Estoicismo > Libros estoicismo

Cartas de un estoico de Séneca: resumen del libro, lecciones clave y mejores citas.

Tabla de contenidos

Séneca fue un importante filósofo y dramaturgo romano que publicó muchas obras importantes sobre el estoicismo. Se le considera uno de los tres filósofos estoicos más importantes (junto con Marco Aurelio y Epicteto), asesoró al emperador Nerón y a menudo se le atribuye haber hecho que el estoicismo fuera accesible a un público más amplio que el de sus colegas. Puedes leer un perfil más extenso de Séneca aquí.

En pocas palabras, el estoicismo nos enseña que si tenemos lo básico y un espíritu interior fuerte, podemos aceptar y soportar radicalmente cualquier circunstancia que el universo nos depare. Las Cartas de un estoico, escritas por Séneca hacia el final de su vida, hacia el 63-65 d.C., desarrollan estas enseñanzas.

Las Cartas de un Estoico son probablemente una colección de 124 cartas que Séneca envió a su amigo Lucilio -entonces fiscal de Sicilia (básicamente un funcionario de la antigua Roma)- para aconsejarle sobre cómo convertirse en un estoico mejor.

«Probablemente» porque muchos estudiosos han supuesto que las cartas de Séneca eran «ensayos disfrazados»: no hay pruebas de que Lucilio respondiera a Séneca, y el estilo de las cartas sugiere que estaban destinadas a la publicación y no a la lectura de un amigo. La primera traducción completa de estas cartas al inglés fue realizada por Thomas Lodge en 1614, y desde entonces se han traducido varias veces.

El libro Cartas de un estoico contiene una selección de estas cartas e importantes lecciones sobre el estoicismo, como aprovechar al máximo lo que tenemos en el tiempo de que disponemos. A continuación analizamos las lecciones clave del libro.

SOBRE CONTENTARSE CON «LO SUFICIENTE»

«Suficiente» son las necesidades de la vida -alimentos, agua, cobijo y ropa- y un yo interior fuerte, como ya se ha mencionado. Mientras que algunas escuelas filosóficas enseñan que lo «suficiente» es la escasez de comida, una choza donde vivir, ropa desgastada y luego aprender a contentarse, el estoicismo no exige tal sacrificio.

En cambio, el estoicismo sostiene que la moderación es la clave, que la función es más importante que la forma y que no debemos vivir en exceso.

«La filosofía exige una vida sencilla, no una penitencia, y una vida sencilla no es necesariamente grosera».

Séneca dice que debemos comer alimentos nutritivos y nutritivos, pero sólo lo suficiente para mantener nuestros cuerpos sanos y nuestros estómagos llenos: no debemos darnos un festín ni comer en exceso sólo porque podemos. Como norma general, evita atiborrarte con una bolsa entera de Doritos. Debemos tener una casa acogedora, pero no debemos obsesionarnos con decoraciones que no sirven para nada: es un derroche de recursos y energía. Si algo está bien hecho y sirve para su propósito, eso es todo lo que deberíamos esperar: no deberíamos querer cojines tejidos ni suelos perfectamente pulidos.

Hemos crecido en una sociedad que valora la ornamentación, por lo que puede ser difícil deshacerse de ese deseo. Séneca nos da consejos para librarnos de esta mentalidad. Debemos intentar contentarnos con lo que tenemos y disfrutar de las cosas sencillas. Quien quiere más de lo que necesita y tiene, siempre querrá más, y esto sólo conduce a un ciclo de insatisfacción.

También tenemos que eliminar el miedo a vivir sin «extras». Muchos de nosotros tenemos miedo de perder nuestras posesiones: nuestros teléfonos móviles, nuestras chaquetas, nuestros coches. Séneca nos aconseja renunciar a estos extras por propia voluntad. Dice que tenemos que cultivar una relación con la pobreza. En un contexto moderno, podríamos experimentar con desconectarnos de nuestros ordenadores, teléfonos y televisores y ayunar conscientemente de vez en cuando. Si aprendemos que podemos gestionar nuestra vida sin estas cosas, podremos librarnos del miedo a perderlas.

Por último, debemos recordar siempre que si somos infelices con nosotros mismos, seremos infelices en cualquier parte, por muy bonitas que sean nuestras cosas o por muy exótico que sea nuestro entorno. No sólo es importante estar satisfecho con lo básico, sino también desarrollar nuestro yo interior. Séneca también tiene consejos sobre cómo puedes hacerlo.

PARA EL DESARROLLO DE NUESTRO YO INTERIOR

Desarrollar nuestro yo interior es un proceso que dura toda la vida y en el que siempre deberíamos estar trabajando. ¿Cuántos de nosotros hemos rehuido las prácticas espirituales porque «no tenemos tiempo» o porque la idea de meditar cuando estamos ocupados nos resulta más estresante que útil? Séneca insiste en que no son excusas válidas: podemos y debemos dedicar tiempo a nuestra salud mental; es una actividad importante a tiempo completo y no algo que deba dejarse de lado en favor de otras tareas.

Pero, ¿por dónde empezamos este viaje de superación personal? Como hemos visto anteriormente, es importante contentarse con lo suficiente. Sin embargo, Séneca desarrolla la superación personal de muchas otras maneras en sus escritos.

Uno de los primeros pasos para mejorar es reconocer nuestros defectos. Ninguno de nosotros es perfecto, y es importante reconocer los elementos de nosotros mismos que necesitamos mejorar: si no vemos los problemas, ¿cómo podemos encontrar soluciones?

Para muchos de nosotros, enfadarnos con el mundo exterior es una de esas debilidades. Algunas filosofías pretenden eliminar por completo el sentido de estos problemas. Cuando el estoicismo pretende reducir la influencia de los factores externos en nuestra felicidad, no nos dice que evitemos la inquietud, lo que Séneca considera poco realista, sino que sepamos que superaremos esos sentimientos inquietos. Este conocimiento es importante y conduce a la comprensión de que «esto también pasará».

Otra clave para mejorar nuestro interior es no compararnos con los demás. Es un gasto innecesario de energía: nuestra vida es nuestra, no la de los demás. Nuestros objetivos deben ser significativos para nosotros y no debemos preocuparnos de juzgar a los demás, sólo de alcanzarlos para nuestros propios fines.

«¿Por qué preocuparse por los demás cuando te has superado a ti mismo? Ponte un límite que no puedas sobrepasar aunque quisieras, y despídete por fin de esos premios ilusorios que tienen más valor para quienes los esperan que para quienes los ganan. Si contuvieran algo sustancial, tarde o temprano aportarían una sensación de plenitud; pero tal como están las cosas, sólo aumentan la sed de quienes se las tragan.»

Esto es cierto incluso cuando progresamos positivamente: a medida que avanzamos en nuestro camino, no debemos «alardear» de nuestro compromiso con el estoicismo. Alardear de este estilo de vida no sólo contradice parte de su esencia, ya que alardear ante los demás es una forma de afirmación exterior más que interior, sino que también puede disuadir a otros de intentarlo. Deberíamos predicar tranquilamente con el ejemplo y ayudar a los curiosos en lugar de intentar convertirlos.

Séneca no está diciendo, por cierto, que la salud física no sea importante -mantener nuestra salud es importante para nosotros mismos y para quienes nos cuidan-, sino que deberíamos dedicar más energía a cuidar nuestra mente. Nuestro cuerpo acabará rindiéndose a medida que envejecemos y enfermamos, pero es más fácil resistir a estos acontecimientos si tenemos una mente fuerte.

Por último, tenemos que abrazar el momento presente. Aunque necesitamos examinar nuestro pasado y nuestras debilidades para tomar decisiones para el futuro, debemos vivir en el presente tanto como sea posible. Aparte de aprender de nuestros errores o de recordar de vez en cuando, no nos sirve de nada revolcarnos en el pasado: ¡ya se ha ido! En cuanto al miedo -preocuparse por el futuro- tampoco ayuda. Lo que tenga que ocurrir, ocurrirá. Lo mejor que podemos hacer es fortalecernos y saber que superaremos nuestras desgracias, pero el miedo no nos llevará a ninguna parte.

PARA LA AMISTAD

En sus cartas, Séneca reflexiona sobre la importancia de la amistad y sobre cómo conseguir que sea ideal. También subraya la importancia de ser amigo de uno mismo; que quien es amigo de sí mismo nunca estará solo y será amigo de todos.

En primer lugar, debemos darnos cuenta de que todos somos iguales. No somos mejores que los demás por nuestras circunstancias, nuestra profesión o nuestra posición en la sociedad. Nuestra posición puede cambiar en cualquier momento -los esclavos se convierten en amos, los amos en esclavos, los príncipes en indigentes, etc.-, pero no debemos menospreciar a nadie por nuestra posición actual, tal vez temporal. Somos «mejores» que el otro sólo por el contenido de nuestro carácter, ni más ni menos.

En segundo lugar, debemos juzgar quién es digno de ser nuestro amigo. Las «masas» no son nuestros amigos. Debemos desconfiar de su influencia. Las multitudes pueden llevarnos a dar rienda suelta a nuestros defectos de formas que no habríamos hecho solos. Piensa en el atractivo de un éxito tras otro en una fiesta, o en las multitudes de antaño que reunían sus horcas en una sed de sangre comunal. Esta mentalidad de turba no sólo es peligrosa para los demás, sino también para nuestro propio carácter. Las multitudes pueden hacernos perder el control de nosotros mismos, algo que el estoicismo desaconseja firmemente.

Sin embargo, Séneca no nos pide que nos aislemos del conjunto de la sociedad. Podemos celebrar las fiestas con otras personas, por ejemplo, si estamos decididos a evitar los excesos y a no involucrarnos demasiado en el pensamiento de grupo. Puede que te engatusen, ridiculicen o juzguen de cualquier otra forma -presión de grupo- quienes quieren arrastrarte a su nivel. Pero Séneca nos recuerda que los juicios de los demás no son tan importantes como los nuestros: debemos esforzarnos por vivir con virtud e integridad porque, al fin y al cabo, debemos enfrentarnos a nosotros mismos.

Entonces, ¿de quién merece la pena ser amigo? Séneca nos aconseja que no nos tomemos el término «amigo» a la ligera: se trata de calidad, no de cantidad. No importa que estemos rodeados de muchos amigos si no entendemos realmente a ninguno de ellos. Deberíamos gastar nuestra energía en cultivar unas pocas amistades en lugar de tener muchas.

En segundo lugar, debemos considerar el carácter de nuestro amigo potencial. ¿Es nuestro amigo potencial una buena influencia? Debemos rodearnos de personas a las que queramos parecernos, que nos ayuden a mejorar y a crecer, en lugar de personas que puedan tener una influencia negativa en nuestras vidas. Por supuesto, podemos dar consejos a las personas que están en una mala situación, pero tenemos que tener cuidado de no dejar que se acerquen tanto a nosotros que nos veamos influidos por su negatividad.

Además, no debemos juzgar una amistad por su utilidad, aunque sea útil para ambas partes. Cuando esa utilidad se agota, es probable que la amistad se disuelva. A menudo llamamos a estas personas «amigos del tiempo». No estarán ahí cuando más los necesitemos.

Digamos que tenemos todo esto resuelto. La siguiente lección es importante. Una vez que hemos establecido que tenemos un amigo que es una buena influencia y que nuestra relación va más allá de lo beneficioso, necesitamos confiar plenamente en nuestro amigo. La confianza genera lealtad. La lealtad conduce a la lealtad. Si tratamos a nuestros amigos con recelo, como si pudieran traicionarnos, corremos el riesgo de crear una profecía autocumplida.

«Pero si consideras a alguien tu amigo pero no confías en él como confías en ti mismo, estás cometiendo un grave error y no has comprendido suficientemente todo el poder de la verdadera amistad».

Es con esta confianza y lealtad como podemos construir una relación verdaderamente significativa. Deberíamos poder contar a nuestros amigos cosas que sólo nos contamos a nosotros mismos. Debemos aprender de la sabiduría de los demás: ¿de qué sirve el conocimiento si no lo compartimos? Séneca nos dice que el tiempo que pasamos lejos de un amigo nos ayuda a quererlo, pero también nos recuerda que es importante apreciarlo mientras esté allí: no des por sentado que tu amigo está ahí.

¿Y la pérdida de un amigo? ¿Por las circunstancias o por la muerte? Aunque la pena es natural, no debemos sucumbir a ella. Necesitamos reconocer la dulzura de la amistad, los momentos positivos y preciosos que hemos compartido. Podemos soportar las pérdidas y creceremos a partir de ellas. Encontraremos una nueva amistad, un nuevo amor. No será exactamente igual, pero nosotros tampoco. Éstas son las lecciones de Séneca sobre la amistad, de principio a fin.

Los párrafos anteriores abarcan la mayor parte de las reflexiones y lecciones contenidas en Cartas de un estoico. Pero te recomendamos que leas el libro por ti mismo, que puedes comprar aquí. Por ahora, te dejamos con una recopilación de otros fragmentos importantes de Cartas de un estoico.

Mejores frases del libro

«¿Qué hombre puedes darme que valore el tiempo, que cuente un día, que comprenda que muere cada día? Éste es nuestro gran error: pensar que esperamos morir. La mayor parte de la muerte ya ha desaparecido. El tiempo transcurrido pertenece a la muerte».

«Hasta que no empezamos a privarnos, no nos damos cuenta de lo inútiles que son muchas cosas. No los utilizamos porque los necesitábamos, los utilizamos porque los teníamos».

«Si realmente quieres alejarte de las cosas que te molestan, no tienes que estar en un lugar diferente, tienes que convertirte en una persona diferente».

«Un pobre no es alguien que tiene muy poco, sino alguien que anhela tener más».

«Porque el único puerto seguro en los agitados y tormentosos mares de esta vida es negarse a preocuparse por lo que nos depara el futuro, y estar preparados y confiados sin arredrarse ante lo que el destino nos depare».

«Las gachas de cebada o un mendrugo de pan de cebada con agua no son una dieta muy feliz, pero nada produce más alegría que tener la capacidad de extraer tú mismo la alegría de ello, y la sensación de haber conseguido algo que no te puede arrebatar un injusto golpe del destino.»

«Me he retirado tanto de los negocios como de la sociedad y especialmente de mi propio negocio: Actúo en nombre de las generaciones futuras. Estoy escribiendo algunas cosas que podrían serles útiles».

«Te enseñaré -dijo Abajo- una poción de amor hecha sin drogas, hierbas ni hechizos de brujería. Es así: Si quieres que te amen, ama».

«Al sabio», dice, «no le falta nada, pero necesita muchas cosas; el necio, en cambio, no necesita nada (pues no sabe utilizar nada), pero carece de todo. El sabio necesita manos y ojos y muchísimas cosas necesarias para la vida cotidiana; pero no le falta nada, pues carecer de algo es estar necesitado, y nada no está necesitado para el sabio.»

«Supongamos que dicen que son felices, ¿les harán felices sus propias opiniones al respecto? Lo que importa no es lo que un hombre dice, sino lo que siente, y no lo que siente en un día concreto, sino lo que siente en un momento concreto…. Sólo un hombre sabio está satisfecho con lo que es suyo. Todo sinsentido sufre bajo el peso de la autogratificación».

«Feliz el hombre que mejora a los demás no sólo cuando está ante ellos, sino también cuando está en sus pensamientos».

tienda estoica

Tienda estoica en español

Recordatorios prácticos y físicos para la práctica del estoicismo.

Artículos relacionados