La aplicación de la elección es práctica en todo el Logos, especialmente en relación con los caminos que presentan dificultades. Tienes la opción de atacar de frente o retroceder enfurruñado.

Epicteto sostiene que las dificultades y desgracias que se presentan en nuestra vida cotidiana no nos vienen impuestas ni están diseñadas para hacernos sufrir. Estas dificultades y desafíos se presentan para fomentar la fortaleza, proporcionar una oportunidad de superación y demostrar la propia grandeza. Afrontando las dificultades, crecemos a partir de ellas. En lugar de enfurruñarnos por nimiedades, debemos aceptar y conquistar lo que se interponga en nuestro camino. Como un boxeador que se entrena para un combate de boxeo, Epicteto quiere que sus alumnos vean las dificultades como compañeros, en otras palabras,

«El verdadero hombre se revela en los momentos difíciles. Así que, cuando te encuentres con dificultades, piensa en ti mismo como un luchador al que Dios ha emparejado como entrenador con un joven duro. ¿Por qué razón? Para transformarte en material olímpico».

Cuando rehúyes o evitas la adversidad, te niegas la oportunidad de descubrir de lo que eres capaz. Además, quejarse o retroceder es decir que no eres capaz. Epicteto enseña que todos estamos equipados con las herramientas y los recursos necesarios, pero a veces no nos damos cuenta o elegimos no ponerlos en práctica. Si queremos conseguir grandes cosas, debemos aceptar que tendremos que superar retos en el camino. Epicteto utiliza el ejemplo de Hércules,

«¿Qué crees que habría sido de Hércules si no hubiera habido leones, híbridos, ciervos o jabalíes, ni criminales salvajes a los que derrotar? ¿Qué haría si no hubiera tales desafíos? Por supuesto, se habría vuelto a la cama y habría seguido durmiendo. Así habría roncado por la vida con lujo y comodidad y nunca se habría convertido en el poderoso Hércules».

Sin desafíos, una vida cómoda y lujosa es como un día de sueño. Cada obstáculo es una oportunidad.

Carácter y relaciones

Para Epicteto, era importante que las enseñanzas que impartía a sus alumnos no fueran meras palabras en una página. Una vida virtuosa, la indiferencia ante lo que no se puede controlar y la renuncia a las cosas materiales no eran sólo para sus notas, sino que debían ponerse en práctica en la vida. Advirtió contra las «turbas» y las «multitudes» que podían detener el progreso con sus convicciones. Existe un equivalente del dicho popular «Eres la media de las cinco personas con las que más tratas», enseñado por Epicteto hace dos mil años,

«Es inevitable que si entablas relaciones regulares con la gente, acabes pareciéndote a ellos…. Recuerda que si te asocias con una persona que está llena de suciedad, difícilmente podrás evitar ensuciarte un poco tú también».

Epicteto creía que su escuela no era muy diferente de un hospital, del que el paciente sale en mejor estado que cuando llegó. Asistir a sus conferencias significaba que el participante intentaba vivir una vida mejor: una vida libre de ira, resentimiento, estrés, infelicidad, etc. El proceso es continuo, pero cada día ofrece la oportunidad de acercarse a él. El peligro, dice, es la presión de los gritos ensordecedores de la multitud. Incluso los viejos amigos conservados antes del entrenamiento pueden recaer y volver a los viejos hábitos de menor virtud. Por lo demás, es aconsejable ser discreto y selectivo sobre con quién te relacionas,

«Lo que escribas en clase se derretirá como la cera al sol».

Todos los estoicos estaban de acuerdo en la importancia del carácter y la virtud. También estarían de acuerdo en que es difícil llevar una vida virtuosa. Puedes ayudarte a ti mismo rodeándote de personas que tengan la ambición de vivir una vida virtuosa, en lugar de las que están cubiertas de inmundicia.

Puntos clave

  1. En primer lugar, distingue entre lo que puedes controlar y lo que no. En segundo lugar, preocúpate sólo de lo que puedas controlar.
  2. No veas los retos como algo que se te impone o como un contratiempo injusto, sino como una oportunidad para demostrar tus capacidades.
  3. La formación no sirve de nada si no la aplicas en tu vida diaria.
  4. Vivir una vida de virtud y dignidad no es un proceso fácil, así que haz lo que puedas para proteger tu progreso.
  5. La libertad la determina tu mente, no tu cuerpo, tu cuenta bancaria o tus posesiones.

Mejores frases del libro de Epicteto

«Debo morir. ¿Pero debo morir gritando? Debo estar encadenado; pero ¿debo también gemir y gemir? Debo ser desterrado; pero ¿hay algo que me impida marcharme sonriendo, tranquilo y sereno?».

«Ningún toro madura en un momento, y ningún hombre se convierte en héroe de un día para otro».

«Pero si estamos naturalmente dotados del potencial para la grandeza, ¿por qué sólo algunos de nosotros la alcanzamos? ¿Todos los caballos se convierten en sementales? ¿Todos los perros son perros de caza? Aunque no tenga talento, no dejaré de intentarlo».

«Nos enfadamos porque prestamos demasiada atención a cosas que pueden ser robadas…. Mientras valores las cosas materiales, vuelve tu ira contra ti mismo y no contra el ladrón o el adúltero».

«Debemos disciplinarnos en las cosas pequeñas y de ahí pasar a cosas de mayor valor».

«Si una persona es buena en la vida, no necesita buscar reconocimiento fuera de sí misma».

«¿Qué significa obtener una educación? Significa aprender a aplicar los prejuicios naturales a los casos particulares como dicta la naturaleza, y a distinguir lo que está en nuestro poder y lo que no. Las operaciones de la voluntad están dentro de nuestro poder».

«Lo más importante es tener la puerta abierta. No seas más tímido que los niños que están dispuestos a decir: ‘No voy a jugar más’. Di: «No voy a jugar más», cuando estés cansado del juego, y se acabó. Pero si te quedas, no hagas el payaso».

«Si no aprendiste estas cosas con la intención de demostrarlas en la práctica, ¿por qué las aprendiste?».

«Asegúrate de todo lo que está fuera de la voluntad, y ten cuidado de todo lo que está bajo el control de la voluntad. Pues si el mal es una cuestión de la voluntad, entonces la prudencia es necesaria allí; y si todo lo que está más allá de la voluntad y no está bajo nuestro control es inmaterial para nosotros, entonces estas cosas pueden abordarse con confianza.»

«Las masas se equivocan cuando dicen que sólo las personas nacidas libres tienen derecho a la educación; creed más bien a los filósofos que dicen que sólo las personas educadas tienen derecho a ser llamadas libres».

«Nuestra primera tarea en la vida es dividir y distinguir las cosas en dos categorías: No puedo controlar los elementos externos, pero puedo controlar las elecciones que hago en relación con ellos».

«No pretendas tener una habilidad concreta cuando aún no la tienes; entrégasela a quien tenga la experiencia necesaria; y siéntete satisfecho cuando sepas que tu perseverancia te ayudará a convertirte tú mismo en un experto en la materia.»

«Como somos los únicos animales que no sólo morimos, sino que somos conscientes de ello mientras ocurre, estamos obsesionados con el miedo».

«Nadie se propone aprender algo que cree que ya sabe».

«No puedes esperar progresar en áreas en las que no te has aplicado.

«Todo hábito y habilidad se forma o refuerza mediante la acción correspondiente: caminar te hace mejor, correr te hace mejor. Si quieres leer, lee; si quieres ser pintor, pinta. Así que si te gusta hacer algo, hazlo regularmente; si no te gusta hacer algo, acostúmbrate a hacer otra cosa».

«Pon un trozo de carbón apagado junto a un trozo encendido, y uno hará que el otro se apague, o el trozo encendido hará que el otro se encienda. Como hay muchas cosas en juego, debes tener cuidado de no encontrarte con no filósofos en estos contextos.»

«Debes suspender completamente el deseo y entrenar la aversión sólo hacia aquellas cosas que están dentro de tu poder. Debes disociarte de todo lo que está fuera de ti».

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos relacionados